Portada » Educación » Cuando ser un maestro de corazón es motivo de despido
Educación Pedagogía

Cuando ser un maestro de corazón es motivo de despido

Memorybanner_975

Hace unos días, tomando algo con una amiga me confesó que no le iban a renovar el contrato en el centro educativo (concertado) en el que llevaba trabajando desde septiembre. Casi con lágrimas en los ojos me contaba que creía que el curso estaba siendo satisfactorio, que los estudiantes estaban felices en las aulas y que estaban aprendiendo de forma significativa. La explicación que le dieron fue que era demasiado innovadora y emocional para el centro educativo. ¿Es que ser un maestro de corazón es motivo de despido?

Cuando la educación tradicional se impone

“Mel, ¿y qué puedo hacer si yo quiero enseñar de forma diferente a los estudiantes? ¿Qué puedo hacer si creo que la educación es mucho más que cumplir con los contenidos y objetivos académicos? En tus artículos hablas mucho de ser un maestro de corazón. Pero en muchas ocasiones nos impiden serlo, nos rechazan y no nos valoran. Mira lo que ha pasado conmigo”. Desgraciadamente, yo no tengo la respuesta. No tengo ninguna respuesta a la pregunta de por qué todavía hay centros educativos que se empeñan en seguir con el modelo educativo tradicional sabiendo y observando que es un fracaso.

Quizás algunas personas digan eso de… “eso es porque trabaja en un centro privado o concertado”, pero desgraciadamente también pasa en la educación pública. Mi amiga, optó por trabajar en un centro privado porque habiendo aprobado con buena nota las oposiciones no ha conseguido una plaza fija en ningún colegio. Estuvo dos años recorriéndose casi todos los colegios de la Comunidad de Madrid con contratos de un mes, de dos y de hasta seis meses. Y luego vuelta al paro de nuevo. Y en el centro en el que estuvo más tiempo, le dijeron que tenía que basarse en el modelo tradicional.

Un maestro a la calle por enseñar de forma diferente

“Es que los padres se han quejado de que sus hijos han cambiado, que están más despiertos y más activos” ¿Os creéis que esta frase la haya dicho una directora de un centro educativo o unos padres? No, desgraciadamente no me lo invento. Es otro de los motivos que le dieron a mi amiga para no renovarla el contrato. ¿Que los niños están más despiertos y más activos? Creo que estoy algo confusa: ¿no debería tratarse de eso la educación? ¿un maestro no debería fomentar y favorecer el pensamiento crítico, la reflexión, la búsqueda de información y la investigación? Lo que viene siendo alejarse de la sumisión, vamos.

Pues no. Parece ser que para muchos centros (y creedme que son muchos), lo que cuenta es la mediocridad. Lo que que cuenta es educar a los estudiantes como si fueran personas sin corazón y sin emociones. Lo importante es no desprestigiar a los colegios y conseguir formar a un alumno de matrícula de honor. De esa manera, podrán presumir de metodologías. Me da la sensación que bastantes centros educativos son más empresas que colegios. Y es una pena.

¿Y dónde está ese maestro de corazón?

Cada día (y no exagero), recibo mensajes en Facebook de padres y madres que dicen que el centro al que acuden sus hijos, unos privados y otros públicos, no prestan atención a los aspectos emocionales de los estudiantes, ni a la motivación, ni a los valores. Que “educan” a los alumnos en la sumisión y en la excesiva autoridad. Y terminan preguntándome que dónde están los maestros de corazón de los que hablo en mis entradas.

Les entiendo y comprendo su frustración pero mi respuesta es siempre la misma: ¿han pensado que para que solo haya docentes auténticos en las aulas tiene que cambiar la sociedad?

Reflexionemos un poco. Profesores que son despedidos de su trabajo por intentar enseñar de forma diferente. Maestros a los que se les mira mal por querer dar importancia a las emociones y sentimientos de los estudiantes. Docentes a los que se les llama la atención por fomentar el pensamiento crítico de los alumnos. Profesionales de la educación que creen que la creatividad, la imaginación, la diversión y el aprendizaje significativo deberían estar presente en las aulas pero cuando intentan ponerlo en práctica les cortan las alas.

¿Dónde están los maestros de corazón?

Pues los maestros de corazón están dejando nuestro país para irse en busca de un futuro mejor. Muchos de ellos siguen aquí luchando contra viento y marea para conseguir que se cambie el sistema educativo. Bastantes de ellos siguen en las aulas con una sonrisa a pesar de ser tratados de la peor manera posible. Y algunos de ellos, están perdiendo poco a poco la ilusión y la emoción con la que empezaron a desempeñar un trabajo que les apasionaba y encantaba. ¿Dónde están los maestros de corazón? Ojalá la sociedad en su totalidad les apoyase y valorase para que pudieran seguir haciendo bien su trabajo.

About the author

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, investigadora educativa, educación emocional y disciplina positiva. Siempre seré una pedagoga en prácticas con muchas cosas que aprender.Community Management y Social Media. ;)

Add Comment

Click here to post a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR