Educación Pedagogía

Ha llegado el momento de impulsar la educación emocional

Si en el pasado me hubiesen pedido mi opinión acerca de enseñar a gestionar las emociones en el aula, no habría sabido qué responder. De hecho, todavía recuerdo aquella época en la que pensaba que la tristeza era “algo” negativo que había que evitar a toda costa y me parecía bastante extraño que alguien me argumentase que no había nada malo en experimentarla. La educación emocional era una gran desconocida. 

La educación emocional es totalmente necesaria

Pero, por suerte, ya no opino de la misma manera. Y, además, considero que muchas personas no son realmente conscientes de lo necesario, vital y urgente que es que el sistema educativo nos brinde la posibilidad de poder conocer el funcionamiento de nuestras emociones y de saber gestionarlas.

No se trata de ningún capricho: las emociones determinan nuestra vida y saber usarlas de manera inteligente es un asunto que agradeceremos toda la vida. Así, la idea radicaría en transmitirnos a los estudiantes una serie de valores que distarían mucho de la competitividad en la que, actualmente, se basa nuestra sociedad.

Así, promover los “secretos” de la inteligencia emocional nos proporcionaría múltiples beneficios que nos ayudarían tanto a superar de manera menos traumática periodos de estrés como a mejorar la convivencia en las clases, reduciendo el número de casos de bullying.

Veamos, en líneas generales, cuáles serían a mí parecer aquellos aspectos que se podrían mejorar gracias a la educación emocional.

¿Qué podría mejorar la educación emocional?

Automotivación, autorregulación emocional

En primer lugar, promover adecuadamente la automotivación. Estimularnos desde un punto de vista positivo y constructivo, enseñándonos todo lo que podemos obtener si estudiamos. Comentarios destructivos del tipo: “si no estudias, acabarás viviendo en la calle o no tendrás un trabajo que te guste”, no creo que ayuden a motivarnos a largo plazo. Ni mucho menos. Más bien, eso nos transmite miedo y nos impide disfrutar de la suerte que tenemos al poder estudiar.

Al mismo tiempo, es esencial educar la autorregulación emocional: gestionar la decepción y la frustración ante un suspenso. Pienso que sería interesante actualizar este concepto. Abogo por enseñar a desdramatizar este término para entender el suspenso como parte natural del proceso de aprendizaje de cada persona. En efecto, suspender una asignatura o un examen nunca será el fin del mundo ni nos hará menos capaces. Pero, aun así, podemos entrenarnos mentalmente para “quitarle hierro” al hecho de no haber aprobado. Suspender, simplemente, es lo que es.

Y somos muchísimo más de lo que dice un papel o un número en el boletín de notas.

Aprender a ser: elección de la persona que queremos ser

En segundo lugar, otro de los beneficios que nos puede proporcionar el desarrollo de nuestra inteligencia emocional es que “podemos elegir ser lo que queramos ser”. Creerse la etiqueta de “ser” tímido o tímida y que nunca se puede cambiar es tan limitante como creer que “soy” malo o mala en Matemáticas. Enseñar a erradicar y modificar esas creencias irracionales y hacernos sentir capaces de cualquier meta (realista) que nos propongamos puede ser primordial para nuestro futuro.

Cada vez creo con más convicción que no es real que alguien no valga para bailar, ni para tener habilidades sociales o que no valga para estudiar. Es todo humo mental que nos creemos ciegamente y que muchas veces no cuestionamos porque, simplemente, no sabemos que podemos hacerlo. Seguramente, solo nos falte práctica.

La educación emocional se aleja de la competitividad 

Por último, sería genial que nos motivaran para mejorarnos a nosotros mismos. Que no nos enseñaran a compararnos ni a competir, que nos dieran a entender que cada uno lleva un ritmo. Es más: hacer hincapié en la idea de que nadie es mejor ni peor por tener más o menos estudios. Al respecto, es importantísimo dejar claro que nuestra autovaloración no debería depender de nuestros resultados. De lo contrario nuestra autoestima, casi seguro, se verá afectada. Las calificaciones académicas no determinan la validez de cada ser humano. Y, afortunadamente, nunca lo harán.

En definitiva, ahora me parece fundamental que nos enseñen a gestionar las emociones. Muchas veces me pregunto cosas como ¿es suficiente que un profesor solo tenga conocimientos de una materia? O, ¿de qué sirve que un cirujano sepa mucho si no controla sus nervios antes de una operación? ¿De verdad hay que esperar a que la vida nos enseñe a gestionar esas cosas?

¿Por qué no empezar a enseñarlo desde bien pequeños?

AlexCamacho

comentarios

Clic aquí para comentar

  • Creo que es un tema que se debe de tomar muy en cuenta tanto como padres, maestros e institución que vaya que depende mucho de lo que ven y aprenden fuera y dentro del hogar todos somos parte del cambio, y esperemos estar haciendo un cambio a favor de las nuevas generaciones.

  • Creo que es un tema que se debe de tomar muy en cuenta tanto como padres, maestros e institución que vaya que depende mucho de lo que ven y aprenden fuera y dentro del hogar todos somos parte del cambio, y esperemos estar haciendo un cambio a favor de las nuevas generaciones.

  • Con la única persona que nos deberían enseñar a competir es tu mismo, trabajar y esforzarte por ser mejor que ayer, pero no mejor que nadie. Cada uno tiene sus características únicas, que nos hace partir de puntos diferentes. Y además unas aptitudes diferentes, que nos hacen avanzar de diferente manera a los demás.

  • Con la única persona que nos deberían enseñar a competir es tu mismo, trabajar y esforzarte por ser mejor que ayer, pero no mejor que nadie. Cada uno tiene sus características únicas, que nos hace partir de puntos diferentes. Y además unas aptitudes diferentes, que nos hacen avanzar de diferente manera a los demás.

  • El método de enseñanza siempre ha consistido en llenarnos solo de conocimientos, la parte emocional siempre ha sido un tabú o un tema al cual se le ha restado importancia en las aulas, sería bueno que eso cambie porque los resultados se verían en el comportamiento de las personas que serán el futuro de una sociedad.

  • El método de enseñanza siempre ha consistido en llenarnos solo de conocimientos, la parte emocional siempre ha sido un tabú o un tema al cual se le ha restado importancia en las aulas, sería bueno que eso cambie porque los resultados se verían en el comportamiento de las personas que serán el futuro de una sociedad.

  • Mira, ya no soy una niña, pero me aplico el cuento porque automotivarme hace que la vida sea mucho mejor para mi.
    Logicamente si lo aprendes desde pequeño… maravilloso. Yo creci con muchos miedos y la motivacion es siempre lo que me ayuda. BSS

  • Mira, ya no soy una niña, pero me aplico el cuento porque automotivarme hace que la vida sea mucho mejor para mi.
    Logicamente si lo aprendes desde pequeño… maravilloso. Yo creci con muchos miedos y la motivacion es siempre lo que me ayuda. BSS

  • Recordé el libro de Jaques Delors de “La educación encierra un tesoro”, me gustó mucho el artículo, creo que como sociedad estamos fomentando a los niños que “Vas a terminar en la calle si no estudias” en vez de “Estudia para mejorar la situación de los que están en la calle. Saludos desde Chile…

  • Recordé el libro de Jaques Delors de “La educación encierra un tesoro”, me gustó mucho el artículo, creo que como sociedad estamos fomentando a los niños que “Vas a terminar en la calle si no estudias” en vez de “Estudia para mejorar la situación de los que están en la calle. Saludos desde Chile…

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress