Asamblea Educativa Educación

La salud mental y emocional de los docentes sí es importante

salud mental y emocional de los docentes

Hace unos días, leí un artículo que me llamó muchísimo la atención. Se trataba de una diseñadora gráfica que se cogía unos días en el trabajo para cuidar su salud mental. Su jefe (lejos de enfadarse), le apoyó en todo momento y confirmó la importancia de la salud mental. Si entramos en el ámbito educativo, ¿podemos decir que la salud mental y emocional de los docentes es importante?

Desgraciadamente, la respuesta a esa pregunta es negativa

La salud mental y emocional de los docentes no se tiene en cuenta. O no al menos cómo nos gustaría. Por ejemplo, ¿acaso sabe la mayoría el estrés que provoca estar en un aula con más de veinte estudiantes? Es verdad que yo tampoco trabajo en las aulas, pero, tengo a muchos conocidos que sí lo hacen y afirman que es agotador.

Estamos hablando de que en muchas aulas de colegios e institutos españoles solo trabaja un maestro o profesor por clase sin ningún tipo de ayuda. Eso no sería un problema si en todos los centros se respetara la ratio de alumnos. Pero ya sabemos todos que eso es un caso perdido. Es entonces cuando se sienten desorientados, desmotivados y con malestar.

Docentes estresados, cansados y con poca autoestima

Hace unas semanas escuché la siguiente frase: “es que los profesores no os podéis estresar. Tenéis el trabajo más fácil del mundo”. Está claro que la persona que diga eso no tiene ni idea del ámbito educativo en España. Expresar que ser maestro en este país es sencillo es equivocarse al cien por cien. Sí, los docentes sí que se pueden estresar. Sí se pueden sentir cansados. Y sí, su autoestima puede verse dañada.

Ser profesor no significa únicamente dar clase y largarse (que no digo que no haya docentes así). Ser profesor significa implicarse con la educación. Y eso, a veces, trae situaciones complicadas y difíciles de gestionar. Por ejemplo, ¿creéis que todos los estudiantes quieren aprender por voluntad propia? Os digo yo que no. ¿Y creéis que todos los padres son lo mejor de lo mejor? Está claro que no.

Estudiantes que no quieren aprender y familias que no saben comunicarse

Cómo decía antes, no todos los estudiantes quieren aprender por sí solos. Y no todas las familias son estupendas y comprensivas. Hay alumnos que hacen el día a día de los docentes bastante complicado. Y a pesar de los esfuerzos de los profesores de corazón, hay estudiantes que no tienen motivación ni iniciativa por aprender.

Quizás, algunos de vosotros me diga que es culpa del profesor por no cambiar la metodología. Pero creedme, tengo amigos que el curso pasado lo han intentado todo para incentivar el aprendizaje activo de los alumnos con pobres resultados. ¿Y qué pasa cuándo nada funciona? Pues que la salud mental y emocional de los docentes se ve afectada de forma negativa.

Si hablamos de las familias, os puedo asegurar que los docentes tienen que tratar con padres poco comprensivos, inflexibles y que no llevan muy bien eso de trabajar en equipo. Padre que en vez de comunicarse con educación y tranquilidad, acusan, critican y ofenden. Puede que muchos de vosotros digáis “pues que pasen de esos comentarios” pero no es tan sencillo pasar. Y menos si no tienes las técnicas adecuadas.

De esta manera, aparece el estrés, el agobio, el cansancio, la baja autoestima y la escasa confianza en sí mismos. Empiezan a cuestionar su valía, sus habilidades y sus capacidades. Y eso da pie a que el clima escolar empeore y se llene de tensión. Algunos pueden llegar a adoptar una actitud negativa con los alumnos y con sus compañeros de trabajo. Así pues, la salud mental y emocional de los docentes iría disminuyendo hasta caer en picado.

Cuidando la salud mental y emocional de los docentes

En la carrera de magisterio ni en ningún master de formación de profesorado se enseña a gestionar las emociones. Tampoco se enseña técnicas para evitar el estrés y el posible agobio. Y son muy pocos temas los que tocan las adecuadas habilidades comunicativas con padres y estudiantes. Por eso, muchos docentes se ven desbordados y sin saber qué hacer.

Por eso, es tremendamente recomendable visitar a un especialista en psicología y coaching personal para que sirva de guía a los educadores. Ellos pueden enseñarles técnicas para gestionar las emociones, para favorecer su inteligencia emocional, para controlar la ansiedad en situaciones límites… Y sobre todo, van a sentirse escuchados por una persona que no va a juzgar sus sentimientos.

El estrés, la ansiedad, el agobio, una baja autoestima y una escasa gestión de las emociones puede derivar a una depresión sin dudarlo. Así que sí, la salud mental y emocional de los docentes es muy importante y se tendría que tener más en cuenta. Si estáis leyendo este post, sois educadores y os habéis sentido así el curso pasado, por favor, no lo dejéis pasar más.

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

comentarios

Clic aquí para comentar

  • Por favor el que diga que el trabajo de docente es fácil está loco. No soy maestro pero si muy consiente de la dura realidad del sistema. Como hay en colegios que meten hasta 40 estudiantes para un solo profesor, antes es que los estudiante aprenden, me imagino que dirán los profesores que carma estaré pagando o los mas comprensivos DIOS mio ayúdame para sacar esta criaturas adelante.
    Pero la verdad es que la juventud está muy perdida y los pobres maestros cae esa enorme responsabilidad de dar ejemplo. Ya que los padres trabajando todo el dia no les que da tiempo, porque si no la calle si los educa y no para bien. Y ver tan duro que les tira el gobierno en mi país colombia cada rato les toca hacer paro para que les paguen el sueldo.

  • Buenas tardes Mel,

    ¡Con qué post me he topado! Soy Maestra desde noviembre, por lo que no tengo mucha experiencia como docente aún. Lo que sí sé es que tu entrada tiene mucha razón. Cuando llevaba unas semanas en el cole le dije a un compañero: ¡no sabía que esto cansaba tanto! A nivel físico me refiero.

    Es mi pasión, con lo que llevo soñando desde los 7 años. Mi vocación. Por fin este verano me he sacado la plaza, y soy la persona más feliz del mundo; pero no vivo en un mundo de luz y color, sé perfectamente todo lo que hay detrás. Hasta las personas más vocacionales llegan a cansarse cuando hay tanto detrás.

    Mi tiempo de servicio durante los 7 meses que he estado trabajando hasta verano, han sido agotadores en el sentido de que el contexto social en el que se encuentra el centro es complicado. Familias que no valoran tu trabajo (llevan al niño al colegio porque es lo que hay), niños que no hacen nada en casa, que no tienen interés en el estudio, etc. Historias que frustran tu trabajo y tu ilusión de seguir haciendo cosas “chulas”. Por eso pienso que los descansos son necesarios, ¡en cualquier profesión!

    Gracias por poner tu granito de arena y hacer eco de ello. Besos!

  • ¡Hola! La salud mental y emocional de los docentes es muy muy importante, aunque no lo tengan en cuenta es algo realmente importante porque están tratando con personas, con niños o con adolescentes.. Las personas que hacen comentarios del estilo “los profesores no se pueden estresar, tienen el trabajo más fácil del mundo” no tienen ni idea de lo que conlleva el ser docente.

  • Hola Mel la verdad es que el trabajo docente siempre ha estado menos valorado de la cuenta, y tiene mucha importancia porque de vosotros depende nuestra educación y la de nuestros hijos o familiares. Todo el mundo necesita un descanso del trabajo y debería valorarse más esta cuestión.

  • La verdad es q yo he tenido profesores que no tenían ni idea de enseñar. Eso me ha producido bastante rechazo a lo largo de mi periodo educativo. Espero que hoy día echen más mano de este tipo se recursos para ser mejores.

  • Creo que me encuentro en el mismo estado de esa diseñadora grafica que comentabas al inicio. El agotamiento, el estres y la falta de sueño te va quemando dia a día… ¡menos mal que hoy han comenzado mis vacaciones! Unos días en los que no quiero escuchar una alarma más, ¡gloria bendita!
    Besos desde JustForRealGirls

  • Hola Mel!!! coincido totalmente con tu enfoque, además yo soy profesora de inglés y lo veo igual que tu, es una profesión muy gratificante pero también es dura y te quita energía, sobre todo si te implicas con tus alumnos. El manejo de herramientas emocionales es básico para el docente para gestionar sus propias emociones y poder tener una buena relación con sus alumnos y transmitir. Gracias por tu entrada!!!

  • Hola guapa!
    A mi lo que no me cabe en la cabeza es que haya gente que aún piense que enseñar es “el trabajo más fácil del mundo”, yo creo que se basan en la “envidia” por las vacaciones porque sino no me lo explico jaja
    En fin, por supuesto considero fundamental cuidar de la salud mental y emocional de los profes, de hecho creo que estén motivados y bien en todos los ámbitos de la salud es esencial para que puedan desarrollar bien su función.
    Además claro que se pueden estresar, de hecho creo que si al profesor le importan sus alumnos es inevitable estresarse y que le llegue a afectar porque como bien señalas hay casos como los alumnos desinteresados o las familias que más que ayudar lo ponen difícil que puede acabar con la moral del más fuerte.
    Un besazo

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress