Educación

Educación en valores: los circos alejan la empatía y compasión de los niños

Hola amigos, no es mi caso, pero seguramente muchos de vosotros de pequeños hayáis asistido al circo. No me refiero al circo donde trapecistas exhiben sus habilidades dejándonos boquiabiertos, sino a los circos donde los animales son encerrados, torturados y “amaestrados” para nuestro placer visual. Los circos con animales quieren hacernos ver que son espectáculos donde enseñan cosas valiosas sobre los animales y sobre la vida salvaje poniéndolos en contacto con los niños y la comunidad.

Sin embargo, observando los hechos, lo único que pueden enseñarnos es cómo maltratar a los animales para humillarlos. Los animales están hechos para vivir en libertad, pero el circo les condena a una vida de confinamiento y les obliga a realizar ridículos espectáculos para entretener a un público, inconsciente o indiferente al sufrimiento de los animales.

Al asistir a estos espectáculos y pagar la entrada, enseñamos a los niños la falta de respeto hacia la naturaleza y la dignidad de otros seres vivos, porque les mostramos que es divertido presenciar los actos antinaturales y humillantes que los animales están obligados a hacer, atemorizados por la violencia de sus entrenadores. Cuando los niños ven a los animales siendo golpeados, humillados y privados de su comportamiento natural para la simple diversión de otros, sus mentes impresionables entran en riesgo de desarrollar unos malos valores sociales.

Cuando un niño aprende a amar a los animales está aprendiendo el arte de la compasión y desarrollando las habilidades emocionales necesarias para empatizar con otros seres vivos. La empatía es la capacidad de ponernos en el lugar del otro, de entenderle y llegar a saber cómo se siente e incluso saber lo que puede estar pensando. Es una capacidad por lo tanto fundamental para relacionarnos con los demás.

¿Recordáis la película “Agua para elefantes”? si la veis, podéis haceros una idea de cómo se las gastan en este tipo de espectáculos, de hecho, desató polémica el hecho de que realmente hubieran podido maltratar a la elefanta para realizar la película, evidentemente lo hicieron, el elefante por naturaleza no realiza esas lindezas acrobáticas.

Antes de coger de la mano a vuestros pequeños y llevarles a un lugar como este, pensar en que estaremos contribuyendo a que esos animales no sean liberados a centros de recuperación de fauna donde descansar felizmente. Los centros de recuperación de fauna son una buena y bonita opción para que los peques estén en contacto con la naturaleza, tienen proyectos educativos y realizan actividades como senderismo, campamentos, etc…

Os recomiendo el de Cañada Real en la zona de El Escorial.

Besos!

Paula

Añadir comentario

Clic aquí para comentar

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress