Educación Entrevistas

Francisco Prieto: “ser maestro es ayudar a crecer como personas a los alumnos”

¡Hola, hola! ¿Cómo habéis pasado el día? ¡Espero que genial! Hoy os traigo una entrevista súper interesante a un maestro auténtico que a mí me inspira muchísimo: Fran Prieto (aunque él prefiere que le llamemos Kiko. Habrá que hacerle caso, entonces). ¿Os animáis a leerla? Estoy segura de que a los que buscan y están luchando por un cambio del paradigma educativ les va a entusiasmar. 🙂

Entrevista a Fran Prieto

1.En primer lugar, Fran, muchas gracias por aceptar la entrevista para el blog. ¡Me ha hecho mucha ilusión! Allá voy con la primera pregunta. ¿Qué significa ser maestro para ti?

Fran Prieto: Gracias por darme la oportunidad de participar en tu blog. Un descubrimiento reciente, que me ha animado bastante, directamente hablando, a renovar mi espíritu como maestro. Sobre la pregunta, técnicamente ser maestro es estar capacitado para enseñar a otros. Para poder enseñar suele decirse que hay que saber algo, “nadie da lo que no tiene”. Hace ya un tiempo comentaba con compañeros de profesión que la tarea del maestro es sumamente trascendente. Trabajamos directamente con lo más profundo de cada persona. Ser maestro es más que nada “ayudar a crecer” como personas a los alumnos.

2. ¿Qué crees que es lo que está fallando realmente en la educación?

Fran Prieto: ¡Realmente! Es ciertamente complicado “reducir” toda la compleja realidad educativa a una idea. Cuando tratamos de cambiar personas (todo crecimiento implica cambio) estamos tratando con lo más “sagrado” que existe. Durante muchos años antes de comenzar cada jornada de clases, en mi reflexión personal, recordaba la frase del Génesis de la zarza ardiente que no se consumía a Moisés: “Quítate las sandalias, porque el terreno que pisas es sagrado”. Las personas con las que un maestro trata no son máquinas que se puedan “resetear” o con las que se pueda experimentar.

Al mal llamado “problema educativo” (porque no es uno, ni es educativo en exclusiva) se le podría decir que le falta la pata del don, la chispa, la mirada diferente. Y otras muchas cosas que fallan en los centros educativos son la excesiva “meritocracia”, la masificación de las aulas, el “mercadeo” de metodologías  innovadoras que siendo interesantes, todavía no ofrecen solidez.

Si recuerdas la película “Cómo entrenar a tu dragón” hay una pregunta a Bocón (el herrero y jefe de la academia de entrenadores de dragones) que le hace Hippo “¿Qué debo cambiar?” a la que este le responde “Eso”, refiriéndose a “todo Hippo”.  En el sistema educativo pasa un poco parecido. Debe cambiar “todo”.

3. ¿Hay maestros sin vocación en las aulas? Si la respuesta es afirmativa, ¿a qué crees que es debido?  

Fran Prieto: ¡Vaya pregunta! El concepto vocación docente es un término bastante abstracto que es como casi todo aquello que se refiere a la “vocación” (llamada, karma, elección, destino…) Sin caer en la predestinación (esa doctrina calvinista que dice que nacemos con un fin fijado “en algún sitio”), la profesión de maestro es vocacional porque “toca” todos los aspectos de la vida.  

Y claro que hay maestros “sin vocación” dando clase. Los he visto con “estos ojos”. Y pienso que es debido a dos cosas. En toda vocación hay dos términos que necesariamente han de estar presentes: el don y la tarea. Hay personas con don para las cosas, eso es indudable. Todos tenemos algo, por ser personas, en lo que somos y hacemos, que nos hace realmente únicos. Y luego está la tarea. Nuestro empeño en llegar al lugar que nos corresponde.

La falta de vocación de algunos profesores nace de que o bien han olvidado para qué son profesores (el don) o no lo han sabido desarrollar (la tarea). Y reconozco que la situación actual de algunos colegios bien invita a ese “dejarse llevar” por las circunstancias olvidando quienes somos o bajando los brazos en el camino a la meta.

Te acuerdas de Simba en el Rey León y la voz en las nubes de Mufasa: Recuerda quién eres.

4. Una estudiante de bachillerato piensa que a los estudiantes no se les educa sino que les apagan la luz, ¿qué opinas tú de eso?

Fran Prieto: Sin generalizar, porque hay de todo, al estudiante medio actual se le trata como mercancía, como factor de desarrollo, como activo empresarial. Y eso no está bien. Tanto a nivel de enseñanza media como en la superior el estudiante no es protagonista. No es casualidad, o quizá sí,  que muchos de los países que “mejor sistema” educativo tienen sean también en los que más problemas de suicidios haya. Habrá que preguntarle a PISA o a las “diversas comisiones asesoras de un consorcio de la industria examinadora” (¿os suena Pearson Education?)

La luz de la que posiblemente habla esta estudiante tenga que ver con la de la propia identidad y sus proyectos personales. La vida es suficientemente complicada como para que venga un profesor y nos la complique. Y eso durante 8 horas lectivas al día, sin contar con las horas de estudio y deberes.

Apagamos la luz de nuestros alumnos cuando apagamos la nuestra como profesores. Así de simple.

5. ¿Qué es lo que se debería aprender en los centros educativos y no se está haciendo?

F.P: Pues muchas cosas se aprenden que no tienen repercusión real en la vida de las personas, y otras muchas se trabajan bastante poco, y sí que tienen repercusión en las mismas. Sobre el “qué aprender” hay muchas respuestas, casi todas válidas, pero ninguna suficientemente completa. Aprender es algo tremendamente complejo, porque no es “todo A o B”, no es todo matemático o físico. Si me dices que hay que aprender a programar, como se viene diciendo desde hace ya unos años, te diré que sí, pero…

Si me dices que hay que aprender a hablar en público, también pero… el tema del inglés, las ciencias, las humanidades, el deporte, el arte…uff. Es “todo”. Y muchas veces me he preguntado, ¿realmente hay que aprender “de todo” para ser feliz? y ¿cómo se hace eso?

Muchas veces se trata de llegar a esa “loable” meta del “saber ilustrado”, obviando que las personas no somos procesadores. Se habló y mucho en neurología del símil “cerebro-computadora”, quizá fijándose en los procesos de entrada-salida de información, pero olvidando que el ser humano es libre, abierto y dialógico.  Las máquinas son todo lo contrario: son directas, están cerradas y si bien admiten “diálogo” no admiten “metadiálogo” en estricto sentido (seguir por aquí me llevaría a Turing y las leyes de las máquinas…)

Total, que el sueño de los “transhumanistas” de llegar a saber “todo” es muy cuestionable e irreal.

¿Qué enseñar? Yo prestaría más atención a enseñar a “leer y a escribir”, con la traducción a nuestro mundo actual. Leer en nuestro tiempo es algo más que codificar palabras. Y escribir es algo más que transcribir pensamientos. Muchas veces he “minusvalorado” el contenido de mis clases por la forma.

En Primaria “no importa” que alguien en 3º o 4º no sepa “dividir con llevadas” porque en 5º y 6º se le volverá a explicar el contenido como si fuera nuevo. Con la componente del “tedio” que conlleva. Así es el sistema, repetitivo y poco edificante. Sin embargo no enseñamos a “amar las matemáticas” o “disfrutar con la lectura” o “asombrarse con la naturaleza” aún sabiendo que si consiguiéramos esa actitud en nuestros alumnos, otro gallo cantaría.

6. ¿A qué crees que se debe tanta desmotivación y fracaso escolar en España?

F.P: A esta pregunta habría que dedicarle horas, páginas y estudios. No es sencillo “atender” a este contenido en unas líneas. Pero pienso que el fracaso escolar, del sistema “mundial” de aprendizaje, es la constatación del fracaso de ciertas concepciones del hombre. Ya he mencionado a los “transhumanistas” de la Singularity University (Silicon Valley, USA) que piensan que podemos llevar a la naturaleza humana “más allá” con el super-goal: super-longevidad, super-inteligencia y super-felicidad.

El fracaso “escolar” tiene que ver mucho con ello. No podemos “forzar la naturaleza humana” sin consecuencias. Esto ya se ha venido haciendo desde hace siglos y todavía no conocemos el alcance real de todo esto. Dicen que hay más personas “cualificadas” que nunca, y sin embargo los datos de desarrollo personal apenas han variado.

El fracaso escolar se da cuando una persona o alumno “tira la toalla” de cara al sistema educativo. Fíjate que es curioso que a “salirse del sistema” le llaman “fracaso escolar”. La malícia se esconde detrás del concepto mismo. Si señalamos a alguien como fracasado desde la atalaya del sistema, lo más seguro es que así sea. ¿Lo diferente es fracaso? Es muy duro decir “fracaso” a una persona. ¿Qué quieren, resetearla a ver si arranca otra vez sin “fallos del sistema”?

7. ¿Por qué la mayoría de instituciones educativas siguen arraigadas a la educación tradicional sin ampliar los horizontes?

F.P: La educación tradicional es el método de “instrucción directa”: exposición, práctica y evaluación. Es muy cómodo para la institución educativa y más para el profesor, contar con la “inestimable colaboración” de las editoriales de textos educativos y las plataformas de aprendizaje “online”, que casi “enseñan solas”.

¿Cuántos profesores conoces que hagan “su” programación de aula anual y diaria? y ¿cuántos conoces que asumen la del libro de texto, cambian el logotipo de Santillana o SM por el de su centro y “a correr”? No hace falta responder, a la vista está.

Habrá profesores, como el que te escribe, que habrán dedicado horas y horas de su vida a programar y preparar las clases. Pero son excepción a la regla, y suelen estar mal vistos: no ofrecen seguridad en el sistema.

No voy a criticar la metodología de la instrucción directa para favorecer otras como el aprendizaje cooperativo, por proyectos, el flipped classroom o clase invertida; porque no hay una “varita mágica” o “solución correcta” a la cuestión.

Quizá la más “correcta” será la que más potencial saque de cada alumno. Pero eso es un problema, habría que conocer personalmente a cada alumno. Y ver qué metodología se adapta mejor a su potencial.

8. ¿Aprobar es aprender?

F.P: Otra importante tecla; ¿has revisado los “problemas educativos” para preguntarme sobre “todos” o es solo cosa mía? :))

Aprender no es aprobar, y aprobar no es solo aprender. Hay que evaluar, claro está, pero no todo es evaluable en números. Ya ha sido comentado en muchos sitios que un número nunca va a representar en justicia lo que un alumno ha aprendido. Nunca.

Porque es otra de esas “ilusiones ilustradas”: la matematización de todo.

Los test de aprendizaje se actualizan, se corrigen y se redimensionan, y aún así siguen sin ser justos,  “¿Qué le vamos a hacer?”. Yo haría una cosa: ¿y si dejásemos de comparar personas reales con personas inventadas (véase la persona ideal que sabe 10, la que sabe 7, 5…) y comparar estrictamente el yo-acto yo-potencial? Sería muy interesante. Siempre habría que definir potenciales y eso no es fácil, pero seguro que cambiaría el punto de vista de más de algún alumno o profesor.

 9. ¿Qué aspectos mejorarías de la relación-comunicación entre padres y docentes?

F.P: “Otro temita”. La comunicación padres-docentes es de esos procesos “extremadamente” complejos, porque puede ser  que se de por exceso o por defecto. Los padres no deberían cuestionar el desempeño de los profesores y deberían valorar más el consejo y las variables que maneja un profesor. Pero volvemos a la pregunta sobre la “vocación docente” ¿qué confianza inspirará un docente “de vuelta” a unos padres preocupados por la formación de sus hijos?

Hay muchos tipos sociológicos de padres; los hay muy comprometidos e ilusionados con sus profesores, que conocen a sus hijos muy bien y con los que se trata de forma espectacular (los he visto, también a estos) y luego están los que pasan o simplemente no quieren saber (que también los he visto) y por último los que  saben mejor que tú lo que es “dar clase”. ¿Con cuáles te tomarías una coca-cola?

10. ¿Opinas que sobran algunos contenidos en el currículum educativo?

F.P: Los contenidos técnicamente no sobran, lo que sobra es que estén definidos por ley orgánica, que por cierto, no es constitucionalmente regulable. Quiero decir, que el artículo 27 del derecho a la educación no dice nada de que el estado fije los contenidos del currículum, eso es un invento de los diferentes gobiernos para “intervenir” el proceso educativo.

La existencia de contenidos es necesaria, pero no de “esos” contenidos. Quiero decir, lo que cada persona “debe saber” no es regulable por ley. El positivismo jurídico ha hecho bastante daño también en el ámbito de la legislación educativa.

11. ¿Qué piensas del bilingüismo tal y cómo se está llevando a cabo en España?

F.P: El bilingüismo no es la panacea educativa como “solución” para todo problema educativo, pero es importante. Es de esos contenidos que aún siendo opinables son merecedores de ser aprendidos.

Se parece un poco a eso de “aprender a leer y a escribir”. El desarrollo en general está siendo el mismo que llevó a los gestores del sistema general educativo a instaurar la didáctica como “modelo de aprendizaje”. Estos discurrían igual: no tenemos “personas bilingües” y “tampoco tenemos maestros bilingües”: hagamos algo que permita que “cualquiera que sepa inglés (o francés, alemán…)” pueda “enseñar”. Eso ya existe, se llama libro de texto. Ahora “certificamos” con un examen de nivel “que uno sabe C1” de inglés y visto para sentencia.

Supongo que el resto de ideas sobra: profesores “sin vocación” pero con “certificado avanzado” enseñando (siguiendo paso por paso el How to teach) sin más horizonte que “survive”. O el famosos CLIL, que está muy bien, si sabes “algo más que el C1 de inglés”.

12. Muchísimas gracias, Fran. Ha sido un placer poder tenerte en el blog. Pero me gustaría hacerte una última pregunta. Si tuvieras que decir tres cosas a los estudiantes de magisterio, ¿cuáles serían y por qué?

F.P: Yes. It’s over. Parecía que no terminaba. Killian Jornet es un “aprendiz” a mi lado, subir el Everest en menos de 24 horas de una vez. Responder a tus preguntas sin salir a merendar es más meritorio. Que se atreva.

A la pregunta: tres cosas, quizá solo les diría una; ve más allá. Investiga por tu cuenta, no te fíes demasiado de los “manuales” de pedagogía, o de las “teorías” de tus profesores. Aprenderás más leyendo “entre líneas” esos manuales o escuchando el trasfondo de las clases magistrales de tus sabios profesores. Quizá si tres consejos, “prácticos”: lee, pregunta y piensa.

Un absoluto placer participar en tu blog. He terminado cansado de darle a la tecla, pero satisfecho. Y te tomo como ejemplo de optimismo, de que se pueden cambiar las cosas, quizá solo un poco.

¿Qué os ha parecido la súper entrevista a Fran Prieto? A mí me ha dejado maravillada. ¡Sin lugar a dudas un maestro de corazón y auténtico en toda regla! 🙂

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

comentarios

Clic aquí para comentar

  • Hola!
    Me encanto la entrevista!, que bueno conocer y saber que maestros como Fran piensan en sus alumnos mas alla del simple enseñar, y estoy de acuerdo, a veces es el mismo sistema quien oprime tanto a los alumnos como a los maestros, y ninguno puede hacer mas porque se rigen por currículums o reglas de la institución.
    Pero me encanta saber que al menos, uno, dos , o tres, estamos haciendo un poquito de cambio con nuestros niños y jóvenes.
    Gracias por compartir,
    Un abrazote.

  • Hola!Que buena entrevista, de pequeña queria estudiar magisterio, pero poco a poco se fueron truncando esos sueños, me iba dando cuenta de como funcionaba la educacion, es un pena, no deberia ser asi, y dejar un poco volar a los estudiantes, como bien dice no son todo numeros y debemos leer mas alla de todos esos manuales, asi es como he aprendido mas en la vida, claro esta que no de magisterio pero no me arrepiento, aunque si que tengo esa pequeña espinita por ello. Me ha encantado la entrevista.

  • Una estupenda entrevista a este gran profesor, Fran Prieto, yo soy profesora y muchas veces estamos atados a un sistema educativo que nos impide desarrollar a los alumnos como nos gustaría, aunque es cierto que siempre cae la responsabilidad en nosotros: profesores poco motivados, sin motivación… creo que origen está más bien en legisladores poco motivados, en una sociedad nada implicada… besos

  • Hola Mel! Hace falta más gente como Fran en este caso, o como tú, que me parece que tendrás ideas similares. Ojalá los hubiera tenido yo en la escuela… Y aquí os centrais en la educación media, pero lo que he visto yo en la Universidad pública también es de juzgado de guardia… Al final es lo que dice Fran, que no es sólo un problema. El sistema completo está mal. Muy interesante la entrevista, espero que los que estais dentro del sistema podáis mejorarlo!!! Suerte!

Mel Elices escribe este blog

¡Memoryteca está de aniversario!

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress