Portada » Blog » Educación » Pedagogos terapeutas: empáticos, solidarios y llenos de luz
Educación Pedagogía

Pedagogos terapeutas: empáticos, solidarios y llenos de luz

Hace poco tuve la oportunidad de asistir como observadora a un centro educativo de educación especial de mi ciudad. Y no me equivoco cuando digo que creo que ha sido una de las experiencias más enriquecedoras que he tenido desde hace tiempo. Muchas personas cuando escuchan la palabra docente casi siempre piensan en los maestros de educación infantil, de primaria y en los profesores de las siguientes etapas educativas. 

Parece que en muchas ocasiones se les olvida que hay otros profesionales llenos de luz, de cariño, y de vocación: los pedagogos terapeutas.

Pedagogos terapeutas: grandes profesionales vocacionales

Maestros que como los anteriores citados vuelcan el corazón en lo que hacen y, que en cada jornada de trabajo se esfuerzan al máximo por mejorar y ofrecer una educación de calidad a sus alumnos. Ellos son pedagogos terapeutas: maestros especializados en educación especial. Sí, esas grandes personas que una gran parte de la sociedad ni siquiera recuerda.

Desde hace mucho tiempo les he admirado. Creo de verdad que forman parte de los héroes del sistema educativo que tenemos. Y poder ver en directo cómo trabajan, lo que hacen en cada clase, sus habilidades como profesionales y personas, ha sido algo increíble y que no voy a poder olvidar en bastantes años. Viven su trabajo. Y eso, se les nota muchísimo en la mirada. Una mirada llena de cariño, paz, emoción e ilusión que intentan transmitir desde buena mañana a sus estudiantes.

Pedagogos terapeutas: en busca de la igualdad en clase

Niños y niñas que como todos los demás, necesitan ser escuchados, valorados, motivados y respetados. Y en eso, los pedagogos terapeutas son expertos. La ternura con la que hablan, su comprensión, su empatía, solidaridad y su gran corazón, hace que te sientas rápidamente orgullosa. Orgullosa de saber que los alumnos con necesidades educativas especiales, cuentan con un gran apoyo. Un apoyo incondicional.

Ellos, son los que ayudan a los niños y niñas a ser más autónomos, a tener un buen concepto de sí mismos. Les ayudan a valorarse. Les brindan oportunidades para desarrollar sus habilidades sociales, su creatividad. Son los que crean un ambiente lo más acogedor posible para que los estudiantes se sientan cómodos y sin ningún tipo de presión. Son los que velan por su bienestar, por su seguridad, y también por su felicidad. Hacen todo lo posible para que sonrían y para que disfruten de su día.

Sensibilidad, profesionalidad y conciencia

Maestros que trabajan en cada momento atendiendo a la diversidad, adaptándose a los alumnos para conseguir un adecuado proceso de aprendizaje. Docentes que aplican en cada jornada su increíble sensibilidad hacia las personas, transmitiendo siempre serenidad, tranquilidad y seguridad. Maestros que también se encargan de concienciar a las personas sobre lo que hacen. Sobre la importancia que tiene una educación de calidad de todos y para todos.

Maestros que se enfrentan a nuevos retos cada día. A nuevas experiencias y también a nuevos aprendizajes y  que se involucran con los alumnos y sus familias, que siempre quieren lo mejor para ellos. Docentes que asesoran, orientan y apoyan a padres y madres luchadores que pueden perder en algún momento las fuerzas. Maestros que nunca se dan por vencidos, que están ahí incluso en las adversidades.

Pedagogos terapeutas: maestros con un gran corazón

Maestros que educan con amor, con valores y desde el corazón. Docentes que sacan sonrisas, dan cariño y empatizan con los alumnos. Maestros que sin duda alguna tienen una luz increíblemente especial dentro de ellos, y la aprovechan al máximo en su día a día. Profesionales increíbles que creen al cien por cien en sus alumnos, en sus talentos, en sus habilidades y en su esfuerzo. Que tienen en cuenta sus emociones, sus sentimientos, sus miedos, dudas e inseguridades.

No es un trabajo fácil y mucho menos reconocido. Ellos lo saben. Posiblemente haya días en los que lleguen a sus casas, se tumben en la cama y se echen a llorar. Habrá momentos en los que la jornada laboral no haya evolucionado cómo ellos querían. Habrá situaciones complicadas que tendrán que superar. A veces, sentirán que les faltan las fuerzas para seguir adelante en su trabajo. Y algunos días dudarán de su profesionalidad, de si lo estarán haciendo bien.

A veces se sentirán inseguros. En ocasiones, creerán que navegan a la deriva sin ningún rumbo. Un rumbo que no tardan en encontrar. Unas fuerzas y energías que renuevan cada día. Y una ilusión que llega a todos los corazones y que recuperan al ver sus alumnos y decir: “sí, este es mi sitio y estoy orgulloso”. Son grandes profesionales, pero también maravillosas personas que aportan muchísimos beneficios a la sociedad. Son maestros de educación especial, y su trabajo para mí no tiene precio.

About the author

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, investigadora educativa, educación emocional y disciplina positiva. Siempre seré una pedagoga en prácticas con muchas cosas que aprender.Community Management y Social Media. ;)

6 Comments

Click here to post a comment

  • Hola Mel!
    Creo que hay de maestros a maestros y sin duda deben existir maestros con vocación y amor a la docencia, pero creo que hoy en día son contados los maestros que de verdad realizan su trabajo, y desgraciadamente los sistemas estandarizados han dejado a un lado la vocación porque cuidado con que se salgan del estandar, y bueno la prueba esta en el alza y baja de los estudiantes y egresados de hoy en nuestros días todos con las habilidades y capacidades pero desgraciadamente se les olvida el amor a la docencia y dedicación … pero como dije son contados no todos.
    Me recordaste con tu articulo cuando estaba en la escuela y llegaban maestros de otros centros para ver nuestra clase, me parece que fue la misma experiencia que haz vivido pero en aquella ocasion los maestros nos avisaban para que nos portaramos bien y a los alumnos dificiles se les daba el día jajaja que cosas no.
    Saludos.

  • Hola, excelente artículo la verdad, y tal como lo mencionas es una profesión nada reconocida y que requiere de corazón, pasión y constancia de los docentes, pero principalmente yo creo que hay algo que los hace muy diferentes a los demás y es el deseo de cambio, el querer ver un cambio en las nuevas generaciones, y ver un cambio en la sociedad, eso yo creo que con nada pagará su trabajo, solo el ver su eco de sus acciones. Gracias por compartir.

  • Hola guapa!
    La verdad es que es un trabajo que debería estar más reconocido, creo que es maravilloso lo que hacen, y que además para ellos no es solo un trabajo, sino que ponen parte de su alma en transmitir esa luz de la que hablas.
    Un besazo

  • una muy buena entrada. Sobretodo porque una de nosotras estudia psicologia y quieras o no, es una de los temas muy importantes a tratar y dar a conocer!
    Cada profesion tiene algo especial:)

  • A mi me encantan este tipo de profesionales, como bien dices es una vocacion, creo que no todos valen para ello, necesitas ser empatico porque no es un simple trabajo, tienes que poner el corazon en ello, gracias por mostrarnos un poquito de estar tareas espectaculares de ellos.

  • Yo soy profe pero no me ha tocado trabajar con esos grupos, tengo una amiga que sí y recuerdo que al principio lo pasaba un poco regular hasta que se acostumbró, pero ahora ves la ilusión con la que habla de sus alumnos y es de envidiar

loading...

Descuento curso Neuroeducación

¿Me sigues en las redes?

Sígueme en Google+

No te pierdas nada

¡Sólo tienes que escribir tu correo electrónico!

10 formas de evitar el estrés docente

5 blogs de educación y crianza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR