Educación Pedagogía

Recortes educativos: padres sin empatía y maestros sin ayudas

“He visto que mi hijo tenía un rasguño en la rodilla. ¿Es que no estás pendiente de ellos cuándo salen al patio?” “No le has hecho bien las coletas a mi niña. ¿Esa es la higiene que les dais a los pequeños en la escuela?” “¡Eres profesor! Tienes el trabajo más sencillo del mundo” “Tú profesión está sobrevalorada. Hasta yo podría tratar con tus estudiantes”.

Estoy segura de que la mayoría de esas frases las ha escuchado algún maestro más de una vez en su carrera profesional. Quejas, ofensas, críticas y acusaciones sin ton ni son que no están, ni de lejos, justificadas. Parece ser que todo el mundo cree que puede ser maestro o profesor. Pero se les olvida algo increíblemente importante: ¿de verdad podrían con 30 alumnos por aula sin ningún tipo de ayuda?

Hace unos días, me encontré con una conocida que es maestra de educación infantil. Tenía muy mala cara, y parecía estar agotada. Por lo visto lo estaba. Me confesó que en su aula tenía a 27 niños y que no estaba recibiendo ningún tipo de ayuda. Me contó que no dormía bien por las noches, que le daban ataques de ansiedad y que por supuesto estaba mucho más que agotada. También me dijo que los padres de los niños en vez de mostrar algo de empatía con ella, lo único que hacían era tirar más piedras sobre su tejado. Había llegado hasta tal punto que pensaba en dejar su trabajo porque notaba que su salud estaba cayendo en picado. Obviamente, el colegio donde trabaja se niega a contratar a más maestros o educadores por falta de recursos y de dinero.

Desgraciadamente, esto no era nuevo para mí. En u grupo de WhatsApp que comparto con amigos maestros y profesores (para que mantengan al tanto de la actualidad educativa), desde el comienzo de cursos todos ellos decían lo cansados que estaban. Estaban tan agotados que ni siquiera el fin de semana les bastaba para recuperar fuerzas y energías. Yo me llevaba las manos a las cabeza y me decía a mí misma “panda de flojeras, madre mía…” Pero claro, luego lo pensé mejor. Entre 20 y 30 estudiantes para ellos solos. Alumnos con necesidades diferentes, con perspectivas diferentes, con opiniones diferentes, niños pequeños que están aprendiendo a controlar esfínteres y hay que estar con mil ojos, niños que corren por el patio y se caen…

Imaginad por un momento los que me leéis y no sois maestros la situación: pensad en 25 niños (para no llegar a los 30), que necesitan atención, estimulación y comprensión. Niños pequeños con una curiosidad innata por descubrir el mundo que no son conscientes de las cosas peligrosas. Pensad en 25 estudiantes de primaria, todos y cada uno de ellos distintos entre sí a los que hay que motivar, emocionar e ilusionar para despertar en ellos la curiosidad por el aprendizaje. Pensad en 25 alumnos de la ESO, chicos y chicas con miles de dudas, adolescentes de los pies a la cabeza a los que hay comprender, entender, escuchar, guiar, asesorar y por supuesto, fomentar su pensamiento crítico para que no caigan en las redes de la sumisión.

[bctt tweet=”Ahora más que nunca, los maestros necesitan sentirse arropados. ” username=””]

Luego todos queremos una educación de calidad para nuestros hijos, sobrinos, primos o conocidos. Todos queremos que los maestros tengan en cuenta las inteligencias múltiples, la creatividad, la imaginación y las emociones de los estudiantes. Todos los padres quieren una atención personalizada e individualizada para sus niños, pero es que eso hoy por hoy es misión imposible. Y la culpa queridos y queridas míos, no es de los docentes. La culpa de que un niño se caiga y se haga una leve herida en la rodilla no es de los maestros. Y la culpa de que en educación primaria y secundaria no se una educación adecuada, no es culpa de los profesores.

La culpa es de los de siempre, de los que están ahí arriba mirándonos, señalando con el dedo y riéndose de nosotros. La culpa es de los políticos de turno. De los políticos y de las leyes y decretos educativos que sueltan sin pensar en las consecuencias. Sin pensar si es lo mejor o no. Sin pensar en los docentes, y por supuesto, sin tener en cuenta a los alumnos. Una ratio que no baja, la falta de dinero para contratar a más maestros y educadores de apoyo para que por lo menos se pueda hacer algo bueno por los niños y jóvenes en las aulas, y obviamente el nulo interés por lo que de verdad pueda estar pasando en las aulas. Ellos que sabrán.

A ellos les da igual el estrés de los maestros, les da igual sus crisis de ansiedad por asumir una excesiva responsabilidad sin ningún tipo de ayuda. A ellos les da igual que el sistema educativa no haya por donde cogerlo. Les da igual la falta de personal y de recursos en las escuelas. Ellos son los que están en sus despachos, sentados en sus grandes y cómodas sillas de oficina sin mover ni un solo dedo. No echen la culpa a los docentes, no les acusen, no les critiquen, y no les ofendan a ellos.

Porque ellos, hacen todo lo que pueden cada día y en cada momento. De verdad, hacen todo lo posible para que esta situación cambien. Y ahora más que nunca, necesitan el apoyo de la sociedad. Necesitan sentirse arropados. Por favor, por unos minutos pongámonos en su piel para comprenderlos y dejemos de juzgarlos. Les aseguro con la mano en el corazón que los “malos” no son ellos.

 

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

Añadir comentario

Clic aquí para comentar

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress