Pedagogía

Aprender jugando: por una educación divertida y activa

¡Ya se han acabado las clases! Por fin los niños podrán dedicarle importancia a las cosas que les gusta y sobre todo al juego. Muchos estudiantes no han tenido tiempo de jugar demasiado por la cantidad de deberes excesiva y todos los apuntes que tenían que estudiar al llegar a casa. Papás, mamás, dejad que en verano vuestros hijos se diviertan. Y no hay mayor diversión que el juego. 

He tenido el placer de colaborar con Eva Bailen, Salvador Rodríguez, Luis Anes, Óscar Recio y el grupo de profesionales en educación de Memoryteca. Si pincháis encima de sus nombres, visitaréis las páginas donde suelen escribir sus reflexiones acerca de la educación. ¡Os recomiendo que no los perdáis de vista!

¿Pero qué tiene de especial el post? Pues que a estos invitados de lujo les pedí que redactaran una breve reflexión sobre lo que significaba para ellos el juego. ¿Queréis saber en qué coinciden todos ellos? Pues os invito a seguir leyendo el post. ¡Vamos a allá! 🙂

Luis Anes: “¡el juego es vida!”

Si hay una palabra que pueda definir mejor la infancia y su esencia, es el juego. El valor de la experiencia, el “hacer”. Con la experiencia comienza el aprendizaje, en la experiencia se afianza y en la experiencia se vuelca. Práctica, experiencia, investigación, reflexión, creación, invención… ¿Método científico? ¿Acaso no es así la propia vida? ¿Acaso no es así el juego? ¡El juego es vida!

No olvidemos además, que los niños y las niñas son seres sociales, deben interactuar con los demás. Es necesario dotarles de herramientas sociales y destrezas para comprender el mundo que les rodea. Les ayudará a desarrollar valores y las distintas inteligencias para su inclusión en el entorno.

No se trata de “jugar sí, o jugar no”. Se trata de cuántas variables de juego podemos ofrecerles para aprovechar ese aprendizaje natural. El aprendizaje por placer, eso es el juego. Podría seguir dando razones sobre la importancia del juego en la infancia… pero la mejor te la darán los propios niños… ¡Lo felices que son jugando! ¿Hay alguna razón mejor que ésa?

Grupo de Memoryteca: “los niños viven grandes emociones jugando”

Aprender es fundamental en nuestra vida y la mejor manera de hacerlo es experimentando. La motivación es esencial para un buen aprendizaje y mediante el juego los niños y niñas van a aprender mucho durante su infancia y en gran parte por que van a vivir grandes momentos de diversión y grandes emociones jugando, y ya sabemos que las emociones crean aprendizajes.

Lo primeros 6 años en la vida de los niños y niñas son los más importantes, puesto que hasta esa edad se desarrolla su lenguaje, su manera de aprender y la Seguridad en sí mismos, por eso el juego les ayuda en gran medida a desarrollar sus capacidades cognitivas y emocionales. El juego en la infancia es importante también por que optimiza el funcionamiento del cerebro potenciando los procesos que intervienen en el aprendizaje: atención, memoria, habilidades constructivas, creatividad y razonamiento.

En edades tempranas jugar aporta motivación, ayuda a desarrollar el pensamiento crítico, a pensar en la resolución de problemas, fomenta la curiosidad, permite el aprendizaje activo, potencia la creatividad y la imaginación estimulando la capacidad de improvisación y de resolver retos de manera creativa. El juego en la infancia es un medio fantástico para fomentar las habilidades sociales. Los niños interactúan con los compañeros de juego trabajando la educación emocional, la comunicación, el dialogo, el autocontrol y la tolerancia a la frustración.

Eva Bailen: “el juego no es un capricho regalado a los más pequeños”

En ocasiones tengo la impresión de que los adultos pensamos que la infancia acaba cuando el niño comienza la Primaria. Hasta los 5 o 6 años parece que está aceptado que los niños tienen que jugar, pero una vez pasan a primero de Primaria, en muchos casos, queremos que los niños ya comiencen a trabajar duro, por su futuro.

El juego no es un capricho relegado a los más pequeños, todos los niños necesitan jugar, porque a través del juego aprenden, se relacionan con otros niños, resuelven conflictos, imitan a los adultos y configuran poco a poco su propio conjunto de experiencias con las que acabarán forjando su personalidad.

El juego, el movimiento, la actividad física son imprescindibles para que aprendan, para que su cerebro esté activo, dispuesto a aprender y a ser feliz. Todos los niños necesitan jugar durante la infancia para ser adultos felices y capaces el día de mañana, no les robemos ese derecho.

Salvador Rodríguez: “el juego no es una pérdida de tiempo”

Aprender no siempre es fácil. Pero, a veces, tengo la sensación de que no empeñamos en hacerlo aún más difícil de lo que en realidad es. En los primeros años de escolarización fomentamos que el juego forme parte del proceso de aprendizaje de los alumnos y alumnas, pero conforme pasan los años desterramos el juego como recurso educativo.

Tristemente, lo mismo sucede en el ámbito familiar, conforme pasan los años dejamos cada vez menos tiempo para el juego llenando la agenda de los niños y las niñas de actividades extraescolares, que son una extensión de las actividades académicas.

Pero el juego nunca es una pérdida de tiempo, ni un simple entretenimiento. El juego, además de facilitar el desarrollo de las capacidades motoras, es un acto fundamental para la formación de habilidades y destrezas, para la adquisición de valores, para el desarrollo de la inteligencia racional y la inteligencia emocional. Con el juego, los niños y las niñas experimentan, comparten, pierden, ganan, aprenden a anticiparse, a concentrarse, a ser imaginativos, a ser creativos, a ser curiosos. Todos estos aprendizajes son esenciales para el futuro desarrollo de la personalidad y para una adecuada adquisición del aprendizaje.

Óscar Recio: “el juego es mucho más que ocio”

Cuando Mel me propuso plasmar -brevemente- mis impresiones sobre la importancia del Juego en la Infancia tuve que hacer un repaso sobre mi vida. Recordad a qué jugaba, cómo lo hacía, qué sentí y qué significaba para mí jugar.

Tuve la suerte de crecer en un barrio en el qué niños y niñas salíamos a la calle a jugar, cenábamos en los portales en verano mientras jugábamos a de todo, los juegos de tablero “eran lo más” y cuando llegaron los juegos con miniaturas (Space Hulk y Blood Bowl por poner un ejemplo, sin olvidar que antes ya había vivido mil aventuras con el “Imperio Cobra”) jugar se transformó en una cosa de otra dimensión.

“El juego favorece las habilidades sociales y las relaciones personales”

Luego llegué a los juegos de Rol con 13 añitos y de ahí… hasta hoy. Jugar era socializar, planificar qué día íbamos a quedar para una partida, tener juegos en mente por si quedábamos en la calle a jugar, tener “juguetes” portátiles para cualquier ocasión y así ya os podéis imaginar.

Sin embargo el juego es mucho más que ocio; lo digo como docente de Ed. Física (es mi titulación de base) y los valores que realmente tiene el juego como Educación son importantísimos. Es el área de Ed. Física la que mejor puede ejemplificar todos esos valores sociales (tan demandados por la sociedad moderna y por las empresas) encarnados en el juego, en la actividad deportiva en todas su facetas, en el desarrollo personal alejado de la evaluación de test.

Cuando juegas te “evalúas” a ti mismo y recibes feed-back del entorno. Necesitas reglas, normas, un marco en el que desarrollar la actividad, gestionar emociones, desarrollar destrezas en su más amplio término y-además- tener la capacidad de adaptarte a todas esas condiciones; en ocasiones durante el transcurso del juego.

Mejoras cuando juegas a algo repetidas veces. Adquieres nuevas destrezas o mejoras las que tienes. Jugar es aprender de manera experiencial. Es vivir el aprendizaje. Se necesitan conocimientos, se necesita entender para qué sirven y se necesita un “campo de pruebas”. El juego es ese campo, es ese laboratorio, es esa “realidad virtual” en la que proyectar aprendizajes.

¿Puede haber una lección más valiosa?

PD: y sí, hay juegos para todas las áreas Educativas de la Enseñanza Obligatoria, post-obligatoria y Universitaria. Que no los vean no quiere decir que no estén ahí.

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

Añadir comentario

Clic aquí para comentar

  • Siempre digo que llega la lectoescritura y retrocede el juego. Y muchos me miran raro. Claro, creen que me pongo “contra la lectoescritura” pero no. Solo opino, y aquí lo dicen ellos muy bien, que pareciera que se acepta el juego hasta el momento en que los niños aprenden el lenguaje más usado y a partir de allí, el juego dejará de ser necesario. Nada más erróneo. El juego es un derecho, porque es una necesidad. Más allá que los niños ya sepan aprender de otras formas, siempre el juego les aportará algo que los otros aprendizajes no. Y además, les da algo importantísimo, momentos de calidad y disfrute.
    Muy lindo post! Saludos!

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress