Educación Pedagogía

Los estudiantes no son máquinas de copiar ni de hacer exámenes

Ayer por la noche pude leer un artículo con las reflexiones sobre el sistema educativo de Andrea Martínez, una alumna de primero de bachillerato del instituto IES Pablo Serrano de Andorra en Teruel. Cuando terminé de leer lo que pensaba ella de la educación actual, me quedé totalmente hecha polvo. Sin emoción y sin ilusión alguna. “No nos educan. Nos normalizan. Nos apagan” fueron las palabras que más me llenaron la atención de su escrito. ¿De qué manera se está formando a los estudiantes?

“Memorizamos palabras que luego olvidamos”

Y como Andrea Martínez, son muchos los estudiantes que piensan que simplemente memorizan los apuntes que les dan los profesores. Lo hacen sin aprender de manera activa. Cómo si fuera una obligación para ellos. Lo hacen para seguir avanzando en cada etapa educativa. Sin ninguna ilusión, emoción ni voluntad propia. Memorizar un contenido sin comprenderlo y sin asimilarlo hace que los estudiantes lo olviden y que no guarden ningún recuerdo de ello.

No puedo evitar pensar en mis días de educación primaria, educación secundaria y bachillerato. Días en los que nos trataban cómo si fuésemos simples maquinas de memorizar. Nos decían: “tenéis que estudiar esto para mañana porque haré un examen” y los estudiamos teníamos que aprender el contenido sin más. De pe a pa. Cómo si fuésemos loros en vez de personas. Desgraciadamente, hoy eso no ha cambiado mucho. Los estudiantes siguen memorizando en vez de aprender de verdad.

Enseñar de una forma distinta a la tradicional sí es posible

No quiero parecer borde ni grosera. Pero estoy cansada de escuchar eso de que “para cambiar de metodología hace falta poner en marcha muchas cosas y reunirse con bastantes especialistas”. Puede que así sea. Puede que no sea fácil al principio. Pero hay centros y profesores que sí lo han hecho. Hay docentes que llevan a las aulas la gamificación, los juegos y el concepto de aprendizaje activo. Hay maestros que se implican, que se esfuerzan y que luchan por una educación diferente y lo han conseguido.

Los profesores que han llevado a cabo metodologías alternativas en las aulas, han visto un cambio brutal en los estudiantes. Están más motivados, más emocionados, más ilusionados por aprender. Pero, ¿es que eso no debería ser lo importante de la educación? “Es que hay mucha burocracia” “Es que va a ser un trabajo duro”. Sí, claro que puede haber mucha burocracia y que será un trabajo duro. Pero si bastantes maestros y profesores lo han conseguido, el resto puede intentarlo también.

Estudiantes íntegros y no sumisos sin nada que decir

El objetivo de la educación no debería ser formar a futuros empleados sumisos sino a personas con decisión. A estudiantes que puedan decir lo que piensan, que sepan debatir sin faltar el respeto. Alumnos con capacidad de análisis, creativos y que luchan contra las injusticias. A estudiantes que sepan defender sus derechos. Muchos alumnos salen del instituto sin saber razonar ni expresar sus ideas de manera concisa. ¿Es eso normal? ¿Cuándo perdió el rumbo la educación?

Si me pongo a pensar, no encuentro mucha diferencia entre la educación de hace quince años a la de ahora. Antes entrábamos en clase, nos sentábamos y copiábamos lo que nos decía el profesor. A veces, miraba a mis compañeros. Estaban increíblemente perdidos y confusos. Igual que yo. No podía evitar preguntarme: “¿qué carajos estoy haciendo aquí?” mientras los demás escribían en sus cuadernos las últimas palabras del docente. Hoy con más herramientas y con metodologías alternativas, sigue pasando lo mismo.

“Soy un 5,8. Y eso es lo único que parece importar”

Son muchos los expertos que dicen que los exámenes deberían desaparecer y las calificaciones no deberían tener tanto peso. Pero hoy por hoy, las pruebas y las notas siguen siendo increíblemente importantes en las evaluaciones de los estudiantes. He escuchado bastantes veces decir a profesores “ese estudiantes es un cinco”. “Ese es un diez”. Etiquetar a los alumnos con un número es injusto, incompleto y absurdo. ¿Por qué tiene que ser lo único relevante?

Una evaluación puramente numérica sin tener en cuenta más no aporta nada a la educación. Y mucho menos a los estudiantes. De esta manera, los alumnos son incitados a aprobar por aprobar. A que su cerebro memorice absolutamente todos los temarios para conseguir superar las asignaturas. En realidad, y cómo he dicho muchas veces, no es más inteligente el que haya sacado un ocho que el que haya obtenido un cinco. Ni siquiera los estudiantes que suspenden son menos capaces que los que aprueban.

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, investigadora educativa, educación emocional y disciplina positiva. Siempre seré una pedagoga en prácticas con muchas cosas que aprender. Community Management y Social Media.

comentarios

Clic aquí para comentar

  • Hola guapa!
    Totalmente de acuerdo con este post!!
    Creo que muchos de los nuevos profesores piensan así pero el sistema educacional de este país, como todo el sistema en realidad, anclado en un tiempo pasado que no favorece a nadie.
    De que sirve memorizar algo si no estamos entendiendo porque es así? Creo que es mucho más importante saber razonar
    Un besazo

  • Madre mía, que estresante era esos días de exámenes. Que pena que nos eduquen para ser trabajadores sumidos, estudiar para ser un número más en el mercado. Me encanta está reflexión y me deja claro que el hay mucho por hacer.
    Esperemos que un futuro los exámenes no sean requisitos para evaluar la inteligencia de un estudiante.
    Saludos.

  • Mis [email protected] y yo dice:

    La verdad es que comparto todo lo que dices, y creo que poco a poco va a ir cambiando…Y aunque hay muy buenas iniciativas por parte de algunas escuelas o docentes implicados creo que todavía queda mucho por hacer.Saludos

  • Ni te imaginas las veces que a lo largo de mi vida estudiantil tuve estos sentimientos de “me sabía un montón de cosas y se me juzga por lo que no me sabía que es casualmente lo que entró”. Ahora no lo veo así pero por aquel entonces no entendía los exámenes de tropecientos temas sobre todo porque si te soy sincera no me acuerdo ya ni de la mitad y sin embargo sí me acuerdo de las cosas que “aprehendí”. Que fueron muchas. Definitivamente hay mucho que cambiar en la enseñanza y con cada uno de tus post me recuerdas el por qué.
    Muaks

  • Hola!
    Desgraciadamente somo números y es cierto lo que dicen los expertos que las calificaciones no deberían tener tanto peso , a ver si esto cambia
    Bss

  • Ojalá vaya cambiando poco a poco y se valore más el proceso y que el alumno piense por si mismo que el resultado de un examen. Besitos!

  • Sí, lo ideal sería poder ser libres de implantar una metodología u otra según el tipo de alumnado, no dependiendo exclusivamente de un temario ni de unas clases abarrotadas o de unos padres obsesionados con los resultados… pero… además tampoco debemos dejar de dar importancia a memorizar, no como método exclusivo sino para tener una competencia más y además útil.

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress