Educación Pedagogía

Necesitamos un sistema educativo renovado y sin leyes absurdas

Desgraciadamente, no es ningún secreto que la educación española esté pasando por un pésimo momento. Se aplican leyes inútiles, documentos que no sirven para nada y cambios que en vez de avanzar en este tema tan importante para las personas, hacen que se retroceda aún más. Hace un par de semanas, me pregunté a mí misma qué es lo que cambiaría de la educación y del sistema educativo y a pesar de ser un interrogante complejo pensé en un montón de respuestas en cuestión de minutos.

Se me ocurrió la idea de que al igual que yo, podría haber alguien que se plantease la misma pregunta y propuse en las redes sociales y a algunos compañeros de profesión y estudio un proyecto en el cual escribiesen un breve documento en el que expresasen los cambios y reformas que harían ellos en el Sistema Educativo de nuestro país. Y la verdad, que al leerlo se han expuestos cosas muy interesantes, que el gobierno podría aplicar sin demasiado esfuerzo y que seguramente la educación evolucionaría por el buen camino. Así pues, vamos a intentar dar respuesta al título de la entrada: “¿Qué cambiarías de la Educación?

La opinión de Anna A. Miranda, mediadora en Fundación Once para la atención de personas con sordoceguera y estudiante de Pedagogía.

Hay tantas cosas que cambiaría de la educación y de la escuela actual… ¡el cambio debe ser paradigmático! Aun así, nombraré solo algunos aspectos que creo esenciales: Eliminaría de la escuela todo elemento que promueva la competitividad y trabajaría desde la colaboración, desde la construcción tanto individual como colectiva del conocimiento. Por otro lado, como ya se está llevando a la práctica en diversos centros, huiría de segmentar el conocimiento en materias, en la vida real esto no es así y el aprendizaje, para que sea significativo, debe estar estrechamente vinculado con el mundo real. Y no debemos olvidar la importancia de una mirada de respeto absoluto hacia el niñ@, debemos ver al niñ@ como persona que es y no como persona que será.

Blog:  http://princesa-verde.blogspot.com.es/ 

La opinión de Lucía Moro, profesora de Lengua y Literatura en Educación Secundaria.

En infantil sería interesante que se reforzara mucho todo lo que tiene que ver con moverse, salir, pasear, conocer el entorno y no tanto rutinas de dibujo y juego simbólico. Animales, plantas, frutas, verduras. Que no lleguen a primaria sin saber que una vaca es más grande que un perro y cosas así. Ven muchas ilustraciones, dibujos bonitos y pocas fotos y cosas reales.En primaria deberían centrarse mucho más en lenguas, matemáticas, experimentación y en interpretación (técnicas de estudio).

Primero tienen que poderse expresar oralmente, luego por escrito y por último abordar temas de ciencia desde los textos. Veo que les enseñan las clasificaciones de las plantas y animales cuando no distinguen la lechuga del repollo. Primero la experiencia, luego avanzar en lo teórico. Total, para que aprendan esas clasificaciones más adelante, no hay problema. (He tenido que estudiar algunas para ayudar a mi sobrina) Y muuucho más arte (música, dibujo, pintura, teatro) y deporte (que les ayudará en su desarrollo global.

En secundaria creo que la división por años es contraproducente. Sólo deberían haber materias cuatrimestrales correlativas optativas/talleres (fotografía, teatro, dibujo, pintura, química, física, inglés, portugués, fútbol, baloncesto, atletismo, guión, contabilidad, periodismo, etc.) con niveles y un mínimo de materias obligatorias a lo largo de los 5 o 6 años de escuela. (Ej: Obtienes el título si apruebas matemáticas 4, lengua 4 y 80 materias cuatrimestrales elegidas a gusto, por ejemplo).

Cada chico podría elegir su trayectoria y aprenderían más y mejor porque sería por gusto que elegirían las materias, compartirían aulas con chicos distintos de edades distintas enriqueciendo su experiencia. No creo en la educación secundaria obligatoria que lleve a un chico a ver matemáticas avanzadas o memorizar hechos históricos cuando no tiene predisposición o facilidad para ello. En un marco así no habría eso de repetir cursos (porque no habrían años,) sólo se desaprobarían materias sueltas que se podrían o no recursar.

En todos los niveles menos alumnos y más docentes (dos docentes por curso en primaria, por ejemplo, en el aula a mismo tiempo) . Y grupos de no más de 20. Así se podrían trabajar en la diversidad atendiendo a cada mundo que es un alumno.

La opinión de Verónica García, maestra de clases de apoyo.

Creo que tener muchos colegios en un mismo barrio es un error, creo que se podrían hacer colegios mas grandes y así reunir en un mismo lugar más recursos, tanto profesionales como materiales. Por otro lado, también opino que podría haber una serie de asignaturas “ambulantes” cambiantes en cada trimestre, estilo: primeros auxilios, ecología, economía domestica… en los que las clases fueran completamente practicas. Creo que tiramos demasiado de libros y enseñamos poca practica.

También creo que deberían estar abiertos a la comunidad y no con esas pedazo de rejas con las que cuentan ahora… si el colegio fuera un sitio mas atractivo no creo que muchos niños quisieran escapar ¿no?. Aunque sé que estas cosas también se hacen por “los padres”. Incluso cambiaría el horario, no sé como será en tu comunidad, pero aquí es jornada continua de 9 a 14. En invierno resulta demasiado temprano, sobre todo para el alumnado de infantil. Por supuesto opino que la educación debería separarse definitivamente de la política y que las leyes que la rigen fueran hechas por verdaderos profesionales de la educación, con sus diferentes ideologías… y llegar a acuerdos mediante consenso.

La opinión de Carmen, colaboradora en grupos de educación en redes sociales.

-Apuesta por una educación inclusiva de calidad, no una mera declaración de buenas intenciones, cambiar la dinámica del aula, aprendizaje colaborativo vs competitivo.

-Cambiar lenguaje, sustituir profesor de educación especial u otro nombre por profesor de apoyo a la inclusión, colocación de sillas en el aula, en circulo es mejor.

-Generar curiosidad en el alumnado para lograr aprendizajes significativos. Para ello hay que salir de fichas, libros de texto y zonas de confort.

-En torno a las evaluaciones psicopedagógicas que dejen de ser obstáculos a la inclusión. Es un derecho y además es condición indispensable para una educación de calidad. Esto es posible porque se hace en muchas escuelas, no es mas caro, por lo que no nos debemos escudar en la crisis.

-Acabar con el modelo medico que se ha instalado en las escuelas y apelar a un modelo social para atender a la diversidad, a las necesidades de cada niño del aula.

-Trabajar y educar las emociones. Sin emoción no se aprende y si no empatizamos con nuestro alumnado tampoco. Cada niño, cada niña es un individuo bio, psico y social. Inseparables estas esferas.

La opinión de Gloria, colaboradora en grupos de educación en redes sociales 

Yo personalmente pienso que lo que hace falta para cambiar la educación es primordial que el profesor sea innovador y creativo. Hay que dejar de lado las fichas y ponerse al día con las nuevas tecnologías (pizarra electrónica, ordenadores…). También hacer explicaciones basadas en la experiencia, y utilizar los recursos que tenemos ( materiales, patio, si hay campo, si hay playa…) y sobretodo partir de aquello que el alumno quiere aprender (es arriesgado, pero puede ser muy interesante).

La opinión de Elizabeth Polanco, colaboradora en grupos de educación en redes sociales

Yo cambiaría muchísimas cosas pero los problemas más gordos están en la base. Cambiar la mentalidad de la sociedad es muy difícil. Hoy en día no dejan a los niños resolver sus pequeñas dificultades, se les da todo hecho. Los gobiernos deberían invertir todo en educación pues es el futuro. Sin una valoración social del maestro y sin una base de padres que inculquen respeto toda estrategia educativa se hace mucho más complicada y más aún con unas ratios de 28 o más alumnos.

La opinión de Bea, colaboradora en grupos de educación en redes sociales 

Pues para mí lo importante es que por fin se haga una ley de educación hecha por profesores, maestros, elaboradas de verdad por la gente que estamos ahí día a día…si eso se consigue, se establece y no se cambia cada vez que se cambia de partido…el resto se podrá ir mejorando y con ello la calidad de nuestra educación.

La opinión de Ofelia Novo, pedagoga y graduada en Magisterio de Primaria. 

En primer lugar lo que cambiaría es el estilo pedagógico que más impera en la escuela: el de transmisión de conocimientos. Creo que este estilo además de poco eficaz, aburre a los niños y los frustra, eliminando su potencial y creatividad. En mi opinión es mucho más adecuado que los niños aprendan explorando su entorno, experimentando, descubriendo el mundo que les rodea y expresándose de diversas maneras. Eso por supuesto no se consigue sentado en una silla escuchando a un señor hablar.

Muy relacionado con esto se encuentra el tipo de materias que se enseñan en los colegios. Está claro que las matemáticas son muy necesarias, pero también el arte o la educación emocional. Creo que el sistema además de hacer personas instruidas debería crear personas felices y responsables consigo mismo y con los demás. Yo pondría este objetivo como prioridad. Por otra parte creo que los exámenes y más como se encuentran planteados en la actualidad son un grave error. Estamos tipificando a los alumnos como niños de 7, de 5, o de insuficientes.

Eliminaría sin duda alguna este tipo de pruebas y más aún este tipo de notas. Además, estamos evaluando a todos los niños en base a criterios comunes, sin tener en cuenta las distintas habilidades y capacidades. Por último, cambiaría del sistema a todo aquel profesor que no realizase su trabajo con verdadera vocación, intentando superarse y renovarse día a día. Creo que todas aquellas personas que están en la escuela para cumplir un horario y cobrar a fin de mes, sin involucrarse realmente en su trabajo, deberían estar fuera. La educación es algo muy importante que solo debería estar en manos de aquellos que realmente sientan pasión por la enseñanza.

Opinión de Mel, humilde servidora, educadora infantil y estudiante de Pedagogía.

Creo que pocas cosas voy a añadir a las opiniones de mis compañeras. Estoy de acuerdo en absolutamente en todo con ellas. En primer lugar, suprimiría las calificaciones y los exámenes, pues se está poniendo un simple número a un niño/a sin evaluar nada más. Los niños/as son mucho más que un boletín de notas al terminar los trimestres. Me parece vergonzoso que en la mayoría de colegios sólo se tenga en cuenta los resultados obtenidos en las pruebas y si no se llega a la calificación acordada, es decir, un cinco, directamente al suspenso.

Daría más importancia a la Educación Artística, a la Educación Musical, a la Educación Física y a la Educación Emocional. Estoy de acuerdo que las matemáticas (como decía Ofelia más arriba) son importantes, ¿pero qué hay del desarrollo de la creatividad, la espontaneidad y el compañerismo que se dan en las asignaturas citadas anteriormente? Sé que en algunos centros ya se están cambiando las medidas y la verdad que es de agradecer.

No le veo los beneficios a eso de empezar a leer y a escribir en el Segundo Ciclo de Educación Infantil. De hecho, no sé si sentirme horrorizada ante esta situación. En la Escuela Infantil donde trabajaba hace tiempo, los niños de 2-3 años pasaban aproximadamente una hora y media sentados en una silla haciendo cuadernillos y empezando hacer las vocales. Por favor, son niños de tres años máximo, ¿no deberían estar en el patio manchándose de arena o viendo las flores o identificando las emociones propias y las de los demás?

Y por último, (aunque podría escribir muchas cosas más, pero el post se haría eterno), despediría a aquellos docentes que están porque “magisterio no pedían tanta nota y hay muchas salidas”, a los que no respetan a los niños tal y como son, a los que no “exprimen” al máximo su creatividad, optimismo e ilusión por cada cosa, a los que no viven su profesión y no disfrutan de cada momento con los niños. A ser justos, hay miles de graduados y licenciados que están en la calle y que se tomarían en serio esto de ser profesor.

A los lectores que echen un vistazo a esta entrada del blog: ¿vosotros qué cambiaríais de la educación? ¡Os animo a que dejéis algún comentario con vuestras opiniones, todas son bienvenidas!

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

Añadir comentario

Clic aquí para comentar

  • En primer lugar creo que se nos olvida la educación emocional, enseñar a ser, aunque aparezca como objetivo de todos los Planes de Acción Tutorial, queda en el aire, no se trabaja y mucho menos se prepara al profesorado. Es una asignatura pendiente. En Infantil, creo que todo lo que sea manipulación y vivenciar su entorno es necesario. Primaria adolece de una buena estructura de contenidos en las áreas instrumentales y demasiado peso en lengua extranjera. Los centros tienen que contar con más profesores de apoyo e incorporar a otros, como DUE, integradores Sociales y fomentar más las escuelas de padres, que estén más a nuestro lado y no enfrente.

  • Interesantes muchas de las ideas… Siempre me ha parecido que los centros educativos lucen más como cárceles, yo les haría más canchas de muchos deportes, incluso piscinas, los estudiantes podrían aprender a tocar instrumentos musicales, danzas, aulas con tecnología en especial aplicaciones educativas computarizadas creadas en las facultades universitarias, las facultades de educación deberían dejar tanta teoría y realizar elementos más prácticos y educativos desde aplicaciones para pc hasta dinámicas de clase en los colegios…

    • Es muy interesante lo que planteas Juan, sobretodo por la variedad de conocimientos, pero considero que la escuela, como parte de una comunidad, debería hacer uso de espacios públicos y comunitarios, piscinas municipales, centros culturales… Me parce muy acertado que desde la universidad se trabaje en dirección a la escuela de manera práctica. La teoría al final surge del interés por dar sentido y fundamentar lo que realizamos. La investigación docente surge de la motivación por cambiar ciertos aspectos de la educación y la escuela.

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress