Educación Pedagogía

"Mi maestro me ayudó a superar la muerte de mi abuelo"

Antes de acabar las clases particulares que imparto a estudiantes de quinto y sexto de primaria, les pregunté qué tal habían sus días en los centros educativas y qué tal habían conectado con sus maestros. Las respuestas fueron de las más diversas: profesores que eran los mejores, profesores que solo se sentaban en las sillas, profesores que mandaban muchos deberes y profesores que hacían los exámenes muy complicados. Entre todas ellas, me encantó una en concreto. “A mí mi maestro me ayudó mucho a superar la muerte de mi abuelo”.

No me entendáis mal, no me alegra ni me encanta que fallezca un miembro de la familia de un estudiante, sino que un maestro auténtico ayude a superar algo como eso a un niño. Casi al terminar el tiempo de las clases particulares le dije al alumno que si quería compartir con los demás alguna experiencia o algún pensamiento. Y nos transmitió a todos lo que hizo su profesor. Comentaba que cuando llegaba a clase siempre encontraba un mensaje de ánimo escrito en un papel en su mesa y que siempre le preguntaba cómo se sentía. Durante un par de meses, el maestro empezaba sus clases con juegos cortos pero increíblemente divertidos y las terminaba de igual manera.

Antes de que empezaran a llegar sus padres, los demás estudiantes abrazaron al niño que había tenido que vivir la muerte de su abuelo y en ese momento me di cuenta una vez más del gran corazón que tienen todos. Cuando se fueron, no podía evitar guardar la sonrisa que se dibujaba en mi cara. Había escuchado el testimonio de un maestro de corazón en estado puro. De un maestro que es capaz de empatizar con los estudiantes, que es humano, sensible y comprometido. De un maestro que mira más allá de las calificaciones, de los exámenes, de los deberes y de las pruebas. De un maestro que sin duda alguna, se merece ser increíblemente valorado y reconocido.

Al igual que ese profesor en concreto, habrá cientos como él. Pero reflexionemos un poco, ¿creéis que a todos les dejan actuar de esa forma? ¿creéis que en todos los centros educativos prima la humanidad y la sensibilidad? Desgraciadamente, he sido testigo de despidos y no renovaciones de contratos de amigos que intentaban hacer las cosas diferentes, que intentaban educar para la vida, que intentaban enseñar herramientas y estrategias útiles a los estudiantes para que cuando salieran de las aulas, no se sintieran vacíos. Amigos y maestros de corazón que han tenido que escuchar en boca de padres, compañeros y directores que su labor no era bienvenida en el colegio, que tenían que ser más autoritarios y dar importancia a la disciplina.

Desde mi punto de vista, creo que la educación tradicional basada únicamente en contenidos y objetivos académicos está totalmente obsoleta. También pienso que está muy anticuado el rol docente autoritario, inflexible, poco comprensivo y transmisor de conocimientos puros y duros. Pero a pesar de que en España tenemos uno de los índices más altos en fracaso y abandono escolar, parece que algunos maestros y centros educativos se niegan a cambiar de estrategias, de metodologías y no ceden a intentar probar algo nuevo con los estudiantes. Todavía creen que son los alumnos y las familias las que se tienen que adaptar a los docentes y no al revés.

Precisamente por eso, me emociono cada vez que leo o escucho una historia de un maestro de corazón. Me emociono porque aun creo que todavía queda esperanza para la educación, que aun queda esperanza para esos profesores que están dándolo todo cada día, que aun queda esperanza para los estudiantes, que aun queda esperanza para las emociones y los sentimientos en las aulas. Sí, está claro que todavía queda esperanza. Pero el compromiso de la sociedad con esos maestros es valorarlos, es comprenderlos, es reconocer su trabajo y lo mucho que se esfuerzan. El compromiso de la sociedad es abrir sus mentes y observar como los contenidos académicos y el bienestar emocional y personal, la felicidad y el estado de los estudiantes es igual de importante para una formación y desarrollo íntegro de las personas.

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

Añadir comentario

Clic aquí para comentar

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress