Educación Pedagogía

Cuando los estudiantes son humillados por los profesores

Si me seguís por mi página de Facebook, habréis visto un gif que subí de un profesor humillando a una estudiante (si lo preferís podéis pinchar aquí para verlo aquí) La niña, harta de las acusaciones del profesor, le da una patada en la espinilla y sale corriendo. Os animo a verlo y que dejéis vuestra opinión por allí. Está claro que es un gif, sí. ¿Pero hay profesores que actúan de esa manera? ¿Hay docentes que humillan a los estudiantes?

¿Profesores que ridiculizan a los alumnos?

Sí. Aunque me cueste decirlo y aunque apoye muchísimo a los maestros de corazón, sí que hay profesores que ridiculizan a los estudiantes. Cuando estudiaba educación primaria uno de mis maestros de matemáticas dejó apuntado en la pizarra durante todo el día que no me sabía la tabla del cuatro. Ahí para que lo recordara siempre y los demás compañeros y profesores lo supieran.

Y me temo que esas acciones no han desaparecido con el tiempo. Sí que es verdad que se dan en menos ocasiones, pero todavía las hay. A día de hoy, todavía hay estudiantes que son humillados por los profesores por no saber hacer algún ejercicio. Son ridiculizados y ofendidos por haber suspendido un examen. Y en muchas ocasiones, son comparados con los demás de las peores formas.

Me gustaría dejar clara una cosa: no estoy metiendo a todos los docentes en un mismo saco. Ni pretendo hacerlo. Pero igual que hablo y reflexiono sobre los maestros de corazón también lo hago sobre los profesores que no deberían ser llamados así siquiera. ¿Qué quiero decir? Pues que mi intención no es ofender a nadie ni infravalorar la práctica docente. Ni mucho menos.

Estudiantes con miedo y sin ganas de ir al colegio

A nadie nos gusta que nos humillen ni que nos hagan sentir mal. Si son profesores los que tienen esos comportamientos con los estudiantes pueden generar miedo en ellos. Y el miedo no se debería dar en ninguna clase y ser provocado con profesores. Cuando los alumnos son ridiculizados por los maestros pasan a tener una actitud negativa y pierden sus ganas de aprender y de ir al colegio.

Como es normal, su ilusión y emoción por el conocimiento va disminuyendo. Llegará a un punto que se sentirán mal consigo mismos y pensarán que son ellos los que tienen la culpa y no los profesores. ¿Qué pasará entonces? Pues que su autoestima y su bienestar emocional y personal se vendrán abajo. Cabe destacar que para muchos estudiantes sus profesores son un modelo a seguir.

¿Os imagináis que tipo de modelo a seguir van a ser si humillan y hacen sentir mal a los alumnos?

¿Por qué hay profesores así en los centros educativos?

La verdad es que no lo sé. No tengo ni idea de por qué la gente estudia magisterio (o hace un máster de formación del profesorado después de otro grado) sin querer dedicarse a la enseñanza. Y lo peor es que no es tan sencillos despedirles si tienen un mal comportamiento con los estudiantes. Cuando le conté a mis padres lo que mi maestro de matemáticas me había hecho fueron a hablar con el director. Y el director les dijo que no había nada que hacer porque era un funcionario y un profesor con mucha experiencia.

Conozco a bastantes padres y madres que están viviendo malas experiencias con los profesores de sus hijos. Padres y madres que ya han hablado con el maestro en concreto, con el jefe de estudios y con el director del centro. Desgraciadamente, no todos han tomado metidas en el asunto. Hay colegios (no sé por qué) cubren a los profesores hagan lo que haga y pase lo que pase. Les da prácticamente igual si hay estudiantes que lo pasan mal, si tienen miedo o si no quieren ir al centro.

Nunca se debería humillar ni ridiculizar a los estudiantes

Está claro que hay profesores a los que les gusta más o menos su trabajo. Pero ni siquiera los que no se apasionan por su trabajo deberían humillar nunca a un estudiante. Te puede no emocionar la enseñanza (que eso no debería pasar ya que se ha elegido los estudios por voluntad propia) pero no hay que llegar bajo ningún concepto a ridiculizar, faltar el respeto, ofender o hacer sentir mal a ningún estudiante. 

Si se ha decidido estar en un aula incluso sin sentir pasión por la profesión, lo menos que se puede hacer es intentarlo hacer lo mejor posible. Y hacerlo lo mejor posible no es aplicando un abuso de poder docente con los estudiantes. En la educación ni en los centros educativos debería haber hueco para malos compartimientos de profesores. 

Entonces, ¿qué se podría hacer al respecto?

Creo que lo primero todo sería que la personas que no quieren dedicarse realmente a la enseñanza no estudiaran magisterio. Desgraciadamente, hay gente que accede a la carrera porque piensan que es lo más fácil  y lo que más salida profesionales tiene. Pero obviamente no se puede obligar a estudiar una cosa u otra a nadie, por lo tanto, se podría optar por una evaluación docente más amplia.

Los países vecinos tienen en gran estima a los profesores. Pero también son los que más exámenes y evaluaciones tienen que pasar para poder trabajar en un centro. Y además, esas evaluaciones son repetidas a lo largo de los años. Las oposiciones, desde mi punto de vista, no son suficientes para valorar si un docente es realmente bueno o no. Y después de aprobarlas, ya no hay ningún otro tipo de evaluación.

¿Qué propondríais vosotros? ¡Espero vuestros comentarios!

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, investigadora educativa, educación emocional y disciplina positiva. Siempre seré una pedagoga en prácticas con muchas cosas que aprender. Community Management y Social Media.

comentarios

Clic aquí para comentar

  • Me parece que todos hemos pasado algo similar en alguna etapa de nuestra educación, ya sea por nuestros compañeros y maestros, sin embargo, a los maestros se les paga y se supone están capacitados :/ yo trabajo en la cafetería de un colegio y he visto cada cosa! Bueno, muchas gracias por compartir!

  • Por desgracia hay muchos profesores que infravaloran a sus alumnos y les humillan públicamente en clase. Creo que en España el cómo se da un puesto de profesor debe cambiar significativamente, los niños son nuestro futuro y por ello su educación es primordial. Un saludo

  • Como ya te he comentado en otras ocasiones para mí la clave de una educación de calidad es el respeto y cuando hablo de respeto no hablo sólo del respeto de los alumnos por los profesores sino del respeto mutuo. Mi padre me dijo una vez que sin respeto no hay nada y qué razón tiene. Creo que estos docentes deberían hacérselo mirar sobre todo si quieren ganarse el respeto de sus alumnos y poder realizar su labor como dios manda.
    Un abrazo

  • No quiero entrar en detalles, porque sería meter el dedo en mi propia llaga, pero hace poco que he vivido una situación de estas. Porque el típico comentario de “el examen estaba chupado, no sé como puede haber tantos suspensos” es casi el pan de cada día, pero a veces se pasan y te hacen sentir fatal sin tener ni idea de cómo eres. Bss.

  • No entiendo como un profesor puede humillar a un alumno y menos cuando este alumno es un niño pequeño indefenso que es incapaz de plantarle cara a un profesor, ya que este tiene más autoridad y poder que un alumno. Sin hablar del posible trauma que puede causar en el niño y de la baja autoestima que puede quedarle. Sinceramente no lo puedo entender
    Igual sería buena idea implantar unos cursos de reciclaje o unos exámenes o unos puntos al mejor y peor profesor, no sé…..pero las humillaciones de los profesores no deberían existir

  • La verdad es que esa clase de profesores que comentas normalmente pertenecen a la edad media donde el profesor tenía derecho a castigar incluso con maltrato al alumno, por suerte nunca me encontré uno así porque con la mala leche que tengo desde pequeña no hubiese sabido controlarme 😀

  • Definitivamente cuando tienes un profesor que te enseña por vocación y no por obligación, el aprendizaje se vuelve una aventura y esas experiencias son las que recuerdas ya de grande. Ojalá existieran profesores llenos de amor y pasión por su trabajo, ansiosos por educar los ciudadanos del futuro

  • Da tristeza pero es la realidad, tuve varios profesores de este tipo e incluso una profesora en primaria me acuso de robarle su cartera cuando no la encontró, anoto en mi cuaderno con letras grandes mi nombre seguido de es una ‘ratera’ y lo paso a todos mis compañeros, para completar el abuso me dió 4 golpes en cada mano y fue con la directora a pedir mi expulsión definitiva. Un par de horas después encontró su cartera en su automóvil y aún en presencia de la directora dijo que no iba a pedir disculpas porque los profesores jamás se equivocan y los alumnos ya no la iban a tomar enserio.. yo terminé mis estudios en otro salón de clases con opción de cambiar de escuela pero no quise porque era como decir que era culpable (si lo sé era una cabeza dura) y debo decir que la profesora aún sigue dando clases en esa escuela.

  • Que pena que existen maestros que humillan emocionalmente los estudiantes. Es muy cierto lo que dices,esto tiene que ver más con vocación que por profesión. No todo el mundo tiene la vocación de educar y dar lo mejor de ello mediante la educación. Sé que este te es frecuente en las aulas e incluso en las universidades.
    Saludos.

  • Es muy triste que estando en el siglo XXI sigan “enseñando” de esa manera, se ha demostrado que no se aprende asi, no recuerdo tener ningun profesor que humillara a mis compañeros.

    Besos

  • Es un tema que llama la atención y el maestro que consiente demasiado como el que humilla tienen el mismo efecto. Separar los problemas del trabajo es una tarea muy importante, pero es mas complicada cuando tienes alrededor el futuro de toda una sociedad.

  • Tuve un par de malas experiencias con un profesor que era un sacerdote americano de edad. Pero ya de grande, en la universidad, me pasó con otro señor que un día decidió agarrarme a gritos. Fue muy lamentable, porque lo denuncié. Otros alumnos también sufrieron humillaciones, así que el profesor terminó siendo despedido. No todos pueden ser profesores!

  • Que tristes casos de abuso de autoridad, en dónde maestros carentes de profesionalismo, de vocación, arrastran a pobres alumnos al abismo de la humillación. Sé que no es el común denominador, pero es muy triste que casos como éstos se sigan repitiendo.

    Interesante tu publicación, muchas gracias

  • Al niño, adolescente y adulto se les educa con amor, ya que confiamos en un profesional con vocación.
    Muy mal estos comportamientos de los profesores, y claro para el niño es terrible, no sólo porque lo recibirá de él. Como tu indicas, el maestro es un ejemplo a seguir y puede que sus compañeros tomen ventaja de eso y también inicien a humillar al estudiante. Tenemos que romper con esas cadenas

  • Yo desgraciadamente he tenido más malos profesores que buenos. Y con malos no me refiero a que me trataran mal, sino a que se notaba que no tenían ni vocación ni interés por lo que nos estaban enseñando. Y es una pena. De pequeña también tuve la típica profesora de matemáticas (como la que has comentado, pero en mi caso era una monja) que se pasaba un montón cuando no sabíamos hacer algo en la pizarra. La verdad es que la enseñanza en España deja mucho que desear… >< Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que comentas en el post. Ojalá más de un profesor se lo leyera y abriera un poco los ojos. 🙂 ¡Un saludo!

  • Vaya Mel es un tema bastante delicado que toca no solo vocación, dedicación y profesionalismo, sino también valores, cultura y entrega. La respuesta que le dio el director a tus padres fue mucho peor que el comportamiento del profesor hacia ti, porque así como este director, hay cientos de personas en los institutos educativos que les tapan cosas horribles a los profesores solo para que su colegio no se vea en la luz pública del desprestigio. Pero el cuestionamiento que haces durante el desarrollo del post está lleno de mucha sensatez, porqué dar clase si no es lo que te gusta, yo entiendo que el mundo está lleno de personas que justo ahora están haciendo cosas que no les gusta y son muy desgraciadas por ello, pero el ser maestro es una carrera que amerita mucha dedicación y uno puede darse cuenta que eso no es lo suyo mientras lo estás estudiando, no después cuando te das cuenta que odias a tus alumnos y a toda la comunidad educativa. Es un tema difícil que da para mucho comentario y que siempre va a quedar abierto y dejando muchas heridas en muchos niños. Saludos.

  • Creo que en la carrera de magisterio debería haber algún tipo de prueba no ya de conocimientos si no de capacitación para demostrar que es vocacional y que se puede soportar el estrés, la frustación etc que conlleva, por decirlo de alguna manera, demostrar nuestra “salud mental” en el mejor de los sentidos, así creo que se podría detectar antes de tiempo a estos malos profesionales.
    Un beso

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress