Educación Escuela para padres

Las rabietas: una forma en la que los niños muestran su independencia.

“¡Qué estrés! ¡Qué agobio!” Piensa una mamá cualquiera un día cualquiera cuando su hijo/a no quiere hacer algo cuando se lo pide y lo que es peor, monta en cólera por cualquier cosa mínima y no sabes cómo manejarlo. Los abuelos dicen: “es muy desobediente” o “es que no le pones límites”. No, ni estrés, ni desobediencia, lo que necesitamos es calma y paciencia para lidiar con las maravillosas (entended la ironía) rabietas. Yo ahora mismo cuando me sucede pienso: “mi hija tiene mucho genio y es cabezona, mi hija parece que sea desobediente” pero luego me pregunto a mí misma: “¿realmente es así?, ¿es mi hija una desobediente o está tratando de afianzar su territorio y su independencia como indican los psicólogos?”

La verdad es que creo que es lo segundo y que realmente está en una etapa de su evolución, como cuando descubrió su vocecilla y le dio por dar grititos para oírse, y los vecinos me decían: “jolín,  qué gritona”, al cabo de un tiempo su pequeña hacía lo mismo que la mía, que ya había dejado de hacerlo. Las rabietas son una etapa muy dura a la que se enfrentan los padres, y un reto, pero como madre pienso que cada paso en la educación de un pequeño es un reto, y a cada momento te encuentras en una encrucijada sobre cómo actuar para que tu pequeño realmente actúe como los adultos consideramos que es correcto.

Soy una ávida lectora con sed de información, siempre he sido así, y por tanto desde que tuve a mi hija leo mucho sobre maternidad, psicología, pedagogía… He descubierto que además me gusta y lo disfruto, es por ello que tras leer en varios libros, páginas web, revistas, sobre las rabietas os voy a decir como creo que debemos enfocarlas, aunque dicho sea de paso, cada niño es un mundo y nunca podemos actuar exactamente del mismo modo con todos los niños. Cuando un niño tiene una rabieta seguramente está enfadado por algo que no le sale, algo que cree que debe tener y no le dejamos, o cualquier mínima cosa que él, en su mente en construcción, no concibe del modo que se está desarrollando.

¿Qué debemos hacer?

En primer lugar, si se puede, intentar desviar su atención de lo que ha provocado la rabieta, de este modo se calmará antes. La distracción es una técnica que a mí con mi bichillo me funciona en muchas ocasiones. En caso de no poder hacer esto lo que debiéramos hacer sería esperar a que se calmara y una vez calmado intentar explicarle lo que ha sucedido y por qué algo no lo puede hacer o no puede coger lo que quiere coger, o comer lo que quiere comer. Si sabemos que algo puede provocar una rabieta deberemos evitar el riesgo, en la medida de lo posible, así no pasamos por la situación de calmar al niño y que sufra un enfado sin necesidad (por ejemplo, no pasar por delante de las chucherías que no queremos que coma: evita la tentación y evitarás el peligro).

¿Qué no debemos hacer?

En ningún caso debemos alterarnos como él, ni montar un numerito nosotros, no debemos pegarle ni gritarle, debemos intentar que se calme y una vez calmado intentar explicarle las razones como dije antes. Si ve que gritamos, que nos alteramos, el niño insistirá porque ve nuestra debilidad, y además creerá que las reacciones como los gritos son algo normal y aceptable. Es muy complicado todo esto de las rabietas pero hay que intentar ser lo más tranquilos posibles (a veces estaremos sobrepasados por miles de razones y no actuaremos correctamente, en mi opinión hay que entonar el mea culpa ante el peque y reconocer el fallo, de este modo él entenderá que no está permitido para nadie)

Es importante hacerle ver que está enfadado, que entienda y sepa definir ese estado de ánimo, y una vez lo conozca, enseñarle a gestionarlo. Le explicaremos que la solución a un enfado no es pegar, morder, gritar… que hay que calmarse y pensar en lo que nos ha enfadado y gestionar la situación intentando buscarle una solución. Les tenemos que apoyar en el proceso de calma y entendimiento de la situación, y ellos deben ver que les entendemos y que les acompañamos en su crecimiento personal, de este modo, poco a poco, irán aceptando los límites, las normas, serán más tolerantes a las frustraciones y tendrán una mejor gestión de sus sentimientos.

Seguramente muchos digáis lo que todos pensamos “qué fácil es decirlo, luego falta verse en el momento”, y así es, pero tenemos que intentarlo pues somos los adultos de referencia, el modelo a seguir, y lo que es más, si el niño ve que te desbordas, no sólo seguirá su rabieta y no se calmará, sino que además sabrá que si hace eso cedes a sus intereses, y volverá a intentarlo, verá que hay una “fisura” en tus límites o normas, y entonces sí que será difícil conseguir que los respeten. Así pues tenemos que ser firmes, pacientes, empáticos, solidarios, ecuánimes… vamos, todo un master en gestión de emociones que poco a poco seguro que iremos dominando. Ánimo a todos los papis de investigadores de dos años.

Marilo, escribe en su propio blog: Ideas al vacío

Y también está en Fabebook y Google+. ¡Pasad a echar un vistazo! 🙂

Marilo

Añadir comentario

Clic aquí para comentar

  • ^_^ Con mi hijo estamos también en esa etapa, aunque, de hecho, está siendo mucho menos dura de lo que imaginé al leer sobre el tema (yo también soy una gran lectora).
    Supongo que el hecho de saber lo que está por llegar, ayuda. Sin olvidar que una vez superadas las primeras etapas del Baby Led Weaning sin perder los nervios, las pataletas son cuesta abajo ^_~
    Y eso que ahora, con el bebé en casa, se han recrudecido (las rabietas son llevaderas, los celos son comprensibles, pero ambas cosas a la vez… son duras; por suerte en casa somos dos!).

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress