Educación Pedagogía

Asignaturas pendientes: enseñar a pensar y aprender a ser personas

Supongo que cada persona tendrá una definición distinta en su cabeza de lo que significa educación. Pero para mí, esa palabra que tanto abarca va mucho más allá de los contenidos académicos, de las expectativas escolares y de los objetivos a cumplir por profesores y alumnos dentro de las aulas. La rutina de escalar las etapas educativas aprobando los exámenes y las asignaturas lleva existiendo desde hace muchos años, y, obviamente hoy por hoy es lo que les toca a los estudiantes si quieren tener un título básico en sus mano.

Aunque algunos centros están adaptando las metodologías a la actualidad procuran mirar más allá de los expedientes académicos y las calificaciones, la realidad es que son todavía muchos colegios los que siguen apostado por una educación tradicional basada en los deberes, en las pruebas y en la autodisciplina del alumnado.Muchos de los estudiantes acceden a la ESO sin saber muy bien cómo trabajar en equipo, sin saber respetar las opiniones de los demás compañeros, y sin saber comprender y asimilar todo lo que han ido estudiando en los cursos.

Son bastantes alumnos a los que les preguntas lo que han aprendido en clase cuando acaba el verano y hablan de cosas escasas que su memoria a corto plazo todavía recuerda. Son niños y niñas que estudian para los exámenes, que estudian para las pruebas o para algo en concreto y después lo suelen olvidar. Y eso, es básicamente porque no lo han llegado a comprender y ni mucho menos a digerir.

“Tengo que aprobar este examen”, “tengo que sacar más de un siete en esta prueba para que pueda aprobar la asignatura”, eso son los pensamientos de una gran parte de los alumnos. Esas afirmaciones se alejan mucho de “aprendo porque me resulta interesante”, “estudio e investigo porque de verdad quiero saber más sobre este tema..”, “voy al colegio porque me lo paso bien, me divierto y porque hago actividades con mis compañeros en el aula”.

Desgraciadamente, muchos de ellos han perdido la ilusión, han perdido la emoción y han adoptado el lema de “tengo que saberme esto sí o sí para pasar de curso”. Se obligan así mismos a aprender algo que posiblemente no hayan entendido.Bastantes sabemos que aprender algo de forma obligada y sin entusiasmo es un error de los grandes, pero en muchas ocasiones es la única salida que hay. Estoy hablando de chicos y chicas que les preguntas un tema de ciencias sociales y son capaces de decirte hasta la última coma.

Pero que cuando les preguntas qué han comprendido ellos de todo lo que han dicho, qué creen que es lo más importante del texto, se queda automáticamente callados y no saben qué decir. No saben responder. Pero evidentemente, uno de los objetivos de cada etapa educativa es aprobar para seguir avanzando. Pero aprobar no significa aprender, no significa disfrutar con el conocimiento, no significa sorprenderse por descubrir algo nuevo.

Enseñar a pensar y enseñar a ser personas es “una asignatura pendiente”, de muchos centros educativos. Enseñar a que los alumnos se cuestionen todo lo que hay a su alrededor, apoyar la investigación, el pensamiento crítico, la búsqueda de información y la reflexión, es algo que aun está muy lejos de ser importante en la mayor parte de las aulas.

Y no hablemos de fomentar valores, aplicar la educación emocional, favorecer la creatividad y educar para la vida y el día a día. Como decía antes, poco a poco se va dando importancia al aprendizaje por proyectos, a la cooperación y a los sentimientos. Pero desgraciadamente, en muchos centros escolares se sigue practicando la sumisión escolar y la formación de alumnos que casi nunca tienen algo que decir.

¿Por qué es importante enseñar a pensar y aprender a ser persona?

Los alumnos estarán más preparados para afrontar desafíos

Los estudiantes que en las aulas hayan investigado, se hayan cuestionado y hayan reflexionado, estarán preparados para el día a día. Para superar obstáculos, para tolerar las frustraciones, para aprender de los errores, y sobre todo para volver a intentarlo si la primera vez no ha salido del todo bien. 

Pondrán en práctica los valores y sabrán aplicar la inteligencia emocional

El compañerismo, la solidaridad y la empatía son valores muy importantes dentro del aula. Pero también lo son fuera de ella. Los alumnos que hayan sabido respetar las opiniones de los demás estudiantes, que hayan ayudado a los compañeros en algún momento en concreto y que hayan intentando ponerse en el lugar de otro, fuera de las aulas harán todo lo posible para aplicar lo que han aprendido en clase. Si en las aulas se ha dado importancia a la expresión y gestión de las emociones y sentimientos propios y el reconocimiento de los de los demás, volverán a querer aplicarlo fuera del colegio teniendo así en cuenta el bienestar de la gente que les rodea. 

Serán más activos, comprometidos y decididos en el día a día

Los estudiantes que han sido conscientes de lo que estaba sucediendo a su alrededor, estarán más preparados para sugerir soluciones a un conflicto concreto. Tendrán cosas que explicar, querrán debatir y sobre todo tendrán sus propias opiniones sobre los temas. Esto sin duda alguna, hará que estén más activos, en movimiento y reflexionando, fomentará el interés, el compromiso y sobre todo la toma de decisiones.

Sensibles y luchadores por una buena causa

Si los estudiantes, no saben (por ejemplo) cómo estamos tratando el medio ambiente ni a los animales, no podrán desarrollar ninguna sensibilidad hacia esa situaciones. Sin embargo, si en las aulas han investigado sobre el tema, han debatido, han expresado sus opiniones, y han trabajado en equipo con sus compañeros para llegar a una posible solución o sugerencia, cuando estén fuera de las aulas también querrán implicarse por buenas causas y luchar por ellas y ayudar a las personas que lo necesiten. 

Estudiantes con una autoestima equilibrada y conscientes de su aprendizaje

Hacer partícipes a los alumnos de su propio proceso aprendizaje favorecerá sus ganas de descubrir cosas nuevas, de experimentar, de seguir investigando, de seguir buscando información y de seguir teniendo sus propias ideas, opiniones y pensamientos. Además de eso, ser conscientes de todo lo que están aprendiendo, de todo lo que están descubriendo por sí mismos y experimentando, les hará sentirse útil y valorados. Algo muy importante para una autoestima sana y equilibrada.

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

Añadir comentario

Clic aquí para comentar

Mel Elices escribe este blog

¡Memoryteca está de aniversario!

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress