Asamblea Educativa Educación

Sí, puede que los maestros de corazón estén de vacaciones, pero…

¡Muy buenas, súper lectores! ¿Cómo se están dando las vacaciones? ¡Espero que genial! No sé vosotros, pero, últimamente leo muchísimos comentarios negativos en las redes sociales sobre las vacaciones de los maestros de corazón. Hay quién dice que un mes y medio de descanso es increíblemente excesivo para lo que hacen durante el curso y que su trabajo no requiere tanto esfuerzo. Y yo me pregunto: ¿es que estas personas que hablan tan a la ligera de los maestros de corazón lo saben todo todito todo? 

Lo primero de todo: ¿por qué se cuestiona tanto a los maestros de corazón?

Yo puedo comprender que se critique y cuestione a los “docentes” que no deberían estar en ningún aula. Pero, ¿por qué se ofende a los que sí se merecen estarlo? Jamás he podido dar respuesta a esa pregunta. Soy consciente de que en los centros educativos no todos los profesores son maestros de corazón. Pero tampoco hay que meter en un saco a todos los docentes por igual. 

Posiblemente, las personas que tanto hablan (de mala manera) de las vacaciones y del trabajo de los maestros de corazón, no tengan ni idea de lo que en verdad hacen en las aulas. Tampoco saben de qué forma se implican los profes auténticos con los estudiantes. Y menos aun son conscientes de la responsabilidad que tiene la palabra “educar”. Pero en fin, desde hace mucho tiempo la profesión docente es injustamente criticada.

¿En serio los maestros de corazón tienen tantas vacaciones en realidad?

Me gustaría recalcar que estoy hablando de los maestros de corazón. Y no de los docentes que miran cada dos por tres la hora para saber cuánto tiempo falta para irse. Repito: SOLO MAESTROS DE CORAZÓN. Personalmente, tengo muchos conocidos que son maestros y docentes apasionados en casi todas las etapas. Todos ellos (sin excepción) están haciendo cursos sobre educación para mantenerse formados durante el verano. 

Una amiga que es profesora en segundo de la ESO (junto con sus compañeros y director) se reúnen en el centro educativo durante todo el mes de julio para hablar de nuevas metodologías y nuevos proyectos educativos para poner en práctica con los estudiantes. Así que, puede que no tengan que dar clase pero os aseguro que no se quedan con los brazos cruzados durante todas las vacaciones. 

Y cuándo de verdad están disfrutando de un tiempo verdadero de descanso…

No dejan de hablar de lo mucho que echan de menos a sus estudiantes. Una amiga que es educadora infantil el otro día me dijo lo siguiente: “ay, Mel. Cada día que me levanto siento un pequeño vacío por no estar con mis niños”. ¡Y yo la entiendo! Los años que estuve trabajando en la escuela infantil fueron geniales. Y no os voy a mentir: cuando llegaba junio todos estábamos deseando coger vacaciones por el cansancio. 

Pero cuando llegaba aproximadamente el quince de julio yo ya echaba de menos a los peques y tenía ganas de volver a empezar con ellos. Sí, señores. Los maestros de corazón se cansan y se esfuerzan muchísimo en todo momento. Y como todos los trabajadores, se merecen vacaciones. Pero muchos de ellos, viven con tanta intensidad su trabajo que en agosto ya están pensando nuevas cosas por hacer con los estudiantes. 

Una gran parte de la sociedad que habla por hablar VS maestros de corazón

Siempre he defendido que todos tenemos derecho a opinar sobre cualquier tema. Pero también soy consciente que para poder debatir sobre algo hay que argumentar y tener un conocimiento básico de lo que se va a tratar. ¿A qué me refiero con esto? Pues que es muy fácil criticar por criticar. Y gran parte de las personas que critican a los maestros de corazón es porque no tienen ni idea de enseñanza (ojo, no tienen por qué tenerla). 

Y desgraciadamente, en esa “gran parte de la sociedad” también se encuentran los padres y madres (solo algunos) que hagan los maestros de sus hijos siempre les parece mal. “Pero, ¿es que no vas a utilizar libros de texto este año? Pues vaya formación van a tener tus alumnos”. Y cuando los profesores vuelven a los libros de texto por obligación resulta que escuchan… “es que quizás deberías innovar un poco más en el aula”.

Y es que todo podría ser tan increíblemente fácil y sencillo para todos…

¡Cómo si ser maestro de corazón fuese fácil! No, claro que no lo es (aunque nadie obliga a los futuros maestros a trabajar en un centro educativo). Pero a lo que yo me refiero es que todo sería más sencillo si nos respetáramos y apoyáramos entre todos. Las familias no deberían ser enemigas de los profesores. Y los docentes no deberían estar en pie de guerra con los padres y madres. 

Es curioso que muchos maestros y familias quieran favorecer la educación en valores en las aulas y en casa. Pero, ¿cómo van a fomentar tal cosa si son ellos los que no transmiten empatía, tolerancia y respeto hacia los demás? Señores y señoras, aprendamos a no juzgar antes de tiempo, a confiar y a trabajar en equipo. Para mí, una de las claves de la educación es que estemos todos unidos en armonía. Y desgraciadamente, eso se queda en un simple sueño.

Photo by Alexandre Chambon on Unsplash

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

comentarios

Clic aquí para comentar

  • Hola guapa, reconozco que muchas veces he pensado eso de “jo, que suerte, menudas vacaciones” pero también he de decir en mi favor que luego pensaba “ah, pues haber estudiado eso”. Sabes que siempre queremos lo que no tenemos y el criticar o hablar desde el desconocimiento es tanto del ser humano como otros tantos fallos y virtudes, en fin, el caso es hablar.. ahora que mi hijo va al cole ya veo las cosas de otra forma: una profe con una o dos asistentes y 25 niños, eso debe ser una locura. No me extraña que tengan vacaciones jajaja, muakss

  • Creo que todos merecemos el derecho a descansar a tomarnos unas vacaciones, un respiro sin importar la labor que realicemos ya que ese respiro a veces nos hace regresar con mas fuerza y motivados, no creo que debería de criticar el descanse de quién hace un real esfuerzo por ejercer lo mejor posible su profesión, ahora casí estamos llegando a la mitad del año escolar en Lima y tanto padres como maestros necesitamos ese respiro si no vamos a enloquecer todos.

  • Un tema muy interesante sobre una labor como ninguna, no es facil ser maestro, cada niño es un mundo, cada familia implica lidiar con muchas cosas y hay tanto que no sabemos sobre este sacrificado trabajo

  • Totalmente de acuerdo. A mi me molesta mucho cuando oigo hablar sobre las grandes vacaciones de los maestros. Reconozco la gran dificultad de llevar un curso adelante y anda que no se nota los buenos maestros de los malos. Los buenos desarrollan el curso que se han preparado antes, los malos van improvisando siguiendo el guion de otros años, y entonces ocurre que ese grupo de alumnos no responde igual. Los buenos maestros tienen que luchar en muchos frentes, no entiendo porque la sociedad se lo pone tan difícil.

  • Ser profesor no es fácil, recuerdo que hubo una temporada en que preguntabas y “Qué quieres estudiar? y todos te contestaban “Magisterio” parecía que estaba de moda. jajajaj Ser maestro no es facial y mas un buen maestro donde los alumnos aprenda y sobretodo te respeten porque hoy en día los alumnos están asalvajados! jajaja cuenta ser duro y a la vez guay. Es un trabajo vocacional no por el hecho de ganar mas o tener mas vacaciones.

  • Hola. Una entrada muy interesante. Los maestros tienen un trabajo que quema mucho. Trabajar con niños debe de ser muy cansado. Y es verdad que durante el mes de julio el instituto está abierto y acuden. Siempre nos gusta opinar de todo y eso a veces no es bueno. Gracias por darnos tu opinión. Besos.

  • Gracias Mel, no se como sea la situación de los docentes en tu país, aquí varía muchísimo las condiciones laborales incluyendo vacaciones si son maestros de una escuela pública o privada e inclusive del nivel académico en donde impaorta clases. Si lo vemos como un empleo más (así friamente), todos tienen los mismos derechos laborales, incluyendo su receso vacacional de los días que quede estipulado en su contrato.
    Gracias por compartir la experiencia y tu opinión

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress