Educación Escuela para padres

Pasar tiempo con los niños es más importante que los regalos

Todos sabemos de sobra, que vivimos en un sociedad y en mundo consumista. Que incluso algunas familias viven por encima de sus posibilidades y que los valores más importantes para el día a día, se están perdiendo entre tantas cosas materiales. El otro día, hablando con una conocida me contaba que el cumpleaños de su hijo de siete años estaba cerca y que estaba pensando en las cosas que le iban a regalar.

Entre ellas evidentemente, se encontraban únicamente juguetes. Juguetes que posiblemente después de una semana o dos se cansaría de ellos y los dejaría apartados. Ojo, no estoy diciendo que los niños no tengan que recibir regalos o juguetes en fechas señaladas. ¿Pero son necesarios tantísimos? Muchas veces los padres, piensan que el cariño de sus hijos está vinculado a lo caro y a la cantidad de regalos que ellos reciban, cuando en realidad se están olvidando de lo más importante: el cariño y la dedicación.

Hay situaciones en las que ambos padres trabajan y tienen que llevar a sus niños a escuelas infantiles hasta elevadas horas de la tarde. O bien, los cuidan algunos familiares. Y ellos, lo único que piensan es que no pasan el tiempo suficiente con sus hijos y creen que haciéndoles regalos, creen que comprándoles lo que ellos quieren, podrán conciliar de alguna manera esa carencia.

Es totalmente comprensible, que en los días en los que vivimos los progenitores tengan una vida laboral excesivamente activa, pero es recomendable, que el poco tiempo que puedan pasar con sus hijos que sea de calidad y de absoluta dedicación a ellos. En mi opinión, sustituyendo el cariño y el afecto por un montón de regalos, simplemente hace que esos niños crezcan en el egoísmo y que posiblemente no tengan mucha solidaridad el día de mañana.

Es verdaderamente curiosa la respuesta de gran parte de los niños (afortunadamente también los hay más concienciados) a la pregunta: ¿qué es lo que quieres para tu cumpleaños? Inmediatamente, te expresan una lista enorme con una cantidad de juguetes que ni siquiera les van a caber en sus habitaciones. Y en casi todas las veces, la culpa de ese consumismo infantil, de esas expectativas de tener un montón de regalos en las fechas más señaladas, no es de los niños, sino, efectivamente de los padres y de los familiares. Un niño pequeño (ni ninguna persona, creo yo), necesita una cantidad desmesurada de regalos para ser feliz ni para tener ilusión. Los niños, no necesitan tener los juguetes más caros de la tienda, ni los muñecos que están ahora de moda. Ni mucho menos.

En muchas ocasiones, los más pequeños lo único que quieren es sentir el cariño, el calor y el afecto de sus padres. Notar que, ellos les dedican el tiempo necesario, sentirse queridos y compartir experiencias juntos. Quizás con dos juguetes para el día de su cumpleaños sea suficiente si los adultos juegan y se divierten con ellos. Porque eso realmente, es lo que más adoran los hijos. Desde hace bastante tiempo, hemos vinculado los juguetes y las tradiciones con la felicidad y con la ilusión. En mi opinión, los padres tendrían que equilibrar esas teorías y explicar en cada momento que el materialismo no es lo más importante en la vida.

Como he dicho antes, no pretendo ser una “antijuguetes”, ni mucho menos. Pero si una defensora de los regalos educativos, con significado y con valor. Como por ejemplo pasar un día en familia en un parque de atracciones, ir un fin de semana de acampada, ir de excursiones a conocer nuevas ciudades. Juegos para pasar tiempo en familia, material educativo para fomentar capacidades y aptitudes,  cuentos para contar por las noches y fomentar el vínculo de proximidad entre padres e hijos… Seguramente ellos, aprecien más esas cosas que un salón lleno de muñecos, de peluches o de videojuegos. Es imprescindible que los padres tengan en cuenta las siguientes cosas:

-Hay que enseñar a los niños que dar y compartir cosas también causa una satisfacción a la hora de hacerlo. Esto, hay que empezar a decírselo cuando ya sea consciente de las cosas. Explicarles que regalando juguetes que ellos ya no utilizan, pueden estar ayudando a otros niños.

-Educarles en lo que es realmente necesario: hacerles ver que tener el último juguete que ha salido en el mercado no es importante para el día a día y explicarle que no lo necesita para ser feliz.

-Enseñarles el valor de las cosas: hablarles de lo que realmente importante, por ejemplo de tener una familia que le quiere, que le comprende, que tiene un lugar para vivir y para formarse…

-No se puede tener todo lo que se quiere: enseñarles que no se puede tener todo lo que desean, ayudarles a entenderlo, a empezar poco a poco a comprender la situación de lo que es realmente valioso.

-La televisión puede ser un peligro: todos sabemos que las campañas televisivas de marketing de juguetes (y más en esta época del año), son muy agresivas. Los niños pueden ver los anuncios y pueden hacerles ilusiones, pueden crearse expectativas y esperanzas. Hay que explicarles que algo material no lleva a la felicidad y que no es más feliz quién más tiene sino el que menos necesita.

Desde mi perspectiva, los mejores regalos no se compran, no están en centros comerciales, no están expuestos en las estanterías de las jugueterías. Animo desde aquí a los padres (y a los abuelos, que en muchas ocasiones son ellos los que más regalos hacen), que prueben hacer cosas en familia, que se dediquen tiempo de calidad mutuo, que fomenten valores importantes, que eduquen a sus hijos haciendo hincapié en la solidaridad y en el consumo responsable. Porque quizás, muchas veces, los mejores regalos, sean las risas, los abrazos, los besos y las caricias. Y eso, amigos y amigas, no es lo más caro del mercado.

Etiquetas

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

Añadir comentario

Clic aquí para comentar

Mel Elices escribe este blog

¡Memoryteca está de aniversario!

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress