Educación Pedagogía

Los estudiantes son personas no un boletín de notas y números

La mayoría de colegios de España ya están haciendo exámenes para poder repartir su famoso boletín de notas y de evaluaciones de asignaturas. Aun me recuerdo a mí misma esperando en la silla del aula tan tranquila y esperando paciente a que el tutor dijera mi nombre para levantarme a por el absurdo papelito. Mientras ese momento llegaba observaba a mis compañeros mordiéndose las uñas y con cara de pocos amigos deseando ver las notas que finalmente habían obtenido.

Sin embargo, yo estaba increíblemente calmada, sin darle mucha importancia a las calificaciones y al boletín de notas que pudiesen haber en el boletín porque tenía muy presente lo que mis padres me decían siempre:

“Hija, saques lo que saques en ese boletín de notas, recuerda que siempre serás más que un número”. Desgraciadamente, hubo más de un verano que me tocó hincar los codos para poder satisfacer los objetivos de nuestro ya famoso sistema educativo. Da igual que hubiera hecho más que correctamente todos los trabajos en grupo e individuales, da igual que ayudase a mis compañeros de clase, da igual que participase prácticamente en todas las asignaturas, pero como no había aprobado el examen, una materia más para septiembre. 

Actualmente y gracias a la carrera que estoy estudiando (Pedagogía), tengo aun más claro que antes que calificar a un alumno a través de un número no sirve nada más que para crear frustración y malestar en los chicos y chicas que están hoy en día estudiando. Soy de las que piensan que por aprobar un examen, que por haber sacado buena nota en él no quiere decir que se hayan adquirido los conocimientos de la asignatura. Puede pasar varias cosas:

1. que el estudiante haya estudiado el día antes los apuntes y que el día de la prueba tenga un golpe de suerte y que caigan preguntas de los temas que mejor se sabía.

2. puede leerse los resúmenes con la técnica “yo me lo memorizo todo y luego lo suelto en el examen” y que efectivamente se lo haya aprendido todo genialmente bien y que saque muy buena nota

3. que, evidentemente, le guste estudiar y que haya entendido bien la asignatura y que por eso ese alumno obtenga una buena calificación. Y según que nota se saque… se pasa a ser: “ese estudiante es de 10, ese estudiante es de 5”.

Y asombrosamente, aparecen las etiquetas.

Desafortunadamente estamos ante un sistema educativo anticuado, autoritario, tradicional y que es incapaz de cambiar, que el único método de evaluación que conoce es someter a un alumno a pruebas sobre temas concretos de asignaturas que crean a su vez un malestar, un nerviosismo y una irritabilidad en los estudiantes para mí totalmente innecesaria. ¿Y si ese día el alumno tiene un mal día por el motivo que sea?

¿Y si le ha pasado algo por la noche que le impide hacer bien su prueba? ¿Y si simplemente está tan nervioso que se queda en blanco y no se acuerda de nada? Porque todos sabemos que el estado de ánimo influye sobremanera en el aprendizaje de las personas. Pero claro, eso no es importante, lo importante es que se tenga el cerebro cien por cien centrado en la hoja del examen que separa al estudiante de aprobar una asignatura o de suspenderla.

Lo que yo no me puedo creer es que cueste tantísimo cambiar estas cosas. No me creo que sea un esfuerzo increíblemente grande probar e innovar con nuevas metodologías. Por ejemplo, ¿por qué no se fomenta más el trabajo en grupo, la investigación, el aprendizaje autónomo y la comunicación? Pero claro, los alumnos no tienen la culpa, ellos buscan cumplir lo que el sistema educativo dice: aprobar los exámenes y llegar a unos objetivos.

Y lo peor de todo es que eso no se da únicamente en los colegios ni en los institutos, si no también en la universidad. Y desgraciadamente en la universidad con más ansia que en los otros centros. Os pongo el ejemplo de algunas de las evaluaciones de la UNED (Universidad Nacional A Distancia): hay que aprobar el examen con al menos un cinco para que te cuente la nota de los trabajos que has realizado a lo largo del curso. Es decir, da igual si se ha sacado un diez en un trabajo, que si tienes un cuatro en la prueba final, a septiembre que vas de cabeza.

He tenido la oportunidad de estar un curso académico de prácticas y he podido escuchar a padres frustrados diciendo: “veo a mi hijo que no puede más con los deberes y con los exámenes. Y sólo está en sexto de primaria. Varias veces se ha ido a dormir tarde por estudiar para un control.” “Es que en esta semana ha tenido tres exámenes y un montón de deberes”. “Veo muy excesivo los temarios que da mi hijo en el colegio”. De verdad que a mí se me cae el alma a los pies ver a unos niños pequeños y tan ocupados haciendo un montón de deberes al día sin tiempo siquiera para jugar o hacer algo que a ellos les divierta.

Pero afortunadamente, no está todo perdido, algunos colegios e institutos (todavía pocos) han ido incorporando la metodología por proyectos que consiste en que el estudiante sea el protagonista de su aprendizaje y que habilidades y actitudes tienen la misma importancia en cuanto a la adquisición de conocimientos. Esperemos que pasitos a pasitos, los estudiantes salgan de clase con pensamientos positivos, ganas de investigar y desarrollar las ideas críticas, con valores de compañerismo, tolerancia y respeto en vez de con el dichoso boletín de notas, porque…todos los alumnos son mucho más que simples números y un boletín de notas

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

Añadir comentario

Clic aquí para comentar

  • Totalmente de acuerdo recuerdo mi epoca de estudiante mis padres le daban mucha importancia a las notas, pero los profesores siempre me decían que eso no era importante que lo importante era aprender, superarse que las notas se tenían que poner porque si que si fuera por muchas de ellos no nos las podrían… hubo un profesor que muchas veces nos tenia que hacer exámenes pero no quería prefería hacer una valoración más global y puntuarnos, recuerdo un día que tenia que hacernos hacer un examen que era obligatorio pero el dijo que no! y no lo hicimos!

  • Me alegra ver que la gente joven que tu reflexione sobre la educacion .has escrito reflexiones a las que ami me ha costado llegar.seguramente te ayudo mucho los comentarios de tu familia que como dices te dijeron que no eras una simplecalificacion.gracias por publicar y gracias por pensar que elmundo se pueda cambiar.porque es por medio de la educacion como lo vamos a hacer.y no va a Ser facil pero si posible.un abrazo

  • La verdad, te confieso que una de las cosas que menos me gusta de estudiar es el tema de los exámenes, las notas y el siempre tener que evaluarte para ver qué tanto sabes, no estoy en contra de pruebas, pero tener que depender de notas para demostrar tus conocimientos me parece que no es la mejor alternativa, porque cuando vivimos nos damos cuenta que esas notas a la final no sirven para nada y funciona mejor cómo enfrentamos la vida y los problemas o situaciones incómodas que vivimos 🙂 Esperemos que la educación cambie en algún momento, todo se dará, creo yo 🙂

  • Una solución muy buena a este tema sería la evaluación contínua porque la verdad que jugarse todo a una sola carta es una faena pero claro ¿no has pensado que así se elimina a mucha gente por el camino? Creo que ahí radica todo, en intereses sociales que van mucho más allá del aprendizaje y la enseñanza. En definitiva, este tema da para muchos debates y pocas buenas conclusiones. Muaks

  • Vivimos en un mundo competitivo sin duda alguna. Recuerdo cuando estudiaba en el colegio, el miedo de los padres para llevar cartón lleno de buenas calificaciones. Tienes que pasar, debe estudiar para no repetir de curso. Historia que se sigue repitiendo. Pero, y sí no me gusta la matemática? Difícil para algunos niños cuando los padres no le importa la parte emocional.

    Excelente contenido.

    Saludos.

  • Es muy interesante este post, condisero que la educación es muy complicada, porque para mi lo fue al pasar al instituto y estar con gente tan mayor siendo tan pequeña, tengo mucha memoria y nunca ha sido dificil aprobar para mi, pero con esfuerzo todo se puede conseguir. Realmente lo importante es que con el tiempo acabes estudiando lo que te gusta y conseguiras ser una estrella.

  • Totalmente de acuerdo contigo, los niños no son un número ni tampoco una simple nota. Cada uno es mundo y rendirá, ya no tan solo por lo que estudia y sus hábitos, sino que también por las capacidades que tiene. A algunos se les dará mejor la rama científica que la humanista y al revés, lo digo por mí misma y por mi hija, ambas se nos dan muy mal los números y durante toda mi época escolar, sufrí aprendiendo fórmulas, teoremas y un millón de cosas más, que en la vida he vuelto a aplicar, no niego que las matemáticas las usamos todos los días, pero nunca he necesitado el teorema de Pitágoras para resolver nada, eso por un lado y por otro, creo que el educador, maestro, profesor o como quieras llamarlo, debe tener real vocación para enseñar, porque todo cuanto aprenden, depende mucho de cómo lo reciban y sobre todo, cómo lo entreguen. Me ha gustado mucho tu entrada, también soy profesora pero nunca he ejercido.

  • No puedo estar más de acuerdo con esta entrada. Etiquetar a los alumnos por las calificaciones que han obtenido genera rechazo, discriminación, estrés y ansiedad. Además yo pienso que no se debe de clasificar a ninguna persona mediante números. Yo recuerdo que tenía una compañera que en el colegio lo memorizaba todo siempre sacaba 10 y se llevaba trato de favor de todos los profesores y a día de hoy todo eso poco le sirvió.

  • La verdad es que yo he dejado de estudiar idiomas debido a las notas, era tanto el estrés que me generaban los exámenes y las notas a final de curso que decidí dejarlo, y no me arrepiento, todo estaba enfocado a aprobar el examen el aprender un idioma era secundario (estoy hablando de las escuela de idiomas oficiales) por lo que creo que hay otras formas de aprender, sobre todo uno tiene que divertirse y no sentir la presión sobre sus hombros. Por lo que no quiero ni imaginarme cuando eres un estudiante y tu vida depende de un número en un examen

  • Hola guapa!! una calificación es un número que no suele reflejar todo el año de trabajos y esfuerzos que lleva detrás. Hay que ser un poco más flexible a la hora de evaluar a los alumnos y tener en cuento lo que se ha hecho durante el curso y no solo lo del último dia. Peeeero el sistema educativo es así de bonico. Besos!!

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress