Educación Pedagogía

Señores y señoras, dejen al maestro de corazón hacer su trabajo

Hace unos días, acompañando a una amiga a comprarse algo de ropa, ocurrió algo que no esperaba. Nos encontrábamos en la cola del probador y hablábamos de los alumnos de su clase, de las metodologías que intentaba aplicar, y de lo ilusionada que estaba. Una mujer que había delante nuestra y que parecía tener “la antena” bien puesta, se dio la vuelta y nos dijo con un tono despectivo: “¿así que eres maestra, no? Pues vaya profesión has ido a elegir, hija. El maestro tiene que seguir la tradición nada de cambiar como quieren hacer algunos”.

Habéis perdido la autoridad en las aulas con eso de la Nueva Educación.” Mi amiga, que no sabía a qué venía ese comentario, se quedó muda y roja como un tomate. Yo, la miraba y la volvía a mirar, esperando a que dijera algo, pero nada. La pobre, se había quedado de piedra. Por supuesto, ahí estaba yo para poder contestar, y como os podéis imaginar así lo hice: “sí, señora. Ella es maestra, y está increíblemente orgullosa de ello. ¿Tiene algún problema?” Segundos después, era la mujer la que quería esconderse en cualquier lugar, y mi amiga la que sonreía.

Si os soy sincera, no sé a qué viene tanto odio y ofensas hacia la profesión docente. Por más que lo pienso, por más que investigo, y por más que hablo y debato con otra gente, sigo sin comprenderlo. ¿Será que los profesores no hacen lo suficiente? ¿Será que han tenido tan malas experiencias con los profesionales de la educación que los meten a todos en el mismo saco? ¿Será simplemente puro desconocimiento y criticar por criticar porque no tienen otra cosa más interesante que hacer?

Yo, y esto obviamente es una opinión, me inclino por lo segundo y por lo tercero. Muchas personas, se creen que todos los maestros son iguales. Y otras tantas, no tienen idea del día a día de un profesor en el aula. Pero lo que está claro, es que los comentarios críticos (y ojo, no críticas constructivas para mejorar), se dicen sin ningún tipo de sentido. ¿El motivo? Yo no lo tengo claro.

El no tenerlo claro, me lleva a preguntarme, cómo deberían ser los docentes para ser aceptados, reconocidos, y valorados por la sociedad. Muchas personas responderán lo siguiente: que tenga en cuenta las emociones y sentimientos de los alumnos, que les sepa escuchar, que tenga en cuenta las inteligencias múltiples, que despierte la curiosidad y la creatividad de los estudiantes, que sepa motivar, y que emocione e inspire a los alumnos cada día.

Pero, también hay otros que dirán: que tenga autoridad en el aula, que sepa aplicar la disciplina, que tenga en cuenta los contenidos académicos, que se haga respetar, que ejerza poder y control en clase, y que sea un buen orador. Los últimos, lo único que esperan del centro al que asiste su hijo es tradición. Es decir, exámenes, calificación, deberes, tareas y alumnos alineados en sillas escuchando al profesor sin poder hace nada más.

Tras mucho pensar de dónde podría venir tanto odio injustificado, me di cuenta que la respuesta podría tener algo que ver con la Nueva Educación, y la transformación del sistema educativo. ¿Habrá personas que estén tan arraigadas a una tradición que vean a los maestros que intentan cambiar y renovar las aulas como “enemigos”? ¿Tendrá algo que ver que poco a poco cada vez más docentes se centran también en los aspectos emocionales de los alumnos?

¿Tendrá algo que ver que el sistema de calificaciones, pruebas y corrección de exámenes se está viniendo abajo y tienen miedo de lo que pueda pasar? Tras seguir entre mis pensamientos, me doy cuenta que la labor docente lleva bastante tiempo sin ser reconocida y valorada. Así que, intuyo y creo que no es cosa del ahora, que no es cosa de los cambios ni de las transformaciones. Que los comentarios del tipo “los profesores no hacéis nada y ganáis una pasta”, siempre han estado presentes.

Así que, no me queda más remedio que decirme a mí misma que es por desconocimiento, poco respeto, intolerancia, y una nula empatía hacia los profesores. Excepto los que se dedican a la educación, nadie sabe a qué nuevas situaciones se tienen que enfrentar los docentes cada día, nadie sabe el esfuerzo que realizan en cada momento por sacar lo mejor de cada estudiante. Nadie es consciente del duro trabajo que es estar con más de veinte alumnos en clase sin ayuda.

Nadie sabe lo que es estar con alumnos con distintas necesidades, con distintos intereses, y con habilidades diferentes. Nadie sabe lo difícil que es a veces, llamar la atención de los estudiantes. Y nadie sabe, lo heridos que se sienten muchos maestros por ser metidos en el mismo saco que aquellos profesores que no lo son por vocación. Por eso, me gustaría decir que aquellas personas que critican sin saber, se lo pensaran más de tres veces antes de abrir la boca.

El maestro mediocre cuenta. El maestro corriente explica. El maestro bueno demuestra. El maestro excelente inspira.-William A. Ward.

Y, por último, me gustaría expresar mi apoyo incondicional a esos docentes de corazón, apasionados y emocionados por su profesión. A esos maestros auténticos, que siguen ahí tras las muchas adversidades que han tenido que soportar. A esos profesionales, que se han ido de un centro educativo porque no les dejaban trabajar a su manera. A esos docentes que brillan con luz propia, y que disfrutan de su día al máximo.

A esos educadores infantiles, que brindan todo su cariño a los más pequeños e intentan ayudar en todo lo posible a las familias. A esos profesionales que han creado un clima acogedor, y tranquilo para que cada niño pueda desarrollarse de manera íntegra y respetuosa. El trabajo que hacéis, es uno de lo más bonitos que existe. No sé si conseguiremos que la profesión se reconozca y se valore, pero desde luego: tenéis que estar increíblemente orgullosos de ser maestros.

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

Añadir comentario

Clic aquí para comentar

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress