Educación Pedagogía

Docentes que apoyan, creen, comprenden y confían en los estudiantes

Para mí, que los profesores crean y confíen al cien por cien en sus estudiantes es algo increíblemente importante. Hay docentes que no dan mucha importancia a esto pero cuando los alumnos comienzan a darse cuenta de que los maestros tienen fe absoluta en ellos, ocurren cosas maravillosas en las aulas. Como digo siempre, la tarea docente va mucho más allá de corregir exámenes y ejercicios.

Estudiantes valorados: motivación y ganas de aprender

Hay alumnos que se muestran inseguros, que tienen dudas sobre sí mismos, sobre sus maneras de hacer las cosas, sobre lo que valen y su utilidad en el aula y sobre si son realmente inteligentes. Me arriesgo a decir que todos los estudiantes nos hemos sentido así alguna vez en nuestras vidas. Hemos perdido fortaleza, confianza, seguridad y optimismo.

Y muchas veces nos hemos preguntando dónde se ha ido de vacaciones el lado positivo de nuestro cerebro. Pero, ¿qué pasaría si un profesor ayudara a los alumnos a recuperar la fe en ellos mismos?  ¡Aquí tenéis algunas consecuencias posibles de que los docentes crean y confíen en los estudiantes.

Los alumnos volverían a recuperar las ganas de aprender

Si los estudiantes saben que su maestro confía en ellos y les valora adoptan una actitud positiva. Y una actitud positiva es increíblemente importante para aprender con ilusión y emoción. Una actitud positiva provoca que el aprendizaje sea más activo, ameno y práctico. Y por supuesto, si los alumnos son conscientes de que en clase les comprenden y les tienen en cuenta, estarán más motivados. 

Recobrarían la seguridad, autoestima y confianza en ellos mismos

Todos necesitamos de vez en cuando una mano en la espalda para poder seguir avanzando. Todos alguna vez sentimos que nuestro ánimo y fuerzas flaquean. Evidentemente, a los alumnos les puede pasar lo mismo en clase. Pueden estar presionados por las calificaciones, por las notas o por los exámenes. Y eso, puede causar que vayan perdiendo su propia esencia y que aflore situaciones de inseguridad y desconfianza. En estos casos, su autoestima también se vería muy afectada.

Se comprometerían más con el entorno que les rodea

Un profesor tiene que creer y confiar en los estudiantes. De esta manera, está fomentando compromiso y valentía para luchar ante determinadas situaciones e injusticias de la vida. Un docente que escuche las ideas y pensamientos de los alumnos y que les anime a llevarlos a cabo, está favoreciendo la reflexión y el debate. Algunas veces, los alumnos necesitan una mirada de aprobación o un “sigue así” de los docentes para seguir por su camino.

Se valorarán por quiénes son. Con sus defectos y sus virtudes

Un maestro que no juzgue los defectos, estará haciendo saber a los estudiantes que nadie es perfecto y que todos cometemos errores y equivocarnos. Les ayudará a entender que eso es parte del aprendizaje. Desde mi punto de vista, los alumnos deberían estar alejados de la idea y concepto de perfección para evitar presiones, estrés, ansiedad y malestar. De esto modo, aunque los estudiantes cometan fallos, los profesores no perderán la fe en ellos. Así, aprenderán lo que es la empatía y la sensibilidad con los demás.

Encontrarán la fuerza para enfrentarse a los obstáculos y superarlos

Contar con un docente que apoye, guíe y esté presente todos los días, hará que los alumnos tengan la fuerza necesaria para enfrentarse a los obstáculos e intentar superarlos. De esta manera, creerán en ellos mismos, en su forma de hacer las cosas y en su valentía, en su constancia. Y crecerá en ellos un orgullo sano de no haber  dejado de intentar superarse y de no haberse rendido pese a caerse en algunos momentos.

Me gustaría dejar claro una cosa: cuando estén en el aula, es tarea de los maestros creer y confiar en los alumnos. Pero cuando están en casa, es ocupación de las familias seguir con la misión que han comenzando los docentes. Trabajando en equipo y unidos, es la única manera de que los estudiantes se sientan seguros de sí mismo y crean en ellos. Así no perderán la fe en lo que hacen. No vale de nada que los padres se despreocupen, no le den importancia y lo dejen todo en las manos de los profesores. Si es así, tendríamos un proceso incompleto y no sería de gran utilidad.

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

Añadir comentario

Clic aquí para comentar

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress