Educación Pedagogía

Por mucho que me cueste reconocerlo, sí, hay maestros sin vocación

Hola, súper lectores. Hoy estoy enfadada, decepcionada y frustrada. ¿Qué gran combinación, eh? A una amiga que empezó a trabajar este mismo curso en un centro concertado, le han comunicado que no la renuevan. Que se busque la vida cómo mejor pueda. ¿Sabéis el motivo? Demasiada implicación con los estudiantes y un excesivo gusto por los cambios educativos. Por lo visto, a los padres no les gustaba eso. Por lo tanto, han decidido despedir a una maestra de corazón y conservar a los maestros sin vocación.

Y digo maestros sin vocación porque algunos docentes de ese centro estaban más pendientes de la hora del reloj que del proceso de enseñanza. Y es una pena. Es una pena que haya colegios (me da igual que sean privados, concertados o públicos) que no valoren el talento y la educación de calidad. Es una pena que existan profesionales de la educación tan cerrados de mente que no muevan ni un solo dedo por cambiar.

¿Se quiere maestros sin vocación en las aulas?

La verdad es que yo ya no sé qué pensar. Está claro que hay familias y centros educativos que creen en la necesidad de un cambio educativo. Pero, hay otros, que incluso sabiendo que los resultados, el ambiente en clase y la relación entre estudiantes y maestros mejoraría, no se quieren esforzar. Quieren seguir sentados en sus sillas dictando los apuntes a los niños y creyendo que su única función es transmitir conocimiento.

No es la primera vez que a alguno de mis amigos les echan de centros educativos por ser demasiado innovadores. Eso me llega a pensar en la educación que queremos. ¿Queremos maestros sin vocación en las aula? ¿Queremos profesores que no se impliquen con los estudiantes y que simplemente se dediquen a formar académicamente a los alumnos? Sé que la respuesta de muchos va a ser que no.

Maestros con talento y vocación en paro y profesores que no se apasionan en las aulas

¡Ojo! No digo que todos los maestros y profesores que estén dentro de los centros no tengan vocación. ¡Ni mucho menos! Y menos mal que todavía quedan muchos que se emocionan con su profesión (si no, no sé qué sería de la educación). Pero también es cierto que hay muchos maestros auténticos en paro esperando una oportunidad mientras que otros simplemente están calentando la silla.

No pretendo ofrecer a nadie con el post. Simplemente, quiero expresar que la educación debería ser algo más importante. Y por lo tanto, todas las personas que quieran formar parte de la enseñanza tendrían que tomárselo en serio. Que yo sepa, nadie obliga a los maestros estudiar magisterio. Pero sin embargo, no dejo de leer y escuchar a muchos alumnos decir “que han escogido magisterio porque era lo más fácil”.

Sí, si hay malos maestros y profesores en las aulas

Hay maestros y profesores que se llevan las manos a la cabeza cuando leen algunos de mis posts. “¡Es que eso no es cierto, Mel”. Pero sí, sí que e cierto. A estas alturas, todavía hay maestros que humillan a los estudiantes, que intentan ridiculizarlos, que no son conscientes de la diversidad en las aulas y no dan las mismas oportunidades. ¿Os acordáis del “profesor” que se negó a adaptar los exámenes a una alumna con dislexia?

¿Creéis que eso debería pasar en los centros educativos? Sinceramente, espero que la respuesta sea que no. Un rotundo no. La pregunta del millón es cómo esos maestros sin vocación siguen dando clase en los centros. Sé casos de padres que se han reunido con el director para expresar que un maestro concreto ridiculizaba a los estudiantes cuando no sabían hacer un problema matemático. Y todavía sigue en el colegio.

¿Os imagináis cómo se tienen que sentir los maestros de vocación que están en la calle?

¿Qué pueden sentir los maestros de vocación que no tienen trabajo y que otros que no se emocionan están en las aulas? Pues mal. Increíblemente mal. Mi amiga está echa polvo. Y como ella otros cientos. Solo me queda tener esperanza de que haya colegios y centros que valoren a los docentes emocionados en vez a los maestros sin vocación? Aunque en alguna ocasiones, me parece una tarea muy complicada. 

Por favor, como decía antes, la educación es algo muy importante. En los centros educativos no solo los estudiantes se forman académicamente sino que crecen como personas. Necesitamos a maestros apasionados, que se comprometan con una educación de calidad y que se impliquen con los estudiantes y familias. ¿Así son todos los maestros que hay en las aulas? Os dejo reflexionando sobre el tema. 

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

comentarios

Clic aquí para comentar

  • Yo creo que en todos los sectores hay gente sin vocación, desmotivados.. pero en el tuyo pero me parece algo mucho más grave ya que de ellos depende mucho y no sólo a nivel enseñanza sino sobre todo a nivel educativo. El lenguaje no verbal es super importante, la manera en que una persona imparte una clase, no sé. Ya te he comentado que he dado con este tipo de maestros y para mí fue lo peor.. muaks

  • Hola Mel, nos conocemos en este mundo 2.0 y me da muchísima rabia como a ti a leerte, lamento lo de tu amiga, tan solo con leerte me han venido lagrimas en los ojos, pues hablas con toda la verdad, el sistema es asi, las personas son asi, existimos padres y maestros que intentamos lo contrario, pero esta claro que el sistema no lo permite, “porque obviamente no puedes ser mejor que yo” asi de simple es el pensamiento tipico de las personas, en lugar de hacer equipo y colaboración para crear un mundo mejor y con una educación mas alla de las calificaciones y estándares, es triste y es la realidad.
    Sabes que nos encanta tu manera de pensar, y todo nuestro apoyo a tu amiga.
    Un abrazote!

  • Por fin y por desgracia veo reflejado en un artículo tuyo la realidad que me ha tocado vivir a mi en las aulas. Aunque también tuve una profe como tu amiga que era pura ilusión, espero que su suerte cambie, se necesita más gente como ellas motivando a los alumnos…Y sí, muchos de mis compañeros se fueron a magisterio porque pedían poca nota, no se escuchaba un “me encantaría enseñar a los niños”…Bss.

  • ¡Hola!
    Por desgracia vivimos en un país en el que la gente cada vez se centra más en cobrar a final de mes que en hacer su trabajo. Obviamente, hay muchos casos en los que no es así y esas personas disfrutan e intentan mejorar día a día. Y en un sector tan importante como es la educación, es muy triste que pasen cosas así. Espero que en un futuro la cosa cambie y el número de profesores con vocación supere a los que no la tienen.
    ¡Un saludo!

  • ¡Hola!
    En toda mi vida de estudiante me he encontrado con muchísimo profesores cada año que no tenía vocación ninguna y que lo único que le importaba era cobrar a fin de mes y no tener que echar horas extra. Son pocos los profesores del colegio e instituto que me vienen a la mente que realmente me hayan enseñado una asignatura o algo en la vida. Pero precisamente eso es lo que están buscando para nosotros y para los que vienen después, crear una sociedad desinformada y con poca cultura que lo único que el importe sea el dinero. Desde abajo no se puede cambiar nada y desde arriba no va a cambiar, así que lo mejor es educar primero a la sociedad fuera de las aulas, intentar cambiar los intereses políticos y que las casas se incluya más la cultura y el estudio independiente.
    ¡Un beso!

  • Por suerte, creo que son más los profesores que desempeñan su trabajo con gran ilusión.
    El problema viene cuando en efecto, como dices, nos encontramos con profesores sin vocación, enseñando a personas (niños, adolescentes, adultos) que va con ilusión a aprender. Creo que a estas alturas deberíamos recordar que la educación es fundamental para cambiar muchas cosas de nuestra cultura que a día de hoy hacemos mal.

    Lamento lo que ha pasado a tu amiga. Es triste ver a tantos profesionales con tantas ganas de dar lo mejor de sí mismos, y no pueden.

  • Hola !!

    Siento lo que le ha pasado a tu amiga . Por desgracia hay de todo como en todas las profesiones .A lo largo de mi vida me he encontrado con maestros de verdad con mayúscula y maestrillos por llamarlo de alguna forma . Es una pena esto que pase esto
    Bss

  • Es triste pero es así. Cada vez hay menos profesores que aman su trabajo y centros a los que no les interesan profesores emprendedores, pero en el fondo puede tener hasta su lógica. Imagínate que llevas decenas de años como docente, y cada vez te recortan más. No te facilitan material para que los críos experimenten o coloreen, cada vez puedes imprimir o fotocopiar menos, ya no se autorizan ni un cuarto de las excursiones que se hacían antes y si a todo eso le sumamos el morro y poco interés que tienen algunos padres de hoy en día, acabas aborreciendo el trabajo. Hasta que no tengamos un gobierno que priorice sanidad y educación, los centros no se podrán permitir profesores con ganas de cambiar el sistema educativo porque no podrán darles libertad.
    Por otro lado, tienes toda la razón, aún hay profesores capaces de humillar a sus alumnos. Mi hermano ha tenido uno este año, el cual tuve yo hace 10 años, y sigue siendo igual de mala persona.
    ¡Un beso!

  • Pues la verdad es que me entristece leer esto porque creo que se trata de una de las profesiones más vocacionales que existen. De hecho yo creo que sea a lo que sea que te dedicas debe gustarte pues esto te motiva para hacer mejor el trabajo pero en concreto la profesión de profesor dedicarte a la enseñanza debe ser vocacional pues sólo así podrás enseñar.

  • Hola, he vivido lo mismo. Es del todo absurdo. Se supone que cualquier gran empresa quiere personal que se implique y que sienta el trabajo como suyo. Eso que cuentas es el mundo al revés y ya lo conozco, repito. Sí, tienes razón cuando dices que muchas personas dirán que no ante la pregunta de si quieren profesores sin vocación, pero del dicho al hecho hay un gran trecho. Una cosa es desear algo y otra muy diferente es llegar a hacerla realidad, para ello hay que trabajar, arrimar el hombro, implicarse, como lo quieras llamar. ¿Las personas se quejan en Facebook llenando su muro de frases que quedan “guays” sobre la vida, la educación, la política, los amaneceres místicos, las manitas de bebés, etc, etc ,etc.? Pues dejaos de zarandajas y vivid en el mundo real, que, a día de hoy, es el que os merecéis. Yo es que “flipo” con la actitud de los padres modernos, muchos de ellos tan exageradamente susceptibles. Creo que han visto muchas películas. ¿Cuántos de vosotros habéis conocido madres que estaban convencidísimas de que su niño era superdotado? No es por deshinchar el globo pero mi gato sabe abrir las puertas. Lo mismo estoy desaprovechando una mina. Salud y paz.

  • yo creo que también muchos maestros se ven abocados a desmotivarse, primero por no poder impartir clases como ellos quisieran, otros por la cantidad de alumnos en clase que hay por profesor, alumnos que faltan el respeto, padres que no educan en casa y creen que los maestros han de hacer todo el trabajo por ellos…
    Lo que esta claro, es que hay muchos profesores, que saben estudiar, pero no saben dar clase, y para ello deberían de hacer oposiciones mas duras , mirando otros aspectos, que no una nota en un examen , y por supuesto que tuvieran que renovar esas oposiciones cada x tiempo.
    un saludo

  • Que tristeza que haya pasado eso a tu amiga, y que tristeza que suceda precisamente por los padres que prefieran a un robot en el aula, vaya que para ese caso mejor que sean clases autodirigidas. Hay de todo maestros sin vocación y maestros con corazón, pero esta en nosotros en que estos segundos sean los que perduren y dejen huella en nuestros hijos, y como padres de familia sensiblizarnos ante las necesidades didácticas de nuestros niños.
    T

  • Me ha sorprendido tu post porque soy una casi graduada en magisterio infantil y te puedo decir que tienes toda la razón!! Hay muchas personas que estudian porque es fácil pero el problema viene cuando empiezan a dar clase y no tienen paciencia o no saben que se tienen que adaptar a las edades en las que impartimos

  • Ohhhh, que lastima por tu amiga!! Ya lo siento!! Porque tienes mucha razon, en mi epoca habia muchos maestros que no tenian vocacion y que parecian que se querian ir de clase incluso antes que los mismo alumnos. Asi que a mi por ejemplo me hubiera gustado que hibieran quitado a esas personas y que hubieran metido a gente como a tu amiga!
    bsss

  • Por supuesto que hay profesores sin vocacion ninguna. Yo creo que se sacaron la carrera poruqe la nota no les daba para otra cosa diferente.
    que despidan a una profesora que disfruta enseñando a los alumnos y que se implique es de lo mas ilogico. Yo tuve excelentes profesoras de matematicas e ingles. Se les notaba que disfrutaban enseñando y “machacandonos” jaajaj. Yo siempre fallaba en un ejercicio d¡en ingles, (cosa rara porque siempre se me han dado de maravilla los idiomas. Con 16 años estudiaba 4 y con excelentes notas). La profesora fue a corregir el ejercicio y me nombro…yo tenia tanto cague que habia hecho pira….La profesora salto al siguiente ejercicio y dijo q no se iba a corregir hasta que yo estuviese en clase. Y asi fue… Me tvo mas de 15 minutos “machacandome” para que entendiese lo que hacia mal.
    Tambien estan los tipicos que te dan la leccion como quie lee el periodico y te quedas dormida….No tienen vocacion o ya no les interesamos.
    Desde luego, donde haya un profesor con ganas de enseñar aunque se cambien las formas, si funciona, que se quiten los demas.

  • Una verdad demasiado incómoda como para creerla. Al entusiasmo por hacer cosas las empresas lo suelen cortar, porque no nace de ellos…los directivos a quienes “pagan” más para que hagan más…pero ¿y si en realidad hicieran menos?

  • Mel, te diría que es increíble y que no me lo puedo creer pero…lo creo porque lo he vivido hace muy poco. No han despedido a esta profesora porque esta en un colegio publico y tiene su plaza. Imagino que la dirección del colegio esta contenta con ella. Pero el caso que te cuento es de quejas ¡de padres! Increible pero cierto Mel.
    Padres que se quejan de una profesora que trabaja con cada alumno de forma individual, que conoce a cada niño como persona, que intenta sacar lo mejor de cada uno, que apuesta por pedagogías alternativas, que valora la educación emocional….¡que tiene vocación!
    ¿qué esta pasando?
    Podría seguir hablando pero me faltarían años para expresar mi asombro y tristeza ante estas acciones.
    Bravo por tu amiga y seguro que encontrará un sitio mejor y que valoren lo que realmente vale.
    Besos y excelente post Mel.

  • Yo me reconcilié bastante con la profesión el día que dije en voz alta que hay malos profesores. Igual que hay malos abogados y malos fontaneros. Profesores que no leen o que no escriben. Profesores que se toman como una ofensa a su alta dignidad que sus alumnos no hagan los deberes. Que mandan a los niños con los que no pueden al despacho del director. Profesores a los que les molestan los compañeros que les sacan los colores. Profesores que no estudian. Profesores que no están en el mundo. Profesores sin entusiasmo, que no sonríen nunca…

Mel Elices escribe este blog

¡Memoryteca está de aniversario!

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress