Educación Pedagogía

Si ser maestro parece fácil, les invito a pasar un día en las aulas

La verdad es que estoy bastante harta. El otro día, en la cola de un centro comercial, pude escuchar a unas dos personas decir claramente: “qué suerte eso de ser maestro. Ganas un pastizal por un trabajo que lo puede hacer cualquiera y tienes un montón de vacaciones. Así yo también vivo.”. Ya sabéis que yo no me callo ni debajo del agua y tuve que responderles: “pues si lo puede hacer cualquiera, les invito a que lleven a cabo su tarea durante una semana, a ver si piensan lo mismo después de esos días”.

Estos comentarios tan hirientes son el pan de cada día y muchos docentes los tienen que escuchar casi en cualquier sitio. Expresar que todas las personas pueden ser profesores es igual que decir que todo el mundo puede ser médico, bombero, carpintero o peluquero.

¿Todos los seres humanos están preparados para entrar en un quirófano y salvar la vida de alguien? Por supuesto que no. ¿Todos los seres humanos están preparados para meterse en un edificio en llamas y salvar a la gente? Por supuesto que no. ¿Todos los seres humanos saben construir muebles increíbles o realizar un corte de pelo que sea la última tendencia? La respuesta es no.

Entonces, ¿por qué esos comentarios hacia el maestro? La contestación sigue siendo la misma: no, no todos los seres humanos están preparados para ser profesores. Y os explicaré con mucho gusto los motivos por los cuales no todas las personas pueden estar en un aula.

Para empezar, un maestro tiene un nivel de responsabilidad elevado. Si hablamos de los educadores infantiles, ellos trabajan con niños de 0-6 años. Tienen que preocuparse de que los pequeños se sientan seguros, estén tranquilos, disfruten de su día en el centro, aprendan cosas nuevas, descubran, vivan experiencias, se relacionen con los compañeros…

Son los encargados de fomentar su autonomía, su independencia, su creatividad, su interés, su imaginación… Y además de todo eso, en muchas ocasiones tienen que desempañar el rol de enfermeros cuando un niño se pone malo y cuidarlo. Por no hablar de la comunicación con las familias de los pequeños, la preparación de actividades, de juegos, de materiales… ¿Tienen todos los seres humanos ese nivel concreto de responsabilidad? No, os lo aseguro que no.

Si seguimos avanzando por las demás etapas educativas, un maestro de primaria se encuentra en la situación de que tiene delante (en el mejor de los casos) a veinticinco alumnos diferentes. Y con diferentes me refiero, a que algunos de ellos pueden presentar necesidades educativas especiales, otros pueden estar increíblemente desmotivados, otros tienen problemas con las habilidades sociales, y a otros les cuesta comprender las explicaciones.

Veinticinco estudiantes con un único docente. Os podéis imaginar que aunque el propio profesor quiera, no va a conseguir darles atención a todos cómo de verdad se merecen. Vamos, que es muy complicado teniendo esa cantidad de alumnos en un aula. Así que, el estrés, que puede generar estar en una clase, no todos los seres humanos lo soportarían.

Si la gente abriera un poco la mente, se daría cuenta que a los maestros “no ganan un pastizal por no hacer nada”. A parte de preparar las clases de cada día, tienen reuniones con los demás profesores y el personal educativo y también con los padres. Tienen que preparar exámenes y corregirlos, revisar los trabajos de los estudiantes y por supuesto, redactar el boletín de notas de todos ellos.

Afortunadamente, he podido comprobar, que si eres docente, en muchas ocasiones te olvidas de irte a la cama a las diez de la noche, y la preciosa mesa de trabajo que antes servía únicamente para decorar, ahora está llena de pruebas, folios, documentos y hecha un auténtico caos.

Y que por supuesto, las excesivas vacaciones que tanto se mencionan por ahí, no son tales. Muchos profesores, están los centros hasta mediados de julio para terminar las últimas reuniones. Las Navidades, las emplean para corregir trabajos atrasados para tenerlos cuanto antes. Y la mayoría de ellos, antes de que empiece de nuevo el curso escolar, ya están programando el temario, actividades, materiales…

Así que decidme, ¿dónde se queda ese periodo estival tan largo? En ningún sitio, lo que pasa que es muy fácil hablar de algo de lo que mucha gente no tiene constancia. “¿Los docentes? ¡Bah! Pero si no hacen nada nunca!”. Señores y señoras con un máster en criticar siempre a los demás: los profesores tienen la llave para que vuestros hijos se conviertan en mejores personas, más capaces, con valores y con habilidades a desarrollar día a tras día.

“Cualquiera podría ser maestro. Hasta yo”. Claro que sí, simplemente por esa afirmación, propongo a todas esas personas tan sabias, tan profesionales y con tanta empatía (nótese la ironía), que entren un día entero en un aula. Que sean ellos los que estén delante de los alumnos, los que resuelvan sus dudas, los que sean mediadores en caso de conflictos, los que preparen actividades que despierten el interés de los estudiantes.

Que sean ellos los que gestionen sus propias emociones cuando sientan que no pueden más y que la situación se les va de las manos. Que sean ellos los que se impliquen con los alumnos y sus familias. Que ellos sean los que se encarguen de que se de un adecuado proceso de enseñanza-aprendizaje. Y por supuesto, que sean ellos los que adapten materiales educativos en los casos que hiciera falta. Entonces que, señores y señoras “los docentes no hacen nada”, ¿cuándo empezáis vuestras prácticas?

 

Mel Elices

Educadora infantil, asesora en comportamientos y conductas infantojuveniles, asesora en mediación familiar, educadora en valores, asesora educativa e investigadora en educación emocional y disciplina positiva. Community Management y Social Media.

comentarios

Clic aquí para comentar

  • Soy docente como tú, y me parece un artículo muy interesante. Sólo puntualizar que, como personas que nos dedicamos a la educación, no se nos puede pasar por alto utilizar un lenguaje que incluya a ambos sexos, mujeres y hombres. La palabra maestro o profesor no me parece para nada adecuada. Teniendo en cuenta que la mayoría de docentes son mujeres, la RAE permitiría que utilizaras el término maestra o profesora para dirigirte a toda la comunidad. Hay palabras neutrales que se refieren a hombres y mujeres y así todas las personas podríamos sentirnos representadas en tu artículo.

    • La RAE está harta de insistir en que en la lengua castellana el masculino engloba a ambos géneros. Nos guste más o menos, los hablantes lo tienen claro. Y no creo que se avance nada en el feminismo imponiendo el femenino para hablar de hombres y mujeres, por ejemplo, en un parlamento catalán…

  • Considerando el “paradigma” de escolarización que impera hoy en alianza con la lógica del mercado, creemos que es verdad que “cualquiera” puede hacer de profe hoy, pero ojo: cualquiera que esté programado para programar cerebros. Cualquiera que tenga metido un gendarme, un carcelero, un policía, un milico facho, una madre superiora, un psiquiatra conductista de reformatorio y un perro clonado de Pavlov en su cerebro, califica. Es más, califica para impartir clases no sólo por un día sino por semanas, meses, años, incluso siglos de no mediar un cambio en ese paradigma escolar deshumanizante. Porque gracias al modelo educativo de mercado que nos rige, gracias a este paradigma, este tipo de personas -independientemente de que tengan o no vocación para enseñar, o que tengan o no un título de profe- son las que tienen garantía de permanencia y éxito en la escuela del presente, y son calificadas con distinción máxima por sus jefaturas… Porque es precisamente este tipo de personas las que requiere el modelo de escuela de hoy para “educar”; personas a quienes no les importe para nada educar la flexibilidad mental, la creatividad, la imaginación, la curiosidad, la pregunta, el hemisferio derecho del cerebro, las inteligencias múltiples, la formación integral, la formación de sujetos y [email protected] conscientes y sintientes, la humanización, la liberación y el educar para que [email protected] niñ@s sean felices y no se sigan enfermando en esas escuelas cárceles que denuncia Claudio Naranjo, Ken Robinson y tantos otros investigadores de vanguardia que han develado hoy lo enfermo y obsoleto que está el modelo de escuela que impera en el presente. Por lo contrario, una persona, un/a docente, con vocación de resistencia a este paradigma, es decir que no concuerde con la idea dominante de que a [email protected] niñ@s hay que adiestrarlos caninamente para la sumisión y la obediencia vía coacción mediante el recurso ideológico del miedo; que no esté en sintonía con fabricar [email protected], clientes, consumidores, números, máquinas para competir y consumir, etc., no califica para este modelito de educación vigente. De modo que las únicas personas que no califican para enseñar y permanecer en las aulas de hoy son las que se resisten el paradigma de escolarización pavloviano del ránking. Más temprano que tarde, el modelo de escolarización ideológico de mercado se encarga de expulsarlas de la escuela de hoy, en particular gracias a [email protected] [email protected] guardianes de ese paradigma deshumanizante: [email protected] jefes UTP, la Dirección, los diseñadores de sofá del currículo dominante, los “[email protected]” en políticas públicas de educación del Ministerio de Educación.

  • Tienes mucha razón en lo que escribes, el problema es que el sistema permite que “cualquiera pueda ser maestro” de ahí que tengamos esa idea. Cualquiera no puede ser cirujano como bien dices, te piden una nota alta, y la carrera y la profesión es lo suficientemente dura para que no “cualquiera” sea cirujano. Tampoco cualquiera sirve para construir muebles increíbles, si tus muebles son feos y malos, nadie te los va a comprar y te vas a dedicar a otra cosa. Sin embargo, “cualquiera” estudia magisterio con relativa facilidad, se saca unas oposiciones “accesibles”, y ya, ¿lo ves? cualquiera puede ser maestro.
    Otra cosa es que ese “cualquiera” sirva para ello, pero eso da igual, lo hagas como lo hagas, aunque fastidies la infancia a unos pobres críos, el sistema no se va a preocupar…
    Por cierto, si sirves para ello, probablemente te resulte fácil ser maestro, también duro, porque es una profesión vocacional en la que tienes que dar mucho y currártelo día a día, pero fácil.

  • Bueno, matizable todo.
    Uno debiera ser profesor de una manera vocacional, como profesional en cualquier ámbito, a no ser que la vida te ponga en el lugar que jamás imaginaste.
    Dureza en el trabajo?. Si tu trabajo no es vocacional es duro, seguro, y lo harás siempre sin ganas. Hablo como padre que he tenido que brear con profesores que consideran que suposición está entre Dios y Jesucristo, más o menos, y llevo así la friolera de 13 años (16 tiene el mayor y 7 el pequeño de tres). Vida “guay” lo he escuchado de los profesores. Julio trabajando? en el colé de mis hijos puedo asegurar que el personal de limpieza y uno o dos profesores. Horario?… si llegar a las 8.45 e irse a la estampida a las 14.25 es cumplir horario, venga Dios y lo vea. Tareas: tenemos mi mujer y yo una jornada vespertina con las tareas que muchas veces nos obliga a no poder atender correctamente las actividades extraescolares, la casa e incluso el trabajo. Mi mujer y yo arrancamos a las 6.00 de la mañana y terminamos a las 23.00 hs, ni siesta. Y cuando le dices al profe de turno que se exceden con la tarea te sueltan que si el libro, que si la administración, que si el programa… excepto los cuatro profesores “PROFESORES”, amantes de su profesión, organizados, que no se quejan y trabajan con resultados excelentes. Profesores hay muchos, pero REALMENTE docentes muy pocos. Puedo apostar que más del 75 % del profesorado español está por sueldo, tiempo libre y vagancia existencial y, además, ningunean y desprecian a docentes de primer nivel que realmente creen en la educación pública de calidad o, que profesor público puede ser uno que entrega a sus hijos a la educación privada? Si no crees en el sistema difícilmente podrás educar con convicción y corrección. Que hay profesores que se desploman: cierto, y son recompensados por los padres con su respeto, cariño y amistad. Que hay profesores negados, ineptos y desastre: muchos que son los que provocan esos comentarios. Lo que tenéis que hacer es luchar los que valéis cintra la escoria educacional… y no lanzarnos a los padres.

    • Por que confunden la vocación de un profe con aguantar tanto, hacerse responsable de las carencias afectivas y del tiempo que los padres no dan a sus hijos.

      Esperan que el profe se convierta en mártir y por favor sin quejarse por que si te quejas no tienes vocación lo primero y más fácil para decir.

    • Los profesores públicos que entregan a sus hijos a la privada son aquellos que viven diariamente la falta de medios a la que lo condenan la administración, a que esos privados y concertados eligen al alumnado y tienen mecanismos para deshacerse de los que no les interesan, cosa que la pública no puede elegir. Para poder hablar con rigor puedes preguntar ¿qué políticos envían a sus hijos a la pública?. Sí, políticos que hacen las leyes educativas y desvían presupuestos a la concertada, esos políticos son los que deberían llevar a sus hijos a la pública y así hacer gala de confianza en su buena gestión.
      Porque al fin y al cabo, esos profes soln empleados que trabajan en la pública para ganarse el sueldo, pero son libres de meter a sus hijos en donde consideren adecuado.

    • Soportar durante todo un curso adolescentes maleducados en rebaños de treinta por clase que no les aguantan ni sus padres es algo para lo que no está capacitado cualquier ser humano. Y no hablemos de aguantar a los padres que se creen que en un instituto de ochocientos alumnos su niño es el único. Que el niño dice que está enfermito y no puede ir al examen, que el tonto del profe le ponga otro examen otro día a él solito. Que el niño se porta en clase como un sinvergüenza, la culpa será del profesor que es un incompetente y no sabe controlar la clase o será un niño hiperactivo y hay que llevarle al psicólogo. Que suspende, culpa del profesor que no sabe explicar, etc, etc. La mayoría de los padres no aguantan a sus hijos, se desentienden de ellos, les dejan hacer lo que les da la gana, que salgan los fines de semana y vuelvan a las tantas y/o se emborrachen. Como padres son unos fracasados pero nunca se reconocen culpables. Y por otro lado está la envidia: que si los profesores tienen muchas vacaciones, que si cobran mucho y no hacen nada, etc. Yo soy profesora de instituto desde hace más de treinta años y estoy harta de oír la misma cantilena cada vez que me dan las vacaciones. Creo que al siguiente que me recuerde por enésima vez que estoy de vacaciones le voy a decir lo siguiente: Felicidades, es usted el imbécil número setecientos (más o menos) que me dice lo mismo que me han dicho ya otros seiscientos noventa y nueve imbéciles antes.

  • Querida Mel,

    ¿Sabes que lo que haces en tu blog de desactivar el copiapega con el botón derecho es una tontería? Hay miles de manera de descargar el código de la página y copiar el contenido (como hacer CONTROL + P).

    Un saludo.

  • La carrera de magisterio es de lo más fácil que hay por la Universidad (junto con trabajo social, pedagogía…). Es genial porque debido a su ridícula nota de corte en selectividad, cualquier idiota puede acceder a ese grado con un 5-6/14. Personalmente conozco buenos estudiantes que por vocación se han metido a magisterio (y claro sacan todo 10, algo que no pasaría en cualquier carrera científica), pero el problema está en que también conozco a verdaderos subnormales (y perdón por la palabra) que incluso habiendo suspendido selectividad (algo que sólo a un 2% de la gente que se presenta le pasa), la repiten en septiembre, se meten a magisterio porque lo ven súper rentable (es una tontería de carrera, trabajas poquísimo, muchas vacaciones, tal y cual… aunque tiene inconvenientes como aguantar mocosos), se sacan con más o menos esfuerzo la carrera de magisterio (para ellos que son unos lumbreras, algo que me hace mucha gracia), y ale, a arruinar uno de los pilares fundamentales de toda sociedad: la educación. Me da miedo que mis futuros hijos sean educados por algunos maestros en potencia que hoy conozco, ¡nos vamos a la mierda! España está a la cola de Europa en educación por estas cosas, porque cualquier idiota se hace maestro, y hay que ponerle una solución por el bien de nuestro país. En Finlandia, por ejemplo, la nota de corte de magisterio esta sobre 9’5/10 (como aquí medicina), y claro, eso es lo ideal, porque entran los mejores, salen los mejores de los mejores de la carrera y el país tiene la mejor educación del mundo, los mejores alumnos del mundo (que en un futuro serán los mejores profesionales del mundo), enriqueciéndose el país. Todo lo contrario a España, también conocido como “el coño de la Bernarda”.

    • ¡Buenas, José! Desgraciadamente, estoy de acuerdo con lo que dices. Dejemos a un lado que haya algunos grados más sencillos que otros (que los hay, por supuesto). Se trata de acceder a una carrera que te guste, que te apasione y que te veas trabajando de ello. ¿Sabes dónde creo que está la raíz del problema? En la escasa orientación que reciben los estudiantes desde educación secundaria. Los orientadores que hay en el centro (y te lo digo por experiencia de haber estado de prácticas de pedagogía en un centro público) están hasta arriba de papeleo y burocracia. Entonces, no les da tiempo a tratar con los alumnos y darles un asesoramiento adecuado. De esta manera, los estudiantes que no saben qué hacer, entran a los grados que tengan el mínimo de nota de corte y el que requiera menos esfuerzo. Y magisterio (no sé por qué) se lleva la palma de la sencillez y de la facilidad. ¡Gracias por comentar, José! Te pediría que echases un vistazo por el blog. Sobre todo a la reflexión que escribí hace poco del sistema de evaluación. Me interesa mucho saber tu opinión. 🙂

  • Probablemente haya cierto número de estudiantes de magisterio que trabajen nada y menos, pero los que de verdad posteriormente serán buenos profesionales son los que han vivido para su carrera (aseguro que en todas las carreras puede ser lo mismo, he visto a futuros médicos hacer lo justito). Pero si de verdad quieres ser maestro, te lo curras, para que en el futuro tus alumnos piensen en ti y recuerden cómo apredieron conocimientos y mil cosas más. Desgraciadamente, debo darte la razón en que es una carrera en la que entra demasiada gente por la baja nota de corte y su “facilidad” si lo que buscas no es aprender.

  • Hummm quizás tú seas una buena maestra, pero entre tus colegas eso no abunda. Además el grado de magisterio es una broma y lo aprueban sin estudiar. El nivel cultural de los nuevos maestros es penoso.

  • Edwuard las personas se expresan de acuerdo a como les ha ido en la vida. Eres médico por lo que puedo asegurar que todo lo que aprendiste te lo enseñaron tus profesores. Aunque dices que todo se olvida o no se aplica, esperamos que en tu caso no lo hayas olvidado por el bien de tus pacientes.
    Muchos elegimos una profesión por gusto y con todo lo que implica. Ejemplo el trato con la gente, la cual es muy importante la cordialidad ( cero prepotencia y despotismo) y la constante actualización (seguir estudiando).

  • Mira, como médico te puedo decir que ser maestro es mucho más fácil, tanto entrar a la carrera como terminarla, luego que atender a los niños y a los padres sea un coñazo, son los gajes del oficio. Sinceramente, hay mucha mas gente que ha sudado sangre con tal de ser alguien y no conozco a nadie de magisterio que no se haya tocado las pelotas a dos manos, mientras yo me hartado de estudiar. Ser profesor no es fácil, pero tampoco es nada del otro mundo, y teniendo en cuenta la educacion de hoy dia, no sirve pa un carajo todo lo que se enseña porque la mayoria se olvida o no se aplica, por lo tanto es absurdo.

    • “Atender a los niños y a los padres sea un coñazo”. Empatía a tope (nótese la ironía) por lo que veo, Edward. Espero que a ti como médico tratar a los pacientes, entenderlos, comunicarte con ellos, apoyarles y escucharles no te parezca un coñazo porque sino… vamos buenos contigo. 😉

    • Ser médico es difícil? JAJAJAJAJA…! Si lo único que hacen es tenerte en la sala de espera durante una hora, después de darte una cita a otra hora. Si esto te pasa en un bar, te vas a otro, pero en el médico, te aguantas. Y total, lo único que hace el médico después es oirte y recetarte un medicamento en el que a veces acierta y otras no. (Léase como respuesta estúpida a otra opinión estúpida del tal Edward)
      Me gustaría verte todos los días detrás del mostrador de un bar, como yo, y aguantar lo que tengo que aguantar. No estudié casi para ello, pero eso no quiere decir que mi trabajo no sea duro.

    • Eres médico pero un médico muy ignorante. La educación y la sanidad son dos de los derechos más importantes que tenemos como personas, y que un médico diga que “no sirve de nada todo lo que se enseña” es lo más absurdo que he escuchado. Aunque contigo lo mismo se cumple la excepción porque algo te falla.

      Todo el mundo se puede meter a una clase, si. y también puede salir escaldado de ella. Lo que te pase en los primeros años de vida va a marcar mil aspectos de tu futuro. Son las bases de una persona. La escuela es la mitad de esa base: donde encuentras tu motivación laboral, aprendes a leer, a escribir, a desenvolverte socialmente… ¿no sirve de nada? ¿tu eres médico gracias a un hechizo? que penoso.

      Gracias a dios que fuiste para médico y no para maestro porque con la empatía social que tienes habrías durado muy poquito o te habrías cargado el futuro de muchos niños. Porque lo que importa no es la dificultad de contenido de una profesión… yo también podría haberme sacado otra carrera.. Lo que importa es la VOCACIÓN. y por eso no cualquiera vale. Abre tu mente y la boca se cerrará solita.

      Un saludo.

    • De igual manera que ser médico no es fácil, ser docente, bien maestro o profesor de instituto, tampoco lo es. Mi formación está relacionada con ambos campos, y pienso que ninguna materia de ninguno hay que desprestigiarla. Existen algunos médicos que convalidan estudios psicológicos o pedagógicos, en segundas carreras como por ejemplo INEF como que también licenciados de INEF que convalidan estudios en las facultades de medicina. Ambas titulaciones comparten alguna asignatura, mismos libros y profesores que están en ambas facultades. El ejercicio de la educación y la sanidad no es nada fácil y ninguno está por encima de otro, ambos están al mismo nivel. Ambos merecen el mismo respeto.

  • Yo opino, tras cuarenta años de docencia con adolescentes, que no merece la pena intentar justificar nuestro trabajo. Y dejé de hacerlo hace mucho tiemo.
    Las facultades de Magisterio están abiertas para todo aquel que quiera y sea lo suficientemente capaz de acceder a ellas.

  • Lo contrario que en Finlandia, número uno en educación…
    Hay que pensar en algo, y rápìdo para recuperar el respeto y la ejemplaridad del maestro.
    Creo que al “sistema” desde luego, no le interesa, y por eso dejan ir la propaganda.

  • En Argentina, la carrera docente es universitaria y por la baja paga solo estudian unos pocos. El sueldo inicial equivale al de un personal que realiza tareas domesticas.

  • Muy bien planteado, justamente la Educación es una profesión que requiere una dedicación constante y más horas extra que muchas otras: hoy es domingo y aquí estoy frente al ordenador para preparar las clases de la semana. Además al no generar beneficios económicos a corto plazo muchas veces se infravalora también. En fin.. menos mal que hay gente para todo pero sí que es verdad que en cuanto a ganar reconocimiento queda mucho por lograr.

  • Completamente de acuerdo. Pero por favor, coloca las comas bien.” Las Navidades,”: INCORRECTO (Nunca hay coma entre sujeto y verbo, a excepción de oraciones que expresen circunstancia). Me gusta la idea del artículo y contribuyes a concienciar a la gente sobre la importancia del maestro.

  • Respondiendo a un comentario que vi aqui, no es que uno victimice esta profesión, nadie esta victimizando nada, simplemente el hecho de que todo mundo hable mal como lo menciona el texto hace aclarar que no es tan facil como dicen, solo es eso… si usted quiere puede experimentar lo que es estar en un aula y “tener todo ese tiempo libre que dice que se compensa con el tiempo que no pasamos trabajando”

    Gracias

  • yo soy maestra y eso del pastizal no es verdad, cobramos lo mismo que una cajera de Carrefur, unicamente que las cajeras del Carrefur ganen un pastizal…

  • Es lo mismo que cualquier profesión, no cualquiera puede pararse frente a un servidor y reparar la red, o frente a un paciente y operarlo, o construir un edificio o hacer la contabilidad de un empresa, es para lo que uno estudio y se preparo, y no por eso se hacen los mártires, ya dejen de pensar que son los únicos que trabajan

    • Jajajaja intente ud hacer mi trabajo atendiendo clientes molestos creo que es lo mismo que atenderalumnos problematicos no? Nada mas que yo lo hago 9 horas al dia incluyendo los fines de semana, y ud cuanto tiempo lo hace?

      • Posiblemente atiende un solo cliente a la vez, imaginese 25 en el instante. Con el cliente escucha la queja, trata de ayudarle y posiblemente sean hostiles, pero con los estudiantes tiene que atenderlos, buscarles alternativas, todos a la vez todos los dias, todas las horas.

    • Que triste tu comentario, demuestra tu total falta de empatía y de comprensión lectora. No voy a explicarte nada sobre el texto porque dudo que lo entiendas…

    • No se trata de “hacerse los mártires”…se trata de que los demás creen que son los que trabajan y tratan a los docentes de “vagos”, “vacacionistas”, y “facilones”….pero tu seguro que no eres uno de ellos, eh??

  • Creo que en la parte de que no cualquiera puede ser maestro tienes yoda la razon para cada profesion se necesitan actitudes diferentes y eso es muy claro, lo que si no comprendo es la necesidad de los maestros de victimizar su profesion como algo sumamente dificil (conozco muchos maestros y el 100% de ellos lo hacen) , no digo que sea facil, solo digo que todos los trabajos tienen su grado de dificultan intenta ser un medico y atender muchisimos pacientes con diferentes dolencias, intenta ser un abogado tratando de resolver los casos de tu cliente para los que necesitas muchisimo estudio o simplemente intenta ser una cajera que atiende a cientos de clientes al dia algunos incluso de mal humor. Los maestros necesitan dejar de declarar su profesion como la mas “dificil” porque cuenta con privilegios que ningun otro lo tiene por ejemplo hablabas de revisar examenes y tareas en tiempo extra aunque algunos casos sean diferentes la mayoria de maestros pasa menos horas en su centro educativo que el resto de las profesiones en su lugar de trabajo he ahi donde se justifica el trabajo que hacen en casa y tiene muchisimas vacasiones ademas cosa que ninguna otra profesion goza y algo que en lo personal me causa mucha envidia uff dos meses seguidos libres sin contar las demas vacaciones anuales que no daria yo por tener ese tiempo para descansar. Como lo mencione antes no pienso que sea facil como ningun trabajo lo es de hecho no deberian esperar que asi lo fuera total es un trabajo, pero si tienen mas privilegios que otras profesiones y es ahi donde deben reconocer que al menos ustedes no tienen solo dos semanas al año de vacaciones como los tenemos todos los demas. Basta de victimizar su profesion es su trabajo y es su deber por algo escogieron dedicarse a eso no?

    • Hola Alejandra!
      Por cierto, Vaca”C”iones se escribe con “C” y fácil lleva acento, al igual que profesión, sin contar con todas las comas y puntos que te hacen falta. Yo también te invito a que estés un día al frente de un salón de clase.
      Yo, siendo maestro por 25 años pensaba como tú. Este es mi segundo año en primaria, y veo las cosas e manera completamente diferente.
      Es maravilloso trabajar con niños, pero extenuante.
      Aunque para eso, primero es necesario aprender a leer y escribir, y en mi caso, en otro idioma.
      Lamento que no hayas tenido buenos maestros.
      Y finalmente, la queja no es sobre nuestro trabajo, es sobre personas como tú, que creen que podrían hacerlo, y no tienen ni idea de lo que están diciendo, o como escribirlo correctamente.
      Have a nice day! ?

      • Dije yo que cualquiera podria hacerlo acaso, si yo necesito aprender a escribir usted necesita aprender a leer. Y por cierto a nadie le interesa que haya tenido que aprender otro idioma, realmente no me importa. Gracias

      • Pero como se puede ser tan pedante? Tu en tu comentario también tienes erratas, son comunes en un contexto informal como es este, y no es necesario “descalificar” para argumentar. En fin…

        El problema aquí es que efectivamente “cualquiera puede ser profesor” pero no “cualquiera puede ser UN BUEN profesor”. E imagino que de ahí viene el comentario… lo cual no implica que sea sencillo ser profesor. Como no lo es casi ninguna profesión.

    • De acuerdo contigo, Alejandra. Ser maestro es una profesión más, al igual que la de un abogado, un doctor o una cajera. Lo único que te puedo decir es que te imagines a un doctor atendiendo a 30 pacientes al mismo tiempo, a un abogado resolviendo 30 casos al mismo tiempo o a una cajera tratando de cobrarles la cuenta a 30 clientes al mismo tiempo. Y después llevarse sus papeles a casa para seguir trabajando en sus “horas libres”. Cuando puedan hacerlo, les preguntaré si 6 semanas de vacaciones al año son suficientes.

      • Creo que no revisas examenes en tu tiempo libre, los revisas en el tiempo que se paga por completar una jornada de trabajo que en otras profesiones es de 8 horas

    • Efectivamente, yo soy maestra porque me gusta y no me victimizo por ello. Pero ahora bien, ¿por qué se pone en tela de juicio el oficio de maestro y no el de médico o bombero? ¿por qué tenemos que estar continuamente justificando nuestro sueldo y no lo tiene que justificar cualquier otro profesional? cada trabajo tiene lo suyo, yo no querría tener que defender a un delincuente ante un jurado, o salvar a un paciente en la sala de operaciones. Soy maestra porque quiero, porque creo que es posible construir otro mundo mejor, y por eso educo niños. Pero lo que no me gusta es que nos ataquen constantemente con lo mismo. Es la sociedad la que ya no le tiene respeto a nuestra profesión.

    • Magisterio está abierto a todo el mundo que desee, si tanto envidias las vacaciones, sácate la carrera! Si tanto envidias los sueldos, sácate la carrera! Y después apruebate la oposición. Pero te diré una cosa! Aún no cobramos lo suficiente ni tenemos las suficientes vacaciones que paguen EDUCAR EN CONDUCTA Y COMPORTAMIENTO A NIÑOS DE PADRES SINVERGÜENZAS , porque te recuerdo una cosa, los niños tienen que venir educados en comportamiento de casa, los docentes educan en conocimientos. Ir todos los días a trabajar en algo que no te gusta… vas a flipar! Pruébalo! Gracias que gente como ustedes que se meten a la docencia por las vacaciones casi nunca llegan a ejercer la profesión…

    • 1a. Replica: las vacaciones las tienen los niños que han estado trabajando durante 10 meses. ¿acaso no se las merecen?
      ¿creen, y creo que todos pensaran lo mismo, que cuando éramos pequeños no necesitábamos descansar el cerebro de todas las cosas que aprendíamos?
      Las vacaciones no son PARA los maestros, son PARAlis que estudian

  • hola buen dia, igual concuerdo con usted, yo no soy profesor, pero mis respetos para los docentes que dia a dia construyen y forman a los niños inculcaldole valores, se que hay maestros que tienen que caminar, otros que viajan seguido y no estan con su familia, yo no me atreveria a hablar mal de un maestro ya que todos los profesionistas tuvimos que pasar por maestros….Mis respetos y animos docentes….

  • Mel comprendo completamente tu frustración con personas que hablan tan ignorantemente de ser maestro en un aula. Tienes razon en observar que la mayoria habla de lo que no ha vivido ni conoce bien. Si lo experimentaran, no hablaran asi. Yo soy producto de la escuela publica desde practicamente los 5 años hasta los 18. Sin cambiar el tema, es por mucho de lo que compartiste aqui que mi esposo y yo decidimos que la enseñanza-aprendizaje de nuestros hijos se va llevar a cabo en nuestro hogar y con nosotros. Si acaso para actividades no-academicos y deportes, seran instruidos por otra persona en otro ambiente. Mis respetos para todos los docentes porque el modelo educativo actual es bastante dificil navegar. Es un modelo bastante alejado de el modelo natural de aprendizaje. La naturaleza no le da a ningun padre o madre 25 muchachos de practicamente la misma edad a una sola persona y peor que esten sentados 45 minutos. Tu no creaste ese modelo y estoy segura que heroicamente desempeñas el mejor trabajo posible bajo esas circunstancias pero ojala pronto llege la hora que la sociedad se pregunte si ya no es hora que cambie ese modelo obsoleto.

  • Pues te has equivocado de profesión, lo siento.
    Exámenes, deberes? No mandéis. Deberías saber, de sobra , que son anacrónicos, que no sirven para nada en la educación. Hcer de verdad de la escuela una institución libertadora e igualadora de verdad . Eso es lo que te debería preocupar. Hay mil carencias en las escuelas y formación del profesorado y en su actitud

  • Todos los trabajos son importantes y mas cuando son vocacionales,se disfruta trabajando o mas o menos se sobrelleva mejor.
    Respeto tanto a los que se sacan unas oposiciones para trabajar como al zapatero de mi barrio porque son cosas que yo no se hacer.
    Me quedo con una frase que me dijo un autentico profesional.
    Se me paga por lo que se ,no por lo que hago.
    Ya sea un fisioterapeuta,un carpintero,un fontanero,un medico o una limpiadorao.saludos buen articulo.

  • El problema es la vocacionalidad, se entra en un terreno peliagudo al decir que cualquiera puede hacer cualquier trabajo, el problema es la cualificación previa y el nivel de motivación. ¿Cualquiera puede soportar la presión de un aula y dar una buena educación a sus alumnos?, la respuesta claramente es no, pero ¿cualquiera puede “llegar” a ello? viendo el nivel medio de la carrera en este país, casi casi, y así se llega a profesorado sin nivel y sobre todo sin vocación, que opta por magisterio como la carrera “salvavidas”, la situación si la comparamos con el cirujano cambia mucho.
    (Y por terminar de cargarnos la enseñanza a los profesores en teoría mejor preparados y después de una criba como las oposiciones, los mandamos a centros completamente desbordados y con presupuestos que son una tragicomedia)
    Lo dicho, soy el primero que defiende la tarea del profesor, pero es necesario un cambio estructural importante, y como casi siempre el modelo a seguir ya esta inventado y es en los países escandinavos. Magisterio es una de las carreras más difíciles y mejor valoradas, que requieren mucha vocación, esfuerzo y conocimientos antes de poder llegar a un aula. ¿Podemos decir lo mismo de nuestro país?

    • ¿Qué experiencia tiene usted en la carrera o aula? Porque parece saber mucho sin haberse metido en ninguna, ergo este texto va dirigido directamente a usted. Léaselo otra vez y a ver si capta el mensaje.

      • No hace falta mucha experiencia Pablo, cualquier padre medio preocupado por la educación de su hijo tiene información suficiente para afirmar lo que dice Joan Lluis, quizás incluso de una manera más objetiva que muchos maestros. No hace falta estar en un aula para saber que cualquiera puede obtener una plaza de maestro, servir para ello es otra cosa, pero nadie se va a preocupar.

  • Cuando se tiene vocación en lo que se estudió es facil, cuando se hace un trabajo solo por hacerlo, cumplir un horario y recibir salario, se hace difícil. No solo siendo educador, eso se aplica a cualquier trabajo o cosa que hagamos en la vida. Además no se puede hacer ese reto, en el caso de educador, pues para ser maestro o profesor, se debe de haber pasado por un aprendizaje en las aulas universitarias y estar “preparado” para dar clases, no se le puede decir a una persona cualquiera que nunca ha estudiado para eso, que quizá nunca halla tenido vocación para enseñar o para estar frente a mas personas, máxime si esa persona es introvertida, ese tipo de retos no son lógicos. Cuando alguien ve difícil lo que hace, se ha equivocado de profesión.

  • Pero qué cara! Yo no veo en el colegio de mi niño ni un profesor en Julio, lo mismo cualquier tarde, sólo la limpiadora asoma por allí. A mí nunca me ha llamado la tutora del niño y si pido cita yo es como pedir audiencia al Papa. Luego de baja cada dos por tres, si no es un profe es el otro. Si aparece un agresor en el aula se esconden y nadie quiere saber nada. Entretanto ni uno sólo de los niños de sexto de primaria que atine la tabla de multiplicar al completo.

    • Creo que es hora de que cambies a tu niño de colegio. No es justo generalizar, si ese colegio no está funcionando acorde a sus creencias educativas, debe cambiarlo ya.

  • ¿Veinticinco? En Argentina el promedio es treinta y cinco (aunque hay deserción notable a lo largo del año), pero yo he llegado a tener, a comienzos de ciclo lectivo, hasta 45 alumnos. Luego viene el “desgrane”, claro. Depende del lugr y del perfil de la población estudiantil.

  • Me quito el sombrero y también invito a los que regulan toda la educación, a que entren un día en las aulas, sólo un día, con un poco de todo lo mencionado.

    • Ya, imaginen todo ese stress y además solo 15 días de vacaciones al año. Con un horario de 8 a 19:00 con 1/2 hora para comer. Eso es trabajar. Y como yo muchísima gente. Sin pedir que nadie se compadezca de nosotros porque no tenemos vacaciones en navidad, ni un mes y medio en verano. Y en Semana Santa solo libramos 2 días. En semana blanca lo mismo, no tenemos días de convenio ni el día del maestro, y lo mejor de todo, en muchos de los casos no llegamos o no superamos los 1000€ de sueldo. Entonces proponemos que los docentes hagan estos trabajos para que deseen volver al suyo al día siguiente.
      Todos los trabajos tienen su parte buena y su parte mala, pero sinceramente no creo que el trabajo de los docentes sea de los peores de este país.

      • El artículo no desprecia a ningún oficio. Tú SÍ lo acabas de hacer con afirmaciones como “eso sí es trabajar”. El artículo tampoco dice que sea un mal trabajo (como dejas ver en tu comentario que has entendido), sino que es de los pocos oficios a los que se critica TANTO y se ningunea. Primero aprende a leer, luego opinas. Porque, si te has sentido ofendido por el artículo, es que has leído mal y has interpretado (muy erróneamente) que el artículo dice que los demás trabajos no valen y que el único difícil es el oficio de maestro.
        Lo ÚNICO que dice el artículo es que ya basta de ningunear a los maestros y decir que no hacen nada. Únicamente eso. Sólo pide respeto hacia esta profesión, tal y como se le tiene a cualquier otra.
        Y, si te pones en ésas, te diré algo:
        Si tu oficio (el que sea) está tan mal pagado y trabajas tanto y tan excesivamente como haces ver, la culpa no la tenemos de quienes nos hemos esforzado y estudiado como cabrones (perdonad la expresión) para conseguir este puesto. Así que te propongo alternativas:

        1. Ponte a estudiar para ser maestro, gánate el llegar ahí (oposiciones sobre todo, que ahí es donde da la risa ya) si te gusta más que tu oficio y lo ves mejor y más fácil (como has afirmado).

        2. Lo que considero ideal: dejemos de echarnos mierda y valoremos todos los oficios y hagamos que TODOS los oficios tengan condiciones y sueldos decentes. El problema viene de cómo se trata a los trabajadores. Si un trabajo es más duro que otro, deberíamos conseguir que se pague y se cuide a esos trabajadores. Hace tiempo conseguimos que la situación laboral mejorara. Ahora vamos de mal en peor. No nos echemos mierda y miremos al enemigo todos juntos para que consigamos trato, sueldo y reconocimiento digno en cada oficio.

      • De los peores no, de los menos apreciados sí. La gente critica sin conocer el nivel de responsabilidad que exige ser docente. Hoy en día incluso viven en riesgo de demanda por las situaciones más ridículas y cada día es más complicado motivar a alumnos, sobretodo adolescentes. No digo que los demás trabajos sean más fáciles, pero sí que se debería apreciar más el trabajo de docencia.

      • Exacto , estoy de acuerdo con usted.
        Primero de todo , sabemos leer y puede que gracias a MAESTROS . Digo maestros, porque no es lo mismo un maestro que un profesor, palabra que he leído en el artículo varias veces, y como SE LEER, matizo que no son lo mismo, como usted dice que ha estudiado como un cabrón espero que sepa dicha diferencia.
        Por consiguiente, el matarse a estudiar no significa que consigas el trabajo que te corresponde, y no por ello ha ninguneado el oficio de maestro, ha sido objetivo . Porque siendo objetivo, está claro que el oficio de maestro , es uno de los mejores remunerados en este país. Tienes vacaciones (y no pocas) , ganas un buen sueldo y no tienes la misma responsabilidad que un médico o que un bombero (comparaciones extraídas del artículo). Y no digo que esto no deba ser así ni mucho menos, pero no es un motivo para sentirse ofendido, es una realidad.
        Personalmente me he matado a estudiar y me sigo matando a estudiar. Me he dejado un dineral en matriculas, dinero que mis padres han conseguido sin estudiar, matándose como cabrones a trabajar. Y considero, que mi titulación si conlleva un alto grado de responsabilidad, no por ello digo que sea mejor ni peor, pero es la que yo decidí en su día elegir y como yo, supongo que ustedes esta.
        Y con esto, no desprecio el trabajo de maestro , pero soy realista. Y por supuesto, estoy de acuerdo con su segunda alternativa , descartando totalmente la primera . Ya que no por matarse a estudiar puede que consigas lo que te mereces, en esta vida por desgracia influyen otros muchos factores.

      • Pues cambia de trabajo y no te quejes, si tanto te gusta hazte profesor. Estas comparando chocolate con calcetines. No tiene nada que ver ni sentido alguno tu comentario

  • Estoy totalmente de acuerdo contigo, siempre a favor de los docentes, que en muchas ocasiones es la « única » educación que reciben algunos niños. Yo cuando escucho estos comentarios les suelto , sí es muy fácil ser maestro por eso tu tienes dos hijos, no 26 en tu casa, y los tienes todos los días haciendo extra escolares hasta las tantas, no te jode, y entonces me miran de forma como pensando , « hija de puta que tienes razón», y se callan.

Mel Elices escribe este blog

Cursos Memoryteca

Aprendiendo En Positivo

Y si te gustan las series y leer…

Un click ayuda al blog

  • loading...

¿Me invitas a un café?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Loading...
Facebook Messenger for Wordpress