Educación Pedagogía

Las matrículas de honor no aseguran que los maestros tengan vocación

Posiblemente, muchos estudiantes estén decidiendo (o ya lo hayan hecho) la carrera que quieren hacer para seguir formándose. Algunos de ellos estarán decepcionados porque no han obtenido la nota necesaria para entrar en la facultad. Y otros, estarán súper motivados porque con sus matrículas de honor y estupendas calificaciones pueden acceder a casi cualquier grado.

De todos esos estudiantes, son muchos los que elegirán magisterio por vocación. Pero hay otros que se matricularán en la carrera porque crean que ser maestro es sencillo y requiere poco esfuerzo. Lo que está claro es que las matriculas de honor ni los aprobados son suficiente para enseñar. 

Obtener matrículas de honor en la carrera no significa ser un maestro de corazón

Ojo, no estoy quitando importancia a las calificaciones. Obviamente, asimilar la teoría de cualquier carrera es muy importante para ser un buen profesional. Pero no es suficiente. Ni mucho menos. Obtener sobresalientes en selectividad o en el grado significa exactamente eso: que los estudiantes se han aprendido los apuntes y han aprobado con éxito los exámenes. Pero, ¿y si no tienen vocación alguna? 

Y esto se aplica a casi toda las profesiones. ¿Qué me decís de los médicos? Un estudiante de medicina puede haber sido brillante en su carrera académica pero quizás luego, no sepa cómo tratar a los pacientes. O lo que es peor: tenga empatía y sensibilidad nula. Desgraciadamente, en la mayoría de ocasiones se piensa que va a ser mejor el alumno con matrículas de honor que el de “solo aprobados”. Y eso no es cierto.

Pero obtener cincos y sietes tampoco asegura ser un buen maestro

Los estudiantes que han sacado durante la carrera de magisterio o en selectividad más cincos que matrículas de honor tampoco significa que vayan a ser maestros de corazón. No significa que se vayan a implicar con los alumnos y sus familias. Y tampoco significa que van a luchar por una educación de calidad y fomentar un aprendizaje activo. No significa que se vayan a tomar en serio su trabajo y hacerlo lo mejor posible.

Sin embargo, los estudiantes que tienen un inferior expediente académico que otros alumnos, tienen más complicado acceder a un trabajo. Y eso para mí tampoco es justo. Cuando estos estudiantes estén delante de un entrevistador casi siempre se tendrán que enfrentar a la siguientes preguntas: “¿y por qué tienes unas calificaciones tan bajas?”, “¿no tienes matrículas de honor en la carrera?”. Y en algunas ocasiones, perderán una oportunidad.

Entonces, ¿qué es lo que asegura ser un maestro de corazón?

Pues para mí, la vocación, el interés, las ganas y la implicación. Eso es lo que asegura ser un maestro auténtico. Los estudiantes que se han matriculado en magisterio porque era lo más fácil y lo que requería menos esfuerzo, tendrán unas prácticas increíblemente complicadas. Es un aula cuando te das cuenta que ser maestro no tiene nada de sencillo y que por el contrario de lo que se pensaba, hay que invertir mucho esfuerzo.

En ese caso, los tutores de prácticas deberían hablar con los alumnos concretos y darles su opinión de por qué no deberían seguir con la carrera. La enseñanza no debería ser un juego. Y está claro que debería ocupar un lugar importante en las tareas pendientes del gobierno. Pero, si un estudiante de magisterio sin ganas ni vocación consigue aprobar las prácticas, la carrera y acceder a un trabajo, no es culpa del gobierno. Al menos no en su totalidad. 

Más talento, implicación, ganas y vocación

En vez de dar tanta importancia a las matrículas de honor o a lo cincos. Está claro que entre los estudiantes que han obtenido sobresalientes habrá futuros maestros maravillosos y fantásticos. Pero también los habrá entre los que obtengan cincos y sietes. El talento, la implicación, las ganas y la vocación no se miden por las calificaciones ni las notas. Y creo que de verdad que eso es lo que necesita la enseñanza. 

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

comentarios

Clic aquí para comentar

  • Totalmente de acuerdo.l, que alguien tenga muy buenas notas, incluso matriculas de honor no significa que tenga vocacion o siva para maestro. Yo en mi vida de estudiante he visto muchos maestros que se les notaba que no tenian vocacion y eso que en su epoca eran coquitos, asi que doy fe de ello ppr mi misma
    Bss

  • Hola! yo creo que saber estudiar no es sinónimo de saber enseñar o ser buen maestro o profesor.
    Yo creo que hay muchos con notas de 5 que quizás no sean capaz de aprobar una oposición, pero que sean unos maravillosos maestros.
    Yo soy de las que piensan que las oposiciones deberían de estar prohibidas, y que todos los maestros deberían de pasar pruebas con alumnado todos los años, porque de verdad, que el saber aprobar una oposición no significa que tengan pasión por una asignatura.
    Es igual que profesores con 70 años que no se quieren jubilar por que se aburren en casa… hay que dejar paso a la juventud, y fomentar la pasión por aprender

  • Que interesante me ha parecido este post.
    Justamente estoy en el proceso de elegir que estudiar, y muchas veces se me ha pasado por la cabeza ser profesora, es una idea que no descarto.
    Creo que tienes mucha razón en lo que relatas, he conocido a personas que enseñan muy bien sin haber estudiado nada acorde, y otras que por muy buenas calificaciones que obtuvieron en la carrera no logran hacer entender lo más simple.
    Creo que, el enseñar es algo que se aprende solo en el aula, si que también se debe sentir y amar.
    Muchas gracias por esta gran entrada.

  • Ay mi querida Mel, pues que te digo
    Creo que es algo integral, entre la vocación, la habilidad y la capacidad de transmitir del profesor y claro el tutoreo y seguimiento en casa por parte de los padres de mi familia.
    No es una fórmula mágica pero creo que indirectamente si tiene que ver la vocación en ello, (aunque no del todo)
    Saludos

  • Estoy de acuerdo con tingo, tener buenas notas solo significa que los estudiantes han aprendido la lección pero no significa que tengan vocación y no hay nada peor que un estudiante sin ganas que consiga pasar las pruebas sea de la rama que sea. Yo creo que las calificaciones no miden realmente las ganas, la implicación y la vocación de un profesional y no deberíamos dar tanta importancia a las matriculas de honor, puede haber futuros profesionales maravillosos que tengan notas estupendas pero también los puede haber teniendo notas un poco más bajas . Me ha encantado tu post. Un beso.

  • Hola Mel, esta frase tuya lo resume todo “para mí la vocación, el interés, las ganas y la implicación”. Podría extenderme y contarte un rollazo por alargar el comentario pero es que esas son, para mí también, las bases para ser un buen maestro. Obviamente los conocimientos son muy importantes y también el saber impartirlos pero vamos, lo primero es lo primero y es justo lo que tú apuntas. Muakss

  • Es radicalmente cierto que para casi todo en la vida hay que tener don. Los profesores sin vocación abundan, pero lo que más abunda es la dirección sin don. Se supone que un directivo de un colegio debería ser el primer gran gestor de personas, no sólo porque es directivo (se le podría exigir también a un directivo de Coca-Cola) sino porque está en una red o comunidad de personas. Aprender es sinónimo de persona. No existe nada más en el reino de lo real que aprenda. Y muchas veces, demasiadas, los directivos de los colegios actúan como si fueran directivos de Coca-Cola. Y no son botellas o latas lo que venden. Son personas. Me refiero a los profesores. El día que la educación deje de ser una relación de vendedor-comprador habrá comenzado a ser realmente humano. Sin menoscabar que los colegios deben sobrevivir y tener medios. Eso es claro. Pero no puede haber tal división. En cierta medida se podría hablar de una esquizofrenia docente.
    Un abrazo. No sé si has visto que he encontrado trabajo estable. En la librería TROA. En agosto empiezo.

  • Exacto, no siempre todo depende de unos números, todo va más allá. Es más, me atrevería a decir que muchas veces los buenos maestros (lo que me tocó a mí vivir) a veces te bajan la nota si ellos ven que no estás dando todo lo que puedes dar de ti mismo cosa que me parecía mal de aquellas, pero que a día de hoy comprendo y creo que hicieron por mi bien, porque empecé a descarriarme y gracias a eso pude seguir siendo la alumna ejemplar de siempre…

    ¡Un besazo!

  • ¡Hola guapi! Entiendo totalmente todo lo que dices, yo he estudiado magisterio y me arriesgaría a decir que un 30% como mínimo de mis compañeros habían acabado en esa carrera por descarte, o por hacer algo fácil, esa es la pena de esta carrera. Al igual que tu pienso que magisterio tiene que ser pura vocación, he visto muchos maestros que se nota que para nada trabajan en lo que le gusta y eso obviamente repercute en los niños a los que dan clase. Respecto a las notas, también estoy de acuerdo en que unas buenas notas no significan todo, de hecho a mi parecer y por desgracia, yo siento que en mi carrera no hemos salido bien preparados, prácticamente solo hemos visto teoría y mas teoría y la práctica que hemos visto ha sido solo durante los 6 meses de prácticas.
    Muak 🙂

  • Pienso igual que tú hay que elegir la profesión no como una vía de conseguir trabajo y dinero sino realmente que sea algo que nos guste hacer, nos sintamos realizados y nos haga felices porque de ello dependerá como ejerzamos nuestro trabajo y al final en el caso de los profesores eso influyé en sus alumnos directamente. Un saludo.

Mel Elices escribe este blog

¡Memoryteca está de aniversario!

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress